Monthly archive

enero 2022

Aumento de precios en Argentina: “No nos queda otra que vivir con la inflación”

Una de las primeras imágenes que conserva la argentina Rocío Montaña es un pequeño armario lleno de paquetes de chocolate en polvo. Era 1989 y ella tenía seis años en medio de la última hiperinflación de Argentina, cuando los precios aumentaron un 3.000%. Meses atrás sus padres habían cobrado una deuda y gastaron el dinero en alimentos no perecederos. “No sé cómo hubiesen hecho con cinco hijos si no”, asegura Montaña. Esta mujer, dependienta en un restaurante de comida para llevar, no ha vivido una situación tan extrema en su vida adulta, pero como los demás argentinos está acostumbrada — “no nos queda otra”, lamenta— a vivir con aumentos de precios constantes.

En 2021, cuando muchos países registraron cifras de inflación récord para la última década, Argentina los superó a casi todos pero no a sí misma. El año pasado, el índice de precios al consumidor fue del 50,9%; en 2019 había sido peor: 53,8%. El dato es cinco veces superior al de Brasil (10,06%), siete veces el de Chile (7,2%) y multiplica por 50 el de Bolivia (0,9%), el más bajo de la región. Solo Venezuela, sumida en una gravísima crisis económica con hiperinflación, quedó por encima, con aumentos cercanos al 700% anual.

Las enseñanzas familiares dejaron huella en Montaña. En junio y diciembre, cuando cobra el aguinaldo, va con su hermana y su cuñado a comprar alimentos y productos de limpieza e higiene a un local mayorista. Esta popular maniobra contra la inflación en Argentina se conoce como estoquearse. “Si fuese por mí compraría carne, ¿sabés cómo hubiera ganado? Pero me dan miedo los cortes de luz”, cuenta. El Gobierno restringió en 2021 las exportaciones de carne vacuna, uno de los alimentos estrella de la dieta argentina, y estableció controles de precios, pero en este caso fue inútil: la carne aumentó un 60,6% en un año, casi 10 puntos más que la inflación general.

El estoqueo puede ser de alimentos, pero, de tener más dinero, los argentinos compran dólares, ahora también bitcoins, o invierten en bienes de consumo más caros: electrodomésticos, automóviles o, en el extremo superior, viviendas. En los dos últimos casos, los valores se fijan en la divisa estadounidense en vez de en pesos, la moneda local, lo que supone una cobertura doble contra el rápido aumento de precios y la devaluación.

“A mitad de 2020 compré esta motocicleta por 200.000 pesos [unos 2.600 dólares al valor oficial en ese momento] y hoy la tengo en venta por 350.000 [3.240 dólares]”, cuenta el mecánico Claudio González. Este emprendedor de 47 años aprovechó también un crédito estatal a tasa cero para comprar aceite al por mayor y aumentar sus ganancias. González asegura que con la inflación ha perdido y ha ganado mucho. “En 2001 me quebré y luego me costó volver a confiar en los bancos”, recuerda, en referencia a la crisis económica del corralito, una de las más graves de la historia argentina. Ese año estalló por los aires el sistema económico de la convertibilidad que había atado el valor del peso al dólar y había eliminado la inflación.

La crisis de 2001, que se saldó con 39 muertos en protestas masivas y la renuncia del presidente Fernando De la Rúa, reabrió el ciclo inflacionario. El aumento de precios comenzó a acelerarse durante el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner y tocó techo desde el final del mandato de Mauricio Macri.

Tener costos que aumentan casi un 1% por semana, en promedio, supone un duro golpe para los bolsillos de los argentinos y es uno de los principales factores que explican el aumento de la pobreza en los últimos años. En 2017 la inflación había sido del 25,7%. Un año después casi se duplicó: 47,6%. Al año siguiente, 53,8%. En 2017, uno de cada cuatro argentinos tenía ingresos insuficientes para comprar la canasta básica. Dos años después, esta cifra bajó a uno de cada tres.

Desde su taller, situado en el barrio porteño de La Paternal, González ve cómo la clase media tiene cada vez más dificultades para llegar a fin de mes. Si se les estropea el automóvil, muchos no pueden hacer frente a la reparación. “El otro día tenía que cambiarle una pieza a un cliente que costaba 46.000 pesos (425 dólares). Solo la pieza, sin la mano de obra. Era imposible, quedaba fuera de su presupuesto”, detalla.

