Monthly archive

abril 2024

Denuncian discriminación contra ítaloargentinos en Italia

La Tessera Sanitaria es gratuita para los ciudadanos italianos, pero una provincia del sur quiere cobrarle 2 mil euros a los jóvenes italo argentinos que accedieron a la ciudadanía italiana. Los jóvenes reclaman que la medida es discriminativa e inconstitucional, y que les piden montos fuera de sus posibilidades.

Nicotera es un pueblo turístico en la provincia de Vibo Valentia, al sur de Italia, sobre la costa occidental de la península. Cada verano, la localidad florece de turistas que buscan disfrutar de sus hermosas playas. Pero en el invierno, la localidad queda económicamente deprimida, algo que en los últimos años comenzó a cambiar. Es que Nicotera es uno de los pueblos que encontró un impulso por la llegada de los descendientes de italianos que buscan el reconocimiento de la ciudadanía italiana iure sanguini (por derecho de sangre).

Sin embargo, esta semana muchos de los ítalo-argentinos a los que el Estado (y la Constitución Italiana) reconoció como italianos, se enteraron que «no lo son tanto», o que son  “ciudadanos de segunda clase”, según lo hicieron notar a través de reproches públicos. Al llegar al centro de salud local para tramitar la Tessera sanitaria (tarjeta sanitaria estatal para los ciudadanos), se encontraron con un cartel, específicamente dirigido a los «argentinos», que los trataba como extranjeros.

Rodrigo es cordobés. Hace pocos días, y luego de un largo trámite que consiguió tras mucho esfuerzo (vendió todo lo que tenía en Argentina y trabajó todo el invierno en una quinta local), el Gobierno italiano reconoció su ciudadanía. No fue un regalo de nadie: es cuestión de derecho que establece que el hijo de un italiano es italiano.

Como uno de sus primeros trámites, Rodrigo fue, con su carta de identidad, al centro de salud provincial de Nicotera. Su búsqueda era gestionar la Tarjeta Sanitaria. Pero al llegar al sitio una mujer le dijo que tenía que pagar 400 euros (lo mismo que Rodrigo paga por mes como alquiler de un pequeño departamento).

A pesar de su insistencia, porque el joven estaba seguro de que no le correspondía pagar nada por el carnet (mucho menos una suma tan elevada), la mujer insistió y señaló una circular pegada en la pared.

Lo que más sorprendió a Rodrigo no fue la novedad de tener que pagar por algo que los ciudadanos italianos tienen como derecho, sino que la excepción a la gratuidad fuese para un grupo tan específico: “los argentinos”. No se trata de los extranjeros, ni de los extracomunitarios. Tampoco de quienes son descendientes de italianos sin tener reconocimiento aún. La nota está dirigida a los ítalo argentinos, a quienes trata, directamente, de “argentinos ius sanguinis”, desconociéndose su ciudadanía.

Cuando Rodrigo pidió explicaciones, la mujer le dijo que «los jóvenes sacan la tessera sanitaria y luego se van a España». Y que al usar el carnet de salud en ese país se «genera costo al sistema de salud de Italia».

La medida, sin embargo, no está enfocada en los ciudadanos que adquieren el carnet y luego salen del país, sino específicamente en los de origen argentino.

El dato. La Constitución de la República Italiana dice en su artículo 3 que «todos los ciudadanos tienen igual dignidad social y son iguales ante la ley, sin distinción de sexo, raza, lengua, religión, opiniones políticas, condiciones personales y sociales». El reclamo de los afectados es que, al parecer, para los ciudadanos italianos que nacieron en Argentina, esta igualdad ante la ley no rige.

Qué dice la circular de Nicotera

“Asunto: inscripción de argentinos ius sanguinis”, comienza la circular que lleva el membrete de la Azienda de Salud Provincial de Vibo Valentia. El texto indica que “dada la inmigración masiva de jóvenes argentinos que obtienen la ciudadanía y la residencia por ius sanguinis, existiendo un vacío normativo, se ha procedido a solicitar a las autoridades competentes acerca de la inscripción obligatoria en el SSN” (en referencia al sistema de salud nacional).

La nota señala que, según indicaciones del Ministerio de Salud (no se especifica si Nacional o de otro nivel del Estado), “tienen derecho a la inscripción obligatoria en el SSN solo aquellos sujetos, ciudadanos italianos que en el pasado ya habían tenido una residencia en Italia (por ejemplo, padres), tal inscripción obligatoria en el SSN no se reconocía en cambio a esos ciudadanos italianos de segunda a tercera generación (por ejemplo, hijos o nietos nacidos en Argentina que hubieran adquirido residentes anteriormente ni tengan relaciones laborales). A estos últimos la inscripción en el SSN se les da solo previo pago de la inscripción voluntaria”.

