“No se trata solo de migrantes” – Mensaje del Papa para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

En el contexto de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, el Papa Francisco anuncia que “No solamente está en juego la causa de los migrantes, no se trata sólo de ellos, sino de todos nosotros, del presente y del futuro de la familia humana”.

“Los migrantes –explica el Santo Padre–, y especialmente aquellos más vulnerables, nos ayudan a leer los ‘signos de los tiempos’”, advierte. “A través de ellos, el Señor nos llama a una conversión, a liberarnos de los exclusivismos, de la indiferencia y de la cultura del descarte”.

Así lo indica en el Mensaje para dicha Jornada Mundial, que se celebrará el próximo 29 de septiembre de 2019, sobre el tema: “No se trata solo de migrantes”, que ha sido presentado esta mañana, 27 de mayo de 2019, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

“Nuestros miedos”

En torno a la idea de que “no se tratan solo de migrantes”, el Santo Padre desarrolla 5 ideas principales en su mensaje: Habla de que la migración nos produce “miedo”, describe que hablar de migrantes, es hablar de la “caridad”. Así, apunta Francisco, que no solo se trata de migrantes, sino también de “nuestra humanidad”, “se trata de no excluir a nadie”, “se trata de poner a los últimos en primer lugar”, “se trata de la persona en su totalidad, de todas las personas”, y “se trata de construir la ciudad de Dios y del hombre”, explica el Pontífice.

En este sentido, Francisco expone que “el problema no es el hecho de tener dudas y sentir miedo. El problema es cuando esas dudas y esos miedos condicionan nuestra forma de pensar y de actuar hasta el punto de convertirnos en seres intolerantes, cerrados y quizás, sin darnos cuenta, incluso racistas”. Y alerta de que “el miedo nos priva así del deseo y de la capacidad de encuentro con el otro, con aquel que es diferente; nos priva de una oportunidad de encuentro con el Señor”.

“No excluir a nadie”

También menciona que a través de las obras de caridad “mostramos nuestra fe”, y asegura que “la mayor caridad es la que se ejerce con quienes no pueden corresponder y tal vez ni siquiera dar gracias”.

“Se trata de no excluir a nadie”, continúa el Obispo de Roma: “El mundo actual es cada día más elitista y cruel con los excluidos”, lamenta. “Los países en vías de desarrollo siguen agotando sus mejores recursos naturales y humanos en beneficio de unos pocos mercados privilegiados. Las guerras afectan sólo a algunas regiones del mundo; sin embargo, la fabricación de armas y su venta se lleva a cabo en otras regiones, que luego no quieren hacerse cargo de los refugiados que dichos conflictos generan”.

“¡Primero los últimos!”

Pero el Papa va aun más lejos. “No se trata solo de migrantes: se trata de poner a los últimos en primer lugar”, escribe en el Mensaje. “El verdadero lema del cristiano es ‘¡primero los últimos!’”.

Francisco aclara: “Jesucristo nos pide que no cedamos a la lógica del mundo, que justifica el abusar de los demás para lograr nuestro beneficio personal o el de nuestro grupo: ¡primero yo y luego los demás!”. Así, la exhortación del Papa es ésta: “En la lógica del Evangelio, los últimos son los primeros, y nosotros tenemos que ponernos a su servicio”.

Acoger, proteger, promover e integrar

En su mensaje para la Jornada Mundial que se celebrará el 29 de septiembre, el Pontífice recuerda cual es “respuesta al desafío planteado por las migraciones contemporáneas” en cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar como ya lo hizo en el 6º congreso del Forum internacional “Migración y Paz”, celebrado en Roma en 2017.

Asimismo, señala que estos verbos no se aplican sólo a los migrantes y a los refugiados, sino que “expresan la misión de la Iglesia en relación a todos los habitantes de las periferias existenciales, que deben ser acogidos, protegidos, promovidos e integrados”.