Muchos repuestos son importados, lo que hace que su precio sea en dólares y quede fuera del alcance de muchos si se tiene en cuenta que el sueldo medio de un empleado asalariado hoy en Argentina es de 42.294 pesos. Si se toma su equivalencia en dólares (400), lo que cobran al mes los argentinos en promedio es casi la mitad que el salario de los peruanos (791 dólares) y cuatro veces menos que los panameños, que lideran el ránking.

Múltiples causas

Las causas de la alta inflación en Argentina son múltiples, pero para los economistas ortodoxos se resumen en que el país gasta más de lo que ingresa. En los últimos 50 años, hubo seis sin déficit fiscal, entre 2003 y 2008, cuando el precio récord de las materias primas generó un importante superávit.

Para encarar los gastos, los sucesivos gobiernos han optado por endeudarse o recurrir a la emisión monetaria. La primera estrategia ha terminado en cese de pagos nueve veces a lo largo de la historia argentina y el Ejecutivo de Alberto Fernández negocia ahora una reestructuración con el Fondo Monetario Internacional para evitar el décimo default. Sin acceso al crédito internacional y con gastos extraordinarios provocados por la pandemia de la covid, en 2021 el Estado recurrió a una emisión récord de billetes, lo que contribuyó a disparar la inflación hasta el 50,9%.

Otros economistas apuntan a la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el paralelo (cercana al 100%) y el Gobierno apunta también contra los grupos concentrados de poder, con capacidad para fijar precios. Sin embargo, la inercia inflacionaria influye también de manera decisiva. Habituadas a una inflación alta, las empresas se cubren de manera anticipada de posibles aumentos y suben los precios para mantener sus beneficios. Los sindicatos exigen alzas salariales similares para sostener el poder adquisitivo de los trabajadores y se crea un círculo vicioso que ningún Gobierno parece saber cómo romper.

“Son todos unos ladrones y unos corruptos”, se desahoga Montaña. El hastío de la población con este mal endémico de la economía argentina se refleja en una creciente desconfianza hacia los políticos y una caída de la participación electoral. González, en pareja con una paraguaya, se plantea emigrar al país vecino por considerar que tiene más estabilidad económica. El 70% de los jóvenes argentinos también preferiría mudarse a otro país, según una encuesta de la universidad privada Uade. La falta de medios económicos o de un empujón final impide que la mayoría dé el paso. Con semejante inflación no es posible planificar nada a largo plazo, lamentan. Les obliga también a mantener los ojos bien abiertos en busca de cualquier oportunidad que les permita protegerse o, con suerte, sacarle beneficio.

Mar Centenera (publicado por El País el 16/01/2022)

Fuente: Aumento de precios en Argentina: “No nos queda otra que vivir con la inflación” | Economía | EL PAÍS (elpais.com)

Hubo récord de piquetes en 2021 y reconocen que fue por el aumento de la pobreza

Cortes de tránsito en el Obelisco, organizaciones sociales en tropa marchan hacia el Congreso en apoyo a la sanción de varios proyectos y militantes del Partido Obrero se dirigen hacia Tribunales para pedir por la absolución de los militantes condenados por atacar a policías en la protesta por la reforma jubilatoria de 2017. El gremio docente Ademys se moviliza hacia la la Legislatura porteña y al Centro de Atención al Docente en el marco de un paro de actividades. Se suma también otro cese de tareas de los trabajadores de ATE que rechazan el despido de delegados en el Hospital Durand y expresan su malestar en el Ministerio de Hacienda de la Ciudad. Las protestas de una jornada caótica no se reducen al centro porteño: en Aeroparque reclaman los extrabajadores de Latam, la línea aérea que competía internamente con Aerolíneas Argentinas y que se fue por la pandemia. Todo esto pasó en un solo día: el 2 de diciembre, en una típica jornada de fin de año.

Diciembre suele ser considerado el mes más “caliente” y en 2021 tampoco decepcionó. Se produjo la cifra más alta de protestas del año: 807 reclamos, que equivalen al 12% de los piquetes que sucedieron durante el calendario anual. A su vez, uno de cada tres piquetes ocurrió en el último trimestre y diciembre significó la séptima suba mensual consecutiva durante 2021.

Los datos se desprenden del último informe de Diagnostico Político, una consultora que mide el fenómeno desde 2009 y revela que 2021 cerró con la cifra más alta de piquetes de los últimos siete años: 6658 manifestaciones. LA NACION accedió al informe de manera exclusiva.