La notificación, que tiene fecha de enero, agrega que para inscribirse en el sistema de salud estatal “los ciudadanos (extranjeros y no)” deben residir de manera regular y deben tener en curso “actividades laborales regulares ya sea como empleados o autónomos”. Esto, según habría interpretado la mujer ubicada en la puerta del hospital, no solo significa que los ítalo-argentinos son tratados como extranjeros extracomunitarios (a los fines de reconocerles su derecho a la salud), sino que aunque quisieran pagar por acceder a la salud, no podrían hacerlo a menos que tuvieran un domicilio fijo y un trabajo estable.

Junto al cartel específico para los “argentinos ius sanguinis”, hay otro que explica las tarifas que deben pagar los extracomunitarios si quieren inscribirse en el sistema de salud. La “contribución voluntaria” (obligatoria) asciende a unos 2 mil euros.

Cuánto cuesta la Tessera Sanitaria en Italia

En Italia, el carnet sanitario (tessera sanitaria) es un derecho de todos los ciudadanos. Así lo indica el propio Ministerio de Salud Nacional en su sitio web.

Se trata de un carnet que contiene el código fiscal (Códice fiscale) emitido por la Agenzia Tributaria de Italia y se utiliza para acceder al servicio de salud pública, ya sea a la consulta de un médico de cabecera, al centro de salud local, o a descuentos en los medicamentos en las farmacias, a los laboratorios de estudios clínicos, a una cita con un especialista en un hospital.

“La Tarjeta Sanitaria-CNS es gratuita, normalmente tiene una validez de seis años o igual a la duración del permiso de residencia y, al vencimiento del TS, es enviada por el Ministerio de Economía y Hacienda a todos los ciudadanos asistidos por el Servicio Nacional de Salud”, indica la web específica del gobierno sobre información de la tessera sanitaria.

Incluso el sitio de Agenzia Entrate del Ministerio de Economía recalca que los únicos requisitos para la obtención de la tarjeta sanitaria son tener código tributario (códice fiscale) correctamente asignado por la Agencia Tributaria, y estar registrado ante la autoridad sanitaria local competente, la cual debe transmitir sus datos al «sistema de tarjeta sanitaria».

En el país latino, sólo los residentes italianos que no tienen nacionalidad de la Comunidad Europea deben pagar por la Tarjeta Sanitaria, un monto que asciende a los 2 mil euros anuales (unos 2200 dólares), como “contribución”.

Decepción de los ítalo argentinos

«Italia necesita la inmigración. Se la pasan diciendo que necesitan que los jóvenes no se vayan, pero con estas actitudes el Estado está dando el ejemplo contrario a la sociedad. ¿Quieren que nos sintamos integrados o lo contrario? La ley dice que somos italianos, el Estado dice que somos italianos, pero los funcionarios dicen que no somos iguales ante la ley. No somos italianos, sino argentinos ius sanguinis», reclamó Fabricio, otro de los jóvenes que recientemente obtuvo su ciudadanía.

«Muchos somos jóvenes profesionales, tenemos ganas de trabajar y aprender. Amamos esta tierra hermosa y queremos construir un futuro acá, pero nos encontramos un cartel en un edificio público que dice que no somos italianos, no se entiende por qué nos quieren hacer sentir ajenos dos días después de darnos la carta de identidad italiana», planteó Laura, joven nutricionista que trabaja en un hotel de la zona.

En el grupo de WhatsApp que comparten entre ellos hay diferentes puntos de vista. Mientras algunos acuerdan con que la medida «es ilegal e injusta» y llaman a «no pagar la suma que les piden en el hospital», otros se resignan y prefieren pagar lo solicitado, aunque reconocen que es «una suma muy alta». La salud privada es muy costosa en Italia y estar sin cobertura, para cualquiera de estos jóvenes, es una «ruleta rusa».

Milton Copparoni (publicado por InfoCivitano.com el 04/04/2024)

Fuente: DENUNCIAN discriminación contra ÍTALO ARGENTINOS en ITALIA: ¿Por qué les cobran hasta 2 mil euros extra? – InfoCivitano

5 razones para inscribirse al AIRE y evitar multas

Los ciudadanos italianos que no ersiden en Italia, deben inscribirte en el Registro Aire (Registro de los Italianos Residentes en el Extranjero). Cómo y por qué hacerlo, en esta nota.

