Hubo récord de piquetes en 2021 y reconocen que fue por el aumento de la pobreza

Cortes de tránsito en el Obelisco, organizaciones sociales en tropa marchan hacia el Congreso en apoyo a la sanción de varios proyectos y militantes del Partido Obrero se dirigen hacia Tribunales para pedir por la absolución de los militantes condenados por atacar a policías en la protesta por la reforma jubilatoria de 2017. El gremio docente Ademys se moviliza hacia la la Legislatura porteña y al Centro de Atención al Docente en el marco de un paro de actividades. Se suma también otro cese de tareas de los trabajadores de ATE que rechazan el despido de delegados en el Hospital Durand y expresan su malestar en el Ministerio de Hacienda de la Ciudad. Las protestas de una jornada caótica no se reducen al centro porteño: en Aeroparque reclaman los extrabajadores de Latam, la línea aérea que competía internamente con Aerolíneas Argentinas y que se fue por la pandemia. Todo esto pasó en un solo día: el 2 de diciembre, en una típica jornada de fin de año.

Diciembre suele ser considerado el mes más “caliente” y en 2021 tampoco decepcionó. Se produjo la cifra más alta de protestas del año: 807 reclamos, que equivalen al 12% de los piquetes que sucedieron durante el calendario anual. A su vez, uno de cada tres piquetes ocurrió en el último trimestre y diciembre significó la séptima suba mensual consecutiva durante 2021.

Los datos se desprenden del último informe de Diagnostico Político, una consultora que mide el fenómeno desde 2009 y revela que 2021 cerró con la cifra más alta de piquetes de los últimos siete años: 6658 manifestaciones. LA NACION accedió al informe de manera exclusiva.

Desde 2014, que anotó 6805 protestas, que no se registraba una cifra tan alta. A su vez, 2021 superó el promedio histórico de piquetes. Por año, se producen en promedio 5173 piquetes. El año que acaba de terminar lo superó: tuvo 6658 cortes de calle en todo el país. En la primera mitad del año, las estadísticas ya mostraban un alza del 60% en comparación con 2020, a pesar de que fue un año especial, también se diferenciaron de otros años sin pandemia.

Con el correr de los meses, se observa un aumento paulatino de las manifestaciones, especialmente a partir de la mitad de año. A comienzos de 2021 hubo entre 245 y 509 piquetes, hacia mitad de año esta cifra rondó entre los 476 y los 657 piquetes y hacia fin de año escaló a entre 703 y 807 piquetes.

“Fue un año de ajuste. No es extraño entre el ajuste y las cuestiones de ambiente como sucede en Chubut. No es raro que haya habido un récord porque estamos en un récord de pobreza”, analizó Eduardo Belliboni, dirigente y vocero del Polo Obrero. La pobreza en el país es del 40,6 por ciento, según los últimos relevamientos del Indec.

El dirigente remarcó que el principal reclamo fue la asistencia a comedores populares y afirmó: “Es muy triste que haya que salir a la calle a protestar. Tener que salir a reclamar por la comida denota la poca respuesta del Gobierno. Es la base, después de ahí podemos empezar a discutir todo lo demás: salarios, condiciones laborales”.

Aunque aseguró que la vía de diálogo con el Gobierno no está cerrada, Belliboni señaló que el problema es que “no hay respuestas”. Y agregó: “Hay descontento político con el Gobierno por el nivel social y eso se tradujo en las elecciones”.

Desde el ministerio de Desarrollo Social confiaron en que “los reclamos de las organizaciones sociales son atendibles”. Reconocieron en que hubo períodos con faltas, pero remarcaron: “El ministerio mantuvo a lo largo de todo el año asistencia creciente y constante de alimentos a organizaciones sociales, ONGs, iglesias de diferentes credos y algunos gremios”. Belliboni, sin embargo, marcó que la ampliación de los programas sociales respondió al ajuste de la inflación.

“El Ministerio todo el tiempo tiene la política de atención y diálogo permanentes”, señalan y deslizan que muchas movilizaciones se enmarcan en un año electoral ya que cuando intentaron convocarlos para negociar las demandas no aceptaron las reuniones.

¿Quiénes las protagonizan?

Tanto para los sectores piqueteros como para los trabajadores privados y desocupados, el número de manifestaciones de 2021 marca un hito: nunca en el pasado se manifestaron tantas veces.

Luego de un 2020 con poca actividad (solo 666 reclamos) tal vez por el avance de la pandemia, en 2021 las organizaciones sociales volvieron a liderar el podio en cantidad de manifestaciones, con 1550 piquetes. Este sector nunca se manifestó tanto como en 2021, un año electoral en el que la izquierda llevó su campaña y sus reclamos a la calle. La cifra más cercana se encuentra en 2019, cuando se manifestaron en 1321 oportunidades.

Para los trabajadores privados 2021 también marcó un récord: encabezaron el 13% de los piquetes, es decir 842 manifestaciones. Incluso, quedaron por encima de las fuerzas político partidarias (811 reclamos) y de los trabajadores estatales (784 reclamos).

