Marcelo Carrara: “en Mar del Plata vamos a generar un gran evento que involucre a todas las colectividades”

En una charla de amigos con Roberto Carolei en su programa Tanos que se transmite todos los viernes a las 16 por AM 1160 Radio Independencia de Lanús, el viernes 24 de julio Marcelo Carrara habló de su actividad en la colectividad italiana de Mar del Plata, de su ciudad durante pandemia y de anécdotas familiares. Juntos acordaron seguir adelante con el proyecto de un gran evento que involucre a todas colectividades de la zona para el verano marplatense.

Roberto Carolei: Contame de vos, ¿de qué te ocupás en la colectividad italiana en Mar del Plata?

Marcelo Carrara: Soy presidente de la Federación de Asociaciones Italianas de Mar del Plata desde el mes de noviembre, uno de los siete consejeros del CGIE por Argentina, coordinador del Maie en Mar del Plata. Iba a dejar la presidencia de la Sociedad Italiana Le Tre Venezie en la asamblea del 3 de abril que fue postergada por la pandemia.

Hasta el 10 de diciembre también fui consejal del Honorable Consejo Deliberante de la municipalidad de General Pueyrredón cuya ciudad cabecera es Mar del Plata, actualmente cubro otras funciones.

RC: Por las actividades que tenés parecés un viejo, ¿cuántos años tenés?

MC: Acabo de cumplir 39 años el 4 de julio, pero empecé a participar en la colectvidad italiana desde muy chico.

RC: ¿Quién fue el primero de tu familia en venir desde Italia?

MC: Por un lado mi mamá nació en Italia. Antonietta vino a los 4 años a Mar del Plata con mis abuelos. Ellos son de un puebo del alto Molise que se llama Castel del Giudice. Mi papá es nacido en Mar del Plata pero es hijo de Antonio Carrara, proveniente de un pueblo del appennino piacentino, casado con una veneta. Mi abuela paterna era de la provincia de Treviso, de ahí viene nuestra ligazón con la Sociedad Italiana Las Tres Venecias. Gran parte de esa familia estuvo en la fundación y este año la asociación cumple 66 años.

Mi mamá vino a los 4 años con mi abuela porque mi abuelo ya estaba en Mar del Plata hace un año y medio. Mi abuelo materno estuvo ligado a la construcción del hospital regional junto a muchos paisanos. Había mucha gente de la comunidad italiana, de Molise y de Abruzzo, que estuvo en la construcción y luego trabajó cuando el hospital ya estaba abierto.

RC: ¿Cómo es la anécdota de tu abuelo con el hospital?

MC: Mi abuelo llegó durante la construcción del hospital regional que sigue siendo el hospital más importante de Mar del Plata y de todo el sudeste de la provincia de Buenos Aires, así que primero estuvieron en la construcción. Lo iban a inaugurar en el 55 pero fue el golpe de estado, así que quedó cerrado por cinco años debido a los vaivenes políticos. La custodia del hospital había quedado en manos de mi familia, mi abuela materna vivía en frente y tenía las llaves. Un día llegó un ministro para ver el hospital que estaba cerrado, tocó a la puerta de la casa de mi abuela diciendo que era un ministro y que necesitaba las llaves para ingresar, ella le contestó que no lo conocía y no le podía dar la llave, pero lo podía acompañar para abrirle.

La anécdota dice que le propusieron subir al auto porque estaban a cuatro cuadras, era todo campo y estaban a unos 500 ó 600 metros. Ella se negó y fue caminando, le abrió y dijo: “cuando llegue mi marido pueden regresar para que se los muestre”.

Cuidaron mucho a esa obra que se inauguró un tiempo después. Hoy en día sigue siendo el polo sanitario de la ciudad, allí trabajó mucha gente de la colectividad italiana. De hecho hace dos años mi tío, el hermano de mi mamá que nació en Mar del Plata, se jubiló después de 43 años de estar en el hospital regional que hoy lleva el nombre de Oscar Allende, que fue quien finalmente inauguró el hospital.

RC: ¿Cómo se vive en Mar del Plata la pandemia del coronavirus?

Mc: En Mar del Plata veníamos llevando bastante bien la pandemia, no se pasaba de 5 ó 6 casos por semana. La última semana se complicó un poco, pero yo creo que hay bastante cuidado. Se respetaron muchísimo todas las medidas que se tomaron pero estamos viviendo esta situación en pleno invierno. Es una ciudad hermosa pero en invierno hace frío. La semana pasada estuvimos con dos ó tres días rozando los cero grados.

El viento oceánico cuando viene del sur llega a la costa sin reparos. Eso también hace que el clima sea muy cambiante, de frío a agradable en poco tiempo. También en verano cambia de un momento para el otro.