El ejercicio concreto de muchos derechos fundamentales previstos por la Constitución Italiana depende de la inscripción en el registro civil. Si ésta no se realiza correctamente, puede acarrear consecuencias negativas en relación, por ejemplo, a los derechos electorales, de salud, sociales, fiscales, civiles y personales.

La inscripción en este registro (denominado coloquialmente como “el Aire”) es un derecho-deber del ciudadano italiano y constituye un requisito para acceder a los servicios consulares proporcionados por las representaciones en el extranjero, así como para el ejercicio de importantes derechos.

Te contamos todo sobre los beneficios de aparecer en el registro en la nota a continuación y podés encontrar más información sobre la ciudadanía italiana y el Registro en InfoCivitano.com

De hecho, la primera gran razón para estar inscripto es que suele ser un requisito para conseguir trabajos con ayudas financieras en Italia o a distancia.

¿Cuáles son las cinco razones para registrarse en el Aire teniendo la ciudadanía italiana?

En primer orden, los italianos que no residan en Italia deben inscribirse en este Registro que fue pensado para los residentes en el extranjero.

A continuación, las principales cinco razones para hacerlo:

  • La posibilidad de votar por correspondencia en ocasión de elecciones políticas y referendos, según lo previsto por la ley 459/2001.
  • La posibilidad de votar en las elecciones de los representantes italianos en el Parlamento Europeo en lugares establecidos por la red diplomático-consular en los países pertenecientes a la U.E.
  • La posibilidad de obtener el documento de identidad italiano y el pasaporte.
  • La posibilidad de solicitar certificaciones de competencia de las Representaciones en el extranjero.
  • La posibilidad de renovar la licencia de conducir (solo en países fuera de la U.E.; para más detalles podés consultar este link).

¿Quiénes deben estar inscriptos en el Registro Aire?

  • Los ciudadanos italianos que fijan su residencia habitual en el extranjero.
  • Aquellos que ya residen allí, ya sea porque nacieron en el extranjero o adquirieron posteriormente la ciudadanía italiana en cualquier título.

El dato. Hay cuatro situaciones en las que no es necesario estar inscriptos en el Aire. La lista es la siguiente:

  • Los ciudadanos que viajan al extranjero por un período de tiempo inferior a un año.
  • Los trabajadores estacionales.
  • Los empleados estatales en servicio en el extranjero, que estén notificados de acuerdo con las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y relaciones consulares de 1961 y 1963 respectivamente.
  • Los militares italianos en servicio en las oficinas y estructuras de la OTAN desplegadas en el extranjero.

¿Cómo se realiza la solicitud de inscripción en el Registro Aire, tiene algún costo?

La solicitud para registrarse en el Aire debe hacerse a través del portal Fast-It, al que se ingresa a través de este link, completando el formulario de solicitud correspondiente (disponible en los sitios web de las Oficinas consulares) y adjuntando la documentación requerida por la Oficina consular.

Para conocer las formas de envío de los formularios, se sugiere consultar el sitio web de la Oficina consular competente para el territorio de residencia.

La inscripción del ciudadano residente en el extranjero también puede realizarse de oficio, en base a la información de la cual la Oficina consular tenga conocimiento, según los datos en su posesión (art. 6, párrafo 6, Ley 470/1988).

Para cuestiones fiscales relacionadas con el Registro Aire, se debe consultar lo dispuesto por el Decreto del Presidente de la República 22 de diciembre de 1986 y por las Circulares de la Agencia de Ingresos.

Atención. La inscripción en el Aire es gratuita.

¿Me pueden multar si no estoy inscripto en el Registro Aire?

Es común preguntarse si es verdad que Italia multa a quienes no estén inscriptos en el Registro Aire.

Lo cierto es que la inscripción en el Aire se realiza mediante declaración que el interesado debe hacer ante la Oficina consular competente para el territorio dentro de los 90 días posteriores al traslado de residencia y conlleva la cancelación simultánea del Registro de la Población Residente (A.P.R.) del Municipio de origen.

Cualquiera que, teniendo obligaciones de registro, infrinja las disposiciones de la Ley 24 de diciembre de 1954, de la Ley 27 de octubre de 1988, y de los reglamentos de aplicación de las mencionadas leyes podría ser multado, según lo dispuesto por la Ley 30 de diciembre de 2023. La autoridad competente para el reconocimiento y la imposición de la sanción es el municipio en cuyo registro está inscrito el infractor.