Las manifestaciones en la calle de los desocupados crecieron 41% respecto de 2020. Mientras que durante el 2020 encabezaron 787 reclamos, en 2021 superaron la barrera de los mil reclamos, con 1109. Respecto del 2019 -año previo a la pandemia- estos reclamos aumentaron incluso más: pasaron de 664 durante el último año de gobierno de Mauricio Macri a 1109 durante el año pasado. Es decir, un aumento del 67%. Se trata del número más alto del que se tenga registro para este grupo -el único número que se le acerca es 850 piquetes en 2014-.

Ana Laura Natalucci, investigadora del Conicet que dirige el Observatorio de Protesta Social (Citra), dijo que este año la protesta volvió a ser muy similar a la etapa prepandemia, pero señaló como una diferencia que ahora es sectorial. “Esta muy localizada y muy concentrada en algunas actividades específicas”, describió la especialista.

No hay una marcha grande de la CGT y CTA. Hay manifestaciones más sectoriales. Son demandas defensivas que piden garantías de derechos, algunas condiciones, ya sea de salarios, condiciones de trabajos, despidos o suspensiones, o política social o educativa. La gran novedad es la de los padres por la apertura de las escuelas”, explicó Natalucci, magister en Ciencias Sociales.

En esa misma línea, el informe de Diagnóstico Político resalta que hubo un fuerte aumento intermensual de cortes de vecinos autoconvocados. Comparado con noviembre, que con solo 75 protestas se posicionaban anteúltimos en el ranking respecto a los restantes actores, en diciembre escalaron al segundo puesto a partir de las 131 marchas relevadas. Durante los últimos años, la participación de vecinos auto convocados en manifestaciones siempre fue moderada, detrás de los movimientos sociales, los trabajadores estatales y los desocupados, que suelen ocupar el podio. En 2020, sin embargo, fueron los actores que más manifestaciones encabezaron y le arrebataron el podio a las organizaciones sociales, con 1035 piquetes realizados. Si bien en 2021 lograron un número de manifestaciones levemente mayor -1073-, los movimientos sociales y las fuerzas político-partidarias volvieron a encabezar los reclamos en la calle.

Las fuerzas político-partidarias también aumentaron su participación. Se observa un salto de 2020 a 2021, de 393 manifestaciones aumentan a 811, es decir una variación interanual de 106%. Vale destacar que este aumento se da en un año electoral y con la negociación en curso con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De todas maneras, si lo comparamos con el 2019 -también un año electoral-, dado que el 2020 es un año particular, protagonizaron 672.

El único mes del año que disminuyeron las protestas de las fuerzas político-partidarias fue en diciembre, tras haber finalizado el período electoral. Durante el año, tuvieron una suba mensual consecutiva que se mantuvo desde enero hasta noviembre. Además, en período no electoral hicieron, en promedio, 38 piquetes por mes. En cambio, entre julio y noviembre, 108 piquetes mensuales en promedio.

El ranking entonces se resume: las organizaciones sociales protagonizaron el 23% de las manifestaciones de 2021 (1550), seguidas por un 17% de los grupos de desocupados, (1109); 16% de los vecinos auto convocados (1073); 13% de los trabajadores privados (842); los trabajadores estatales (784) y las fuerzas partidarias (811) ambos llevaron a cabo el 12%. El 7% restante corresponde a otros actores sociales como estudiantes, ambientalistas y aborígenes.

Panorama nacional

Una vez más, la provincia de Buenos Aires (997) y la Ciudad (713) registraron la mayor cantidad de piquetes a nivel nacional “con la gran novedad del fuerte crecimiento de los cortes de vecinos autoconvocados, a raíz del retorno de los apagones masivos”, señala el informe. “No hay respuesta si no salís a cortar, si no hay una movilización. Por eso la gente hace cortes reclamando por la luz”, argumentó Belliboni.

Luego siguen Santa Fe (519) y Neuquén (492), en estas cuatro provincias se concentraron dos de cada cinco piquetas del país durante el 2021. Luego le siguen en cantidad: Misiones (392), Santa Cruz (362), Chubut (359), Río Negro (349). En las restantes provincias se contabilizaron menos de 300 piquetes anuales.

La temporada 2022 ya empezó. El martes pasado cortaron durante 7 horas el cruce entre Avenida de Mayo y la 9 de Julio militantes de distintas organizaciones sociales de izquierda protestando por la suba de precios y de tarifas además de reclamar alimentos e insumos contra la pandemia en comedores comunitarios. También hubo protestas de vecinos autoconvocados por los reiterados cortes de luz.

Belliboni, que prepara un plenario nacional piquetero, desafió: “Nosotros vamos a salir no vamos a quedarnos sentados esperando que se arregle. En este panorama de ajuste, estamos preparándonos para una pelea por cuestiones sociales de un país que se está derrumbando”.

Lucila Martin y Florencia Rodríguez Altube (publicado por La Nación el 06/01/2022)

Fuente: Hubo récord de piquetes en 2021 y reconocen que fue por el aumento de la pobreza – LA NACION