RC: Vimos que en Mar del Plata la gente ya salió a la calle.

MC: Si, en las últimas semanas habían empezado a abrir los cafés, también hace 4 días abrían los restaurantes desde medio día hasta las siete de la tarde. Estamos viendo como evoluciona la propagación del virus, así que estamos en un periodo de prueba.

RC: En Buenos Aires siempre estamos esperando el pico que no llega.

MC: Esto genera incertidumbre. Los importante es el mensaje, nos cuidemos, que respetemos las medidas y esperemos que se pueda resolver cualquier eventual situación y que no pase a mayores.

RC: Es lo que todos esperamos porque si hablamos de Italia ya hay pocas muertes. Ayer hubo 25 y hay pocos contagiados. En Italia la están pasando mucho mejor después de todo lo que pasaron. Esperemos que acá también responda el sistema como respondió en Italia después de los primeros dos meses. Nosotros ya tenemos muchos días esperando que cambie esta dirección de los contagios y que realmente volvamos a vivir al menos como vivíamos hace poco.

Ya que estamos con un marplatense, ¿dónde llevarías a un italiano que quiere conocer Mar del Plata?

MC: Lo primero que hacemos es llevarlo a dar una vuelta por la costa. Nosotros no tenemos costanera, tenemos costa, así que el primer paso es llevarlo por toda la costa, que es única. Después lo llevamos hacia el lado del puerto. A mí me encanta la escollera sur, donde están los lobos marinos. Ese sector cambió mucho en los últimos años y está muy lindo. Gracias al trabajo de Fauna Argentina hay una lobería muy importante de casi 2 mil ejemplares de lobos marinos de un pelo, que es la especie de estas costas.

RC: El puerto es un ambiente bien marinero, porque están los barquitos y también están esos símbolos que son de Mar del Plata y también son los síbolos de los italianos que vinieron a traer la cultura de la pesca.

MC: Si, uno que vive acá y ya conoce el lugar, lo tiene muy adentro. Cuando llevo a los italianos que vienen por primera vez, sean del norte o sean del sur, todos se quedan encantados con los lobos marinos porque los tenemos a mano. Están bastante domesticados y el contacto con la gente lo tienen muy claro, es una postal inigualable que a los italianos les gusta mucho. Es uno de los primeros lugares a los que trato de llevarlos porque sé que les va a impactar. Es un lugar que les gusta.

También está la “banquina chica”, dónde se amarraban las históricas lanchitas amarillas, que luego pasaron a ser naranjas. Es una parte importante de la historia de la ciudad porque ahí volvían todos los días los pescadores que son de Sicilia, Campania, de la costa amalfitana, de Sorrento, Calabria y de la isla de Ischia. Ellos trajeron no sólo las tradiciones, sino también las fiestas patronales. Cada uno trajo a su santo y ya hace más de 80 años que se celebra la figura de la Madonna de Santa Maria della Scala, que es la patrona de Acireale en Catania.

RC: La Madonna della Scala es justamente una de las ceremonias más lindas porque en la procesión pasan por las casas de los antiguos inmigrantes que eran del pueblo de Acireale.

MC: En el pequeño puerto, que sería la “marina piccola” de la Scala, hay una réplica de la Madonna que inauguraron hace algunos años en la banquina chica de Mar del Plata. Es una procesión hermosa porque sale desde la iglesia de la Sagrada Familia que es la iglesia emblemática del puerto. Es muy importante porque ahí estuvo Don Orione, el actual santo Don Orione, que vivió dos años y medio en la Iglesia de la Sagrada Familia. Estas procesiones se realizan desde inicios de la decada del 30, tienen una carga emotiva, cultural y religiosa muy fuerte no sólo para el barrio del puerto sino para toda la ciudad.

También tenemos que sumar a San Giorgio (o San Jorge) que es el 23 de abril y es el patrono de Ischia y la comunidad ischitana lleva adelante la procesión desde hace más de 80 años. Ahí se conjuga lo que tecía: las tradiciones, lo cultural y lo religioso.

RC: Es algo que a me emociona cada vez que lo cuento porque en el año 2014 inauguraron la estatua en el puerto de la Madonna della Scala y en noviembre tuve un accidente al caerme de una escalera, así que fui convalesciente. Cuando llegué a la procesión fui a verla con ustedes y vi que la estatua de la Madonna tiene una escalera en la mano. Para mi fue impactante, fue como decir: “esta vez te salvaste, yo te salvé”. Por eso soy un devoto de la Madonna della Scala aunque sea siciliana. Trato de estar todos los años, se hace las primeras semanas de enero, justamente para los que vamos a hacer turismo (si esta vez nos dejan).