El procedimiento de investigación y sanción a cargo de los municipios está regulado por la Ley 24 de noviembre de 1981, cuyo primer artículo establece que «Nadie puede ser sometido a sanciones administrativas excepto en virtud de una ley que haya entrado en vigor antes de la comisión de la infracción».

Publicado por InfoCivitano.com el 05/04/2024

Fuente: CIUDADANÍA ITALIANA: 5 razones para HACER EL TRÁMITE de REGISTRO AIRE y evitar MULTAS – InfoCivitano

Despiden a 24.000 empleados públicos en Argentina: “Nadie sabe quién será el próximo”

Javier Milei cree que “el Estado es el enemigo”, “una asociación criminal” a la que busca reducir a su mínima expresión entre críticas y aplausos de una sociedad polarizada. Cuando asumió como presidente de Argentina, en diciembre, el Estado tenía contratadas a 341.477 personas. Dos meses después, el Gobierno ya había eliminado 9.000 puestos de trabajo, y esta semana ordenó 15.000 despidos más. Se avecinan nuevos ceses de personal a mitad de año, pero no se sabe cuántos ni quiénes serán. En ese clima de incertidumbre están unos 50.000 trabajadores: son los que no tienen una plaza fija, sino contratos temporales. Antes se los renovaban una vez al año; ahora, saben que superaron la primera etapa, pero sus puestos sigue en revisión por tres o seis meses más.

“Estamos viviendo una situación de terror psicológico”, afirmaba una trabajadora de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia el pasado miércoles. Tenía miedo a dar su nombre por posibles represalias, como otros de los entrevistados. “Milei dijo que iba a haber 70.000 despidos, luego dijeron que 15.000, que 20.000. Ese ida y vuelta impacta en nuestra salud mental y en la vida cotidiana, está todo el mundo paralizado sin saber qué va a pasar, nadie sabe quién será el próximo”, agregó horas antes de que los superiores comenzasen a notificar a quiénes no iban a renovar los contratos que vencen el 31 de marzo. Esa Secretaría es la dependencia estatal más afectada, con 1.656 bajas, casi la mitad de las 3.600 registradas en todo el Ministerio de Capital Humano.

Milei, un economista que se autodefine como anarcocapitalista, anunció desde el primer día que se avecinaba un importante recorte del personal estatal. Como primera medida exigió un 100% de presencialidad para desenmascarar a los “ñoquis”, como se conoce en Argentina a los trabajadores estatales ficticios, colocados por los partidos, que solo acuden a la oficina un día al mes para cobrar. Se llaman así porque los gnocchi, plato típico italiano, se sirven el 29 de cada mes en los restaurantes argentinos, y es una fecha cercana a la del cobro de sueldos.

A punto de cumplir cuatro meses de mandato, la orden de Milei fue reducir entre el 15% y el 20% del personal estatal con contratos temporales. El argumento oficial es que Argentina es “un país empobrecido” con un Estado demasiado grande e ineficiente. “Me parece que hay un consenso bastante generalizado de la sociedad de no seguir pagando cuestiones que no corresponden con la Argentina que vivimos y con el tamaño del Estado que la gente votó en las urnas”, dijo el miércoles el portavoz presidencial, Manuel Adorni.

Según un análisis de la Fundación Mediterránea, a mitad de 2023 Argentina empleaba a 20 trabajadores estatales por cada 100.000 ocupados, una relación que ponía al país sexto en la lista de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), solo por debajo de Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia, Finlandia y Francia. En términos cualitativos, sin embargo, el país se coloca debajo de la mitad de la tabla en un índice del Banco Mundial que mide la eficacia de gobierno y donde obtuvo un puntaje de 41,9 sobre 100 en 2022.

Algunos empleados intuían desde hacía semanas que su nombre estaba en la lista de despidos. Es el caso de quienes trabajaban en la sección de pauta [publicidad] oficial, cancelada por Milei durante un año al asumir. “Una oficina que trabajaba a destajo se paralizó y nos quedamos sin funciones”, dice una de las trabajadoras despedidas de ese departamento. Lamenta que por esa decisión oficial el Gobierno no haya lanzado una campaña de prevención del dengue en los medios aun cuando Argentina atraviesa el peor brote de su historia, con más de 150.000 casos y 106 muertos.