Desde 2014, que anotó 6805 protestas, que no se registraba una cifra tan alta. A su vez, 2021 superó el promedio histórico de piquetes. Por año, se producen en promedio 5173 piquetes. El año que acaba de terminar lo superó: tuvo 6658 cortes de calle en todo el país. En la primera mitad del año, las estadísticas ya mostraban un alza del 60% en comparación con 2020, a pesar de que fue un año especial, también se diferenciaron de otros años sin pandemia.

Con el correr de los meses, se observa un aumento paulatino de las manifestaciones, especialmente a partir de la mitad de año. A comienzos de 2021 hubo entre 245 y 509 piquetes, hacia mitad de año esta cifra rondó entre los 476 y los 657 piquetes y hacia fin de año escaló a entre 703 y 807 piquetes.

“Fue un año de ajuste. No es extraño entre el ajuste y las cuestiones de ambiente como sucede en Chubut. No es raro que haya habido un récord porque estamos en un récord de pobreza”, analizó Eduardo Belliboni, dirigente y vocero del Polo Obrero. La pobreza en el país es del 40,6 por ciento, según los últimos relevamientos del Indec.

El dirigente remarcó que el principal reclamo fue la asistencia a comedores populares y afirmó: “Es muy triste que haya que salir a la calle a protestar. Tener que salir a reclamar por la comida denota la poca respuesta del Gobierno. Es la base, después de ahí podemos empezar a discutir todo lo demás: salarios, condiciones laborales”.

Aunque aseguró que la vía de diálogo con el Gobierno no está cerrada, Belliboni señaló que el problema es que “no hay respuestas”. Y agregó: “Hay descontento político con el Gobierno por el nivel social y eso se tradujo en las elecciones”.

Desde el ministerio de Desarrollo Social confiaron en que “los reclamos de las organizaciones sociales son atendibles”. Reconocieron en que hubo períodos con faltas, pero remarcaron: “El ministerio mantuvo a lo largo de todo el año asistencia creciente y constante de alimentos a organizaciones sociales, ONGs, iglesias de diferentes credos y algunos gremios”. Belliboni, sin embargo, marcó que la ampliación de los programas sociales respondió al ajuste de la inflación.

“El Ministerio todo el tiempo tiene la política de atención y diálogo permanentes”, señalan y deslizan que muchas movilizaciones se enmarcan en un año electoral ya que cuando intentaron convocarlos para negociar las demandas no aceptaron las reuniones.

¿Quiénes las protagonizan?

Tanto para los sectores piqueteros como para los trabajadores privados y desocupados, el número de manifestaciones de 2021 marca un hito: nunca en el pasado se manifestaron tantas veces.

Luego de un 2020 con poca actividad (solo 666 reclamos) tal vez por el avance de la pandemia, en 2021 las organizaciones sociales volvieron a liderar el podio en cantidad de manifestaciones, con 1550 piquetes. Este sector nunca se manifestó tanto como en 2021, un año electoral en el que la izquierda llevó su campaña y sus reclamos a la calle. La cifra más cercana se encuentra en 2019, cuando se manifestaron en 1321 oportunidades.

Para los trabajadores privados 2021 también marcó un récord: encabezaron el 13% de los piquetes, es decir 842 manifestaciones. Incluso, quedaron por encima de las fuerzas político partidarias (811 reclamos) y de los trabajadores estatales (784 reclamos).

Las manifestaciones en la calle de los desocupados crecieron 41% respecto de 2020. Mientras que durante el 2020 encabezaron 787 reclamos, en 2021 superaron la barrera de los mil reclamos, con 1109. Respecto del 2019 -año previo a la pandemia- estos reclamos aumentaron incluso más: pasaron de 664 durante el último año de gobierno de Mauricio Macri a 1109 durante el año pasado. Es decir, un aumento del 67%. Se trata del número más alto del que se tenga registro para este grupo -el único número que se le acerca es 850 piquetes en 2014-.

Ana Laura Natalucci, investigadora del Conicet que dirige el Observatorio de Protesta Social (Citra), dijo que este año la protesta volvió a ser muy similar a la etapa prepandemia, pero señaló como una diferencia que ahora es sectorial. “Esta muy localizada y muy concentrada en algunas actividades específicas”, describió la especialista.