MC: Esperemos que  en verano vuelva la normalidad. Hay un circuito que va desde la parroquia de la Iglesia de la Sagrada Familia hasta la gruta de Lourdes, un lugar muy lindo y temático del puerto. Luego se camina en procesión hasta la banquina chica, donde generalmente hay un espectáculo musical y tambien había fuegos artificiales que este año no se pudieron hacer porque están prohibidos. Luego de la ceremonia religiosa se vuelve caminando a la parroquia, ya de noche y con las velas encendidas.

Antes se hacía en agosto como en Italia pero acá era en pleno frío marplatense. En 2014 se pasó la fecha al primer viernes de enero y se potenció la procesión con la cantidad de turistas que están en la ciudad. Entonces cambió también la fiesta porque el turista que anda por Mar del Plata vive una procesión que es muy local, muy de barrio y muy hermosa. Se junta lo cultural, se come sfogliatella, cannoli, frutos de mar, como pasa en Italia alrededor de la procesión. Hay un mundo cultural, gastronómico y musical.

RC: ¿Cuántas asociaciones forman parte de la Federación de Entidades Italianas de Mar del Plata?

MC: La Federación de Sociedades Italianas de Mar del Plata y zona nació el 12 de febrero del 76 y las primeras fundadoras eran alrededor de diez asociaciones italianas. Luego fueron varias más, sobre todo regionales, porque en la década del 70 y en la década del 80 hubo un boom de nacimientos y fundaciones de asociaciones regionales.

Actualmente las que forman parte de la Federación son 21 miembros plenos más 4 que son adherentes, así que en total son 25 asociaciones italianas. Algunas son regionales como puede ser el Circolo Clabrese, la Unione Siciliana o por ejemplo la Familia Toscana, y otras son genéricas como puede ser la Dante Alighieri o el Circolo Italiano o la Società Garibaldi, que es la más antigua de la ciudad que data del año 1882. Está casi en pleno centro de la ciudad y era la de Socorros Mutuos.

RC: Habría que organizar una visita por las diferentes asociaciones italianas de Mar del Plata para que también los hijos y los nietos de aquellos italianos tengan la posibilidad de ver cuanto dejaron sus abuelos. Porque realmente Mar del Plata es un testimonio de la italianidad y también de los españoles que tuvieron mucha presencia en el lugar.

MC: Mar del Plata es muy italiana como también es muy española. Está la comunidad gallega, andaluza, están los asturianos, los aragoneses y los valencianos. La fuerza que tiene la comunidad española también a través de todas sus regiones es muy fuerte y el año pasado fue declarada Capital cultural mundial de Galicia. De hecho el presidente de la junta de Galicia visitó la ciudad cuando me tocaba ser consejal y como siempre estuve muy ligado a las colectividades estuve representando al intendente.

RC: Cuando comenzamos con Gioia d’Italia hicimos varios festivales que se llamaban “Gioia d’Italia – Alegría de España” y nos dio un muy buen resultado, porque juntamos a las dos colectividades y los festivales convocaban a más de 10 ó 15 mil personas. Es algo que tendríamos que tratar de repetir porque los que vamos a Mar del Plata en verano llegamos en la época donde todos los que trabajan en las asociaciones están trabajando en el turismo y no hay tanta actividad como en otras épocas.

Sería lindo armar algo también para los que vamos desde Buenos Aires, desde diferentes lugares del país y también del exterior, para que tengamos la expresión italiana y española. Vos sos un organizador así que te tiro la idea y después lo manejás

MC: Históricamente sucede que quienes colaboran en las colectividades empiezan las actividades a fines de febrero hasta noviembre. En diciembre se hace la fiesta de fin de año y se corta la actividad hasta el fin de la temporada.

El marplatense es muy particular, en enero y febrero yo jamás me fui de vacaciones porque uno siempre está a mil. A mi me gusta mucho estar en Mar del Plata en verano porque hay muchas cosas para hacer. Generalmente uno está comprometido porque los que tienen restaurantes, hoteles o actividades ligadas al turismo, están muy ocupados en diciembre, enero, febrero y después se toman el resto del año para generar las actividades de las colectividades porque están un poco más tranquilos.

Gracias al Foro de las Colectividades hace dos años empezamos con las noches de las colectividades en la Villa Victoria, que fueron dos fechas en enero y febrero, pero está pendiente la posibilidad de generar un evento grande para el verano. Se habló muchas veces con las asociaciones de acá, no sólo con la italiana y la española sino también con los armenios, los portugueses, los polacos, con todas las que forman parte. Es una deuda pendiente y vamos a retomar el trabajo para ver si finalmente se puede concretar este verano.