Los empleados de esta sección iban cada día a cumplir su jornada laboral de ocho horas sin tener nada que hacer. “Era tortura psicológica”, señala la entrevistada despedida. Su mayor temor, confirmado dos días atrás, era quedarse sin el seguro médico que provee el Estado y gracias al que su hijo con discapacidad podía acceder a tratamientos que ahora quedarán interrumpidos.

Un mercado laboral cerrado

Muchos intentaron anticiparse y encontrar trabajo en una empresa privada, pero casi ninguno lo logró: Argentina está en medio de una crisis económica y de desplome del consumo donde la mayoría de empresas no contrata, sino que reduce personal. En enero, último mes con datos oficiales, la actividad económica cayó un 4,3% respecto a 12 meses antes, la peor contracción desde la pandemia de la covid.

En su última comparecencia pública, el portavoz presidencial aseguró que la selección de los empleados que iban a despedir fue un trabajo “extremadamente quirúrgico para no cometer errores, que nadie pierda su trabajo que no lo merezca”. Los entrevistados, en cambio, opinan que se hizo al azar. Entre los despedidos hay personas que comenzaron a trabajar en el Estado durante el kirchnerismo, pero también durante el macrismo (2015-2019), hoy aliado de Milei en el Congreso. Hay jóvenes y otros cerca de la edad de jubilación. Hay personas con familiares a cargo y delegados sindicales a los que es ilegal despedir.

“No hubo un criterio en los listados. Echaron a gente que había entrado en los últimos años y a otros con 15, 20 años de experiencia”, asegura Natalia, quien trabajó desde 2017 en la Agencia de Seguridad Vial. “A cada uno lo citaba su superior inmediato y le decía que su contrato no iba a ser renovado. Fuimos bajando de distintos pisos, todos llorando porque no entendíamos”, cuenta. Natalia considera irresponsable haber cesado personal de esta agencia justo antes de un fin de semana largo de seis días: “Todos los agentes deberían estar en la ruta haciendo controles de alcoholemia y de velocidad, esto muestra un desinterés total del Gobierno por la seguridad vial”.

Los sindicatos han organizado protestas frente a las sedes oficiales en una atmósfera de tensión. La semana pasada, a las puertas de la Secretaría de Derechos Humanos, un custodio del secretario Alberto Baños “intentó sacar un arma de fuego delante de los trabajadores”, según denuncia la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), que representa a la mitad de los cerca de 1.000 trabajadores de la secretaría. “Nosotros no recurrimos a la violencia para ejercer nuestro derecho a manifestar nuestra disconformidad y esperamos que los funcionarios estén a la altura”, dice el comunicado del sindicato. “De ninguna manera vamos a permitir hechos de amedrentamiento”.

Las fuentes consultadas coinciden en que el recorte ha sido muy superior al que se realizó en el arranque de la gestión de Mauricio Macri y que también lo ha sido la desorganización inicial. Hay oficinas que aún no tienen un director designado y otras han visto pasar dos y hasta tres jefes en solo cuatro meses. La situación se repite fuera de la Administración pública, en empresas y organismos estatales en las que EL PAÍS ha seleccionado algunos testimonios que dan cuenta de la situación.

Medios públicos silenciados

En febrero, Milei decretó la intervención durante un año de todos los medios estatales como parte de un plan para la “reorganización de las empresas públicas”. En algunos casos, como Radio Nacional o TV Pública, ha habido despidos; en otros, como el de la agencia estatal de noticias Télam, que Milei ha dicho que quiere cerrar, todos los trabajadores están suspendidos y se les impide el acceso a las instalaciones. “Hace 24 días que la agencia está silenciada”, dice Braulio Cabrera, de 33 años. Es delegado sindical y trabaja en el área de archivo fotográfico de la agencia, que conserva material histórico que los trabajadores temen que esté “en riesgo” por la intervención.

Micaela Polak, que es productora de Radio Nacional, cuenta que entre los trabajadores de los medios públicos hay “mucha zozobra”. “Tiene mucho que ver con lo que está pasando a nivel comunicacional con el Gobierno. Nos enteramos de las cosas de forma intempestiva y hay muchísimos rumores”, dice. En Radio Nacional hubo 500 bajas de contratos en enero. Polak no está entre ellos, pero critica la precarización entre sus colegas, muchos de los cuales cobran un básico de 380.000 pesos (380 dólares) y no tienen contratos indefinidos. “Hay un mito de que cobramos bárbaro y la verdad es que no. Mis compañeras que tienen que criar hijos solas o que tienen que alquilar mantienen dos o tres trabajos”, dice.

