Por qué aumento el precio de los pasajes para viajar en el país

Volar a bajo precio en la Argentina dejó -al menos por ahora- de ser simple. Por supuesto, la pandemia hizo lo suyo, pero también se sumaron decisiones gubernamentales. Quedan operando solo dos empresas low cost, JetSmart y Fybondi; se retiró del mercado Norwegian (en diciembre de 2019 se vendió a JetSmart) y, además, se redujo la competencia del sector aerocomercial al salir Latam y Andes.

Las fuentes consultadas por LA NACION coinciden en que la demanda actual con respecto a este mismo período de 2019 está entre 70% y 80% abajo, con más compras a corto plazo que antes por la incertidumbre y por las restricciones que van cambiando. En ese contexto, las aéreas permiten cambios sin cargo. Por la mezcla de diferentes factores, hay vuelos que están a más del doble que entre enero y el 15 de marzo del 2019, cuando todavía la pandemia no había alterado el sistema. Por caso, desde Aeroparque a Córdoba se volaba por unos $3500 sacando tickets con dos semanas de anticipación.

El otro tema es que como hay rutas que no se cubren, los pasajeros del interior del país son los más perjudicados porque hasta hace dos años tenían opciones de conexiones directas y ahora, en varios casos, deben pasar por la Ciudad de Buenos Aires, lo que aumenta fuerte el costo. Para determinados destinos antes había tres empresas que los cubrían y ahora queda una.

Todas las empresas operan ahora desde Aeroparque Jorge Newbery y las dos low cost que siguen en pie no pueden usar rampas y tienen que afrontar el costo de Intercago. Esa situación no se daba ni en El Palomar ni en Ezeiza, donde empleaban su personal y equipamiento. Por ese punto en particular hay diálogo abierto con el Gobierno.

Este medio simuló compras de pasajes con dos semanas de anticipación -con más tiempo las tarifas bajan- con iguales destinos y tiempo de estadía; todos los precios están calculados con mochila de cabina (equipaje de nuevo kilos se paga aparte) e impuestos incluidos. Siempre se eligió la opción más barata. Entre un día y otro puede haber hasta 30% de diferencia. Respecto de dos años atrás, las subas de las tarifas están por encima de la inflación.

Por Flybondi, un ticket de Buenos Aires a Bariloche para el 29 de este mes y regreso el 1 de agosto cuesta $34908; a Córdoba, el costo es de $5020. Si el destino es Jujuy, el precio es $21.288 y si es Iguazú, $14.297.

En el caso de JetSmart saliendo el 29 a Córdoba y regresando el 2 -siempre con bolso de mano- se paga $13.797,99; a Bariloche el precio es de $36.087,99. A Salta (no vuela a Jujuy la empresa), $18.877,98 y a Mendoza (no hay frecuencia a Iguazú y Posadas y Corrientes tienen salidas recién para agosto), $12.477,98.

Si la elegida es Aerolíneas Argentinas, a Córdoba la tarifa total es $14.711,60; a Bariloche, $17.848,90. A Jujuy, $36.249,40 (para el regreso sólo hay premium, si no se debe esperar al 3 de agosto) y a Iguazú, $31.338,40. La línea de bandera tiene varias conexiones diarias a los destinos -más que las otras compañías-, pero hay fechas en que la única opción con lugar es la tarifa más alta.

Desde Flybondi indicaron que hay mayores costos derivados de operar en Aeroparque Jorge Newbery, una inflación acumulada que supera el 50% y combustible que se paga a precio dólar y sin financiación. A eso se le suma, agregaron, los costos extra de “reacomodar todas las rutas”.

La empresa, que emplea a 540 personas, está operando con dos aviones cuando antes de la pandemia tenía cinco y si bien mantiene los destinos, cuenta con menos frecuencias. Las fuentes aseguraron que esperan sumar dos aeronaves más a corto plazo; de las rutas existentes y con “fuertes promociones” algunas trabajan al 80%.

JetSmart tiene cuatro aviones, el mismo número que en la prepandemiaDarío Ratinoff, gerente Comercial de la empresa, señala que están con promociones “agresivas” (incluso una con el 30% de descuento por el festejo del campeonato de la Selección), pero que siempre buscan que la operación “sea rentable” y mantener la estructura de costos “lo más baja posible y no trasladar al cliente” esa presión; menciona que la empresa financia hasta seis cuotas sin interés.

Reconoce que el mercado “se achicó bastante” y que, después de ocho meses sin volar, arrancaron con las rutas “más consolidadas”. Mantienen todos los destinos, pero sí recortaron rutas, como la de Iguazú a Salta, que sin el componente extranjero tenía baja ocupación, o las de Córdoba a Iguazú o a Salta. “Mantenemos otras y esperamos una reactivación; mantenemos el interés en Córdoba y queremos volver a tener una base allí”, agrega.

Aerolíneas Argentinas cuenta con aportes del Tesoro nacional, mientras que las otras dos son enteramente privadas. La línea de bandera recibió el año pasado unos 705 millones de dólares de subsidios del Estado, aunque la pérdida fue algo más. En 2020 voló el 24% de lo que lo había hecho el año anterior y no perdió tanto más que cuando vuela.

Este año, como ya contó LA NACION, por primera vez desde que La Cámpora maneja la empresa, los estados contables se presentarán apenas pasada la fecha.

Gabriela Origlia (publicado por La Nación el 13/07/2021)

Fuente: Por qué aumento el precio de los pasajes para viajar en el país – LA NACION