Hasta el martes, la radio no emitirá programación habitual porque hay festivo puente en Argentina y el pago a los trabajadores en esos días supone un presupuesto mayor para la empresa. En el Estado, repite el Gobierno, “no hay plata”. “Esto nunca pasó. No solo es una pérdida salarial, significa que nos quedamos sin dar servicio. Solo se emitirá música desde Buenos Aires y algunos boletines”, dice la productora. Polak también apunta a la función social que cumple la radio en algunas zonas del país donde las emisoras locales permiten a los habitantes de lugares remotos mandar y recibir mensajes: “Es recontra esencial el servicio en esos lugares”.

La investigación científica, en crisis

En el Conicet, el principal organismo de investigación científica de Argentina, se han registrado hasta el momento 140 despidos, pero la motosierra ha pasado también por las becas doctorales —de las 1.300 de 2023 se ha pasado ahora a 600— y por el presupuesto para investigar, que es el mismo que el año pasado, pero con un valor equivalente a un tercio de entonces por la inflación.

“Estamos enfrentando la imposibilidad de darles continuidad a muchas investigaciones”, advierte Nuria Giniger, investigadora del Conicet y delegada sindical. Entre ellas hay algunas clave para el país, como las que tienen que ver con enfermedades como el dengue o el chagas, subraya. “El estrés laboral se ha multiplicado por mil. Empezaron por despedir a los administrativos y reducir las becas, pero quién te dice que no van a seguir por los investigadores y el personal de apoyo”, agrega al recordar que Milei en campaña dijo que “al Conicet, como existe hoy, hay que cerrarlo”.

Menos cine argentino

Braulio Vega Santana, de 20 años, se manifestó hace más de 10 días ante las puertas del cine Gaumont, una sala histórica de Buenos Aires que el Gobierno quiere vender y fue el epicentro de una protesta contra la “reducción drástica” del financiamiento al cine argentino del nuevo Gobierno. Vega Santana se prepara ahora para volver a protestar contra los despidos en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el cese de contratos de trabajadores autónomos como él porque nada ha cambiado. El miércoles 27 de marzo fue su último día de trabajo en un área que se dedica a hacer el seguimiento de uno de los fondos que entrega el instituto. “Se llama Historias Breves, es quizás el más importante y de ahí surgen personalidades como [la cineasta] Lucrecia Martel. Hoy los dos que llevábamos adelante ese concurso estamos desempleados”, cuenta Vega Santana.

Desde hace cuatro meses, afirma, la entrega de fondos para los proyectos audiovisuales que concursaron en 2022 “está congelada”. El Gobierno designó al nuevo presidente del INCAA, Carlos Pirovano, recién a finales de febrero. El economista, sin experiencia en el sector audiovisual, enseguida firmó una serie de artículos publicados en el Boletín Oficial para quitar el apoyo económico a las provincias, dar de baja los contratos de parte del personal, suspender el pago de horas extras y poner fin a los viajes, los gastos de telefonía celular, la compra de comida y el pago de traslados. “Viene con el mismo discurso que Milei y está echando a empleados que cobramos miserias. No sabemos cuál es su plan dentro del INCAA. Es un presidente que vino exclusivamente a recortar”, asegura.

Para los trabajadores del sector, con los recortes en la cultura no solo están en juego los puestos de trabajo. Para Vega Santana, está en riesgo el acceso a la cultura y la diversidad de producciones artísticas, teatrales, literarias… “El INCAA hace que productores de cualquier punto del país, con cualquier ideología, puedan llevar adelante una película sin presupuesto previo. Es un acto de censura hacia la industria que alguien que quiera producir tenga que pasar por un filtro de Netflix”, dice Vega Santana. Algo similar denunció la Cámara Argentina de Librerías cuando criticó que la ley ómnibus de Milei —con más de 600 artículos que finalmente no fueron aprobados— ponía en “peligro” el “variado y bibliodiverso entramado de librerías y editoriales” del país.

Mar Centenera y Constanza La,bertucci (publicado por El País el 31/03/2024)

Tratto da:  Milei despide a 24.000 empleados públicos en Argentina: “Nadie sabe quién será el próximo” | EL PAÍS Argentina (elpais.com)

Milei anuncia una “base naval conjunta” con Estados Unidos en la Patagonia argentina

El presidente de Argentina, Javier Milei, viajó este jueves por una decisión de última hora a la ciudad patagónica de Ushuaia y, casi sobre la medianoche, se reunió allí con la jefa del Comando Sur de Estados Unidos, la general Laura Richardson. En su tercer día de visita en Argentina, la delegada militar del Gobierno de Joe Biden para América del Sur visitaba una base naval en Ushuaia, y el presidente argentino decidió recorrer los 3.000 kilómetros que separan esa ciudad de Buenos Aires para demostrar que Estados Unidos será su gran socio en materia de defensa. Vestido de militar durante un acto en la base naval de la ciudad donde se escucharon los himnos de Argentina y Estados Unidos, Milei afirmó que “Occidente corre riesgo” y que los argentinos tienen “una afinidad natural” con Estados Unidos, con quienes comparten “la defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada”. Después, anunció la construcción de una base naval conjunta en la zona. “Se trata de un gran centro logístico que constituirá el puerto de desarrollo más cercano a la Antártida y convertirá a nuestros países en la puerta de entrada al continente blanco”, detalló Milei.

El Gobierno de Milei no ha ofrecido más información sobre la construcción de una base naval en la Patagonia con participación de Estados Unidos. En 2022, el Gobierno del expresidente peronista Alberto Fernández inauguró las obras para otra base, el Polo Logístico Antártico, con un muelle militar en el Atlántico Sur. Milei dijo el jueves por la noche que “monitorea” los avances en esa obra, pero no aclaró si ahora Estados Unidos participará en la construcción o si el proyecto que ha anunciado es nuevo. Su portavoz, Manuel Adorni, tampoco lo ha aclarado este viernes en su conferencia diaria. “Ayer se hizo el anuncio y se va a empezar a trabajar en ello”, dijo el vocero presidencial. “No están las precisiones todavía”. La legislación argentina prohíbe el ingreso de tropas extranjeras sin la aprobación del Congreso, y la ley limita los casos a cuestiones de ceremonial, instrucción o ayuda en catástrofes naturales. En ningún caso la legislación permite la instalación de bases militares de otros países.

Richardson, una voz activa sobre la preocupación estadounidense por la influencia de China en América del Sur, llegó a Ushuaia para ver el trabajo de las autoridades navales que controlan las rutas marítimas comerciales en el Atlántico Sur tras días en los que tanto la embajada estadounidense como el Gobierno argentino agitaron sus dudas sobre la presencia china en la Patagonia. El lunes, durante una entrevista con el diario La Naciónel embajador estadounidense en Argentina, Marc Stanley, afirmó que las Fuerzas Armadas chinas operaban en secreto en la zona sin aportar pruebas. “Me sorprende que la Argentina permita que las Fuerzas Armadas chinas operen en Neuquén, en secreto, haciendo quién sabe qué”, dijo. Por acuerdos firmados entre 2012 y 2014, China mantiene una base de observación espacial de 200 hectáreas en la provincia de Neuquén, en la que no tiene permitido hacer investigaciones militares. El ministro de Interior, Guillermo Francos, quiso enterrar la polémica y afirmó que eran “observaciones particulares” del embajador, pero el Gobierno afirmó después que buscará realizar “inspecciones técnicas” en la base espacial china en Neuquén.

Milei no nombró a China, pero en su discurso del jueves afirmó que “muchos gobiernos de la Argentina se han llenado la boca hablando de soberanía, pero no han hecho nada por ella”. “No han hecho nada por defender nuestras fronteras territoriales y fluviales del ingreso del narcotráfico. No han hecho nada por investigar el terrorismo islámico que lamentablemente hemos sufrido. Y no han hecho nada por defender la integridad territorial de nuestro Mar Argentino, que año tras año ha sido invadido por pesqueros ilegales y drenando sus recursos ictícolas”, dijo el presidente. La presencia de buques pesqueros extranjeros, muchos de ellos con bandera china, que trabajan en el límite de la frontera marítima argentina en el Atlántico Sur, es un problema que desde hace años vigilan las Fuerzas Armadas.

Richardson, que llegó a Argentina el martes y partirá este viernes tras la entrega de un avión Hércules al Gobierno argentino, fue una presencia incómoda en el país. El gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, de centroizquierda, había afirmado días atrás que la declararía persona non grata durante su visita a la ciudad de Ushuaia y que no la recibiría. “No vamos a recibir formalmente, oficialmente y de ninguna manera a la Jefa del Comando Sur de los Estados Unidos porque realizan prácticas militares junto a Gran Bretaña en el Atlántico Sur”, dijo el pasado 2 de abril, durante un acto en conmemoración a los veteranos de la guerra en las islas ocupadas por el Reino Unido y que Argentina intentó recuperar en una invasión en abril de 1982. La general ya se había reunido en Buenos Aires con miembros del gabinete de Milei, pero ante el desplante de las autoridades locales, el presidente decidió viajar a la provincia este jueves para acompañarla.

José Pablo Criales (publicado por El País el 05/04/2024)

Fuente: Milei anuncia una “base naval conjunta” con Estados Unidos en la Patagonia argentina | EL PAÍS Argentina (elpais.com)

Argentinos: el grupo que más creció entre los nacionalizados italianos

El dato surge del análisis de la fundación Ismu, a partir de datos de Eurostat, la dirección de datos de la Unión Europea. El índice explica en gran medida el atolladero que son los consulados y las crecientes demoras en las resoluciones de ciudadanía italiana. Son casi el triple de ciudadanías que el año anterior, y 28 veces más que hace 10 años. Italia otorgó casi el 20% más de ciudadanías que el año anterior.

Europa: casi un millón más de ciudadanos nuevos

La Fundación italiana Ismu (Iniciativa y estudios para la Multietnicidad), difundió un informe sobre el otorgamiento de ciudadanías a extranjeros por parte de los países Europeos. El trabajo indica que en el último año relevado (2022) creció fuertemente el número de ciudadanías otorgadas por los países del bloque, donde se destaca el número de ciudadanías italianas otorgadas. Se trata de un 18,8% más respecto al año anterior, el salto más alto de los últimos 10 años.

Esto significó casi un millón de nuevos ciudadanos (de origen migrante) en el viejo continente. 989.940 para ser más precisos. La gran mayoría de estas nacionalidades fueron otorgadas por Italia (22%), España (18%) y Alemania (17%).

Italia, un salto de 76% en un año

El país que más ciudadanías entregó a residentes de otra nacionalidad fue Italia, con 213.716 casos, un 76% de trámites más que el año anterior (cuando se hicieron 121.457 reconocimientos). Se trata de un salto abrupto que puede relacionarse con el gran número de reclamos por parte de quienes tramitan su ciudadanía en oficinas consulares e incluso en comunas del país del Dante.

El índice explica en gran medida el atolladero que son los consulados y las crecientes demoras en las resoluciones que reclaman los interesados.

Dentro del universo de beneficiados por la ley romana, el grupo más importante es el de los albaneses (38 mil), marroquíes (31 mil) y rumanos (16 mil). Más atrás quedan Brasil (11 mil ciudadanías), y luego India, Bangladesh y Pakistán (que entre los 3 suman 20 mil nuevas ciudadanías).

274 % más de argentinos con ciudadanía italiana

Respecto a las variaciones interanuales, todos los grupos registraron un crecimiento entre 2021 y 2022. Sin embargo, el grupo que más creció en número de ciudadanías fue el argentino, con una variación interanual del 274%. Si bien se trata de un grupo que viene creciendo sostenidamente en los últimos 10 años (en la década tuvo un crecimiento del 2.790% casi 28 veces más ciudadanías italianas otorgadas a argentinos que las que se les brindaban en 2013, pasando de 362 a 10.041 en 10 años.

Se trata del salto más drástico dentro de la población de nuevos ciudadanos italianos en Europa, aunque en términos absolutos, sigue siendo un grupo inferior a otros, como albaneses, Marroquíes o Rumanos.

En lo que respecta a los países latinoamericanos, se trata de la primera vez en que el número de nuevos ciudadanos ítalo argentinos se acerca al de nuevos ítalo brasileros.

Si bien el país carioca siempre obtuvo más ciudadanías italianas, la distancia se hizo muy considerable a partir de 2015, cuando las ciudadanías otorgadas a Brasil se dispararon, coincidentemente con la crisis económica en ese país. Durante la pandemia, el número de ciudadanías italianas para brasileros cayó, mientras que en el caso de los argentinos se mantuvo en ascenso hasta la pospandemia cuando llegaron a números similares a pesar de la disparidad de población entre ambos países.

Fuente: Informe del Ismu

Extraído de: Ciudadanía ITALIANA: ARGENTINOS, el grupo que más creció entre los nacionalizados, camino a superar a los BRASILEROS – InfoCivitano

Ir Arriba