No hay una marcha grande de la CGT y CTA. Hay manifestaciones más sectoriales. Son demandas defensivas que piden garantías de derechos, algunas condiciones, ya sea de salarios, condiciones de trabajos, despidos o suspensiones, o política social o educativa. La gran novedad es la de los padres por la apertura de las escuelas”, explicó Natalucci, magister en Ciencias Sociales.

En esa misma línea, el informe de Diagnóstico Político resalta que hubo un fuerte aumento intermensual de cortes de vecinos autoconvocados. Comparado con noviembre, que con solo 75 protestas se posicionaban anteúltimos en el ranking respecto a los restantes actores, en diciembre escalaron al segundo puesto a partir de las 131 marchas relevadas. Durante los últimos años, la participación de vecinos auto convocados en manifestaciones siempre fue moderada, detrás de los movimientos sociales, los trabajadores estatales y los desocupados, que suelen ocupar el podio. En 2020, sin embargo, fueron los actores que más manifestaciones encabezaron y le arrebataron el podio a las organizaciones sociales, con 1035 piquetes realizados. Si bien en 2021 lograron un número de manifestaciones levemente mayor -1073-, los movimientos sociales y las fuerzas político-partidarias volvieron a encabezar los reclamos en la calle.

Las fuerzas político-partidarias también aumentaron su participación. Se observa un salto de 2020 a 2021, de 393 manifestaciones aumentan a 811, es decir una variación interanual de 106%. Vale destacar que este aumento se da en un año electoral y con la negociación en curso con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De todas maneras, si lo comparamos con el 2019 -también un año electoral-, dado que el 2020 es un año particular, protagonizaron 672.

El único mes del año que disminuyeron las protestas de las fuerzas político-partidarias fue en diciembre, tras haber finalizado el período electoral. Durante el año, tuvieron una suba mensual consecutiva que se mantuvo desde enero hasta noviembre. Además, en período no electoral hicieron, en promedio, 38 piquetes por mes. En cambio, entre julio y noviembre, 108 piquetes mensuales en promedio.

El ranking entonces se resume: las organizaciones sociales protagonizaron el 23% de las manifestaciones de 2021 (1550), seguidas por un 17% de los grupos de desocupados, (1109); 16% de los vecinos auto convocados (1073); 13% de los trabajadores privados (842); los trabajadores estatales (784) y las fuerzas partidarias (811) ambos llevaron a cabo el 12%. El 7% restante corresponde a otros actores sociales como estudiantes, ambientalistas y aborígenes.

Panorama nacional

Una vez más, la provincia de Buenos Aires (997) y la Ciudad (713) registraron la mayor cantidad de piquetes a nivel nacional “con la gran novedad del fuerte crecimiento de los cortes de vecinos autoconvocados, a raíz del retorno de los apagones masivos”, señala el informe. “No hay respuesta si no salís a cortar, si no hay una movilización. Por eso la gente hace cortes reclamando por la luz”, argumentó Belliboni.

Luego siguen Santa Fe (519) y Neuquén (492), en estas cuatro provincias se concentraron dos de cada cinco piquetas del país durante el 2021. Luego le siguen en cantidad: Misiones (392), Santa Cruz (362), Chubut (359), Río Negro (349). En las restantes provincias se contabilizaron menos de 300 piquetes anuales.

La temporada 2022 ya empezó. El martes pasado cortaron durante 7 horas el cruce entre Avenida de Mayo y la 9 de Julio militantes de distintas organizaciones sociales de izquierda protestando por la suba de precios y de tarifas además de reclamar alimentos e insumos contra la pandemia en comedores comunitarios. También hubo protestas de vecinos autoconvocados por los reiterados cortes de luz.

Belliboni, que prepara un plenario nacional piquetero, desafió: “Nosotros vamos a salir no vamos a quedarnos sentados esperando que se arregle. En este panorama de ajuste, estamos preparándonos para una pelea por cuestiones sociales de un país que se está derrumbando”.

Lucila Martin y Florencia Rodríguez Altube (publicado por La Nación el 06/01/2022)

Fuente: Hubo récord de piquetes en 2021 y reconocen que fue por el aumento de la pobreza – LA NACION

Una histórica ola de calor dispara el riesgo de incendios en Argentina

Argentina sufre una histórica ola de calor esta semana, con temperaturas máximas que se han acercado hasta los 43 grados en el interior del país. Las altas temperaturas han provocado récords en el consumo eléctrico, cortes de luz y aumentan la amenaza de incendios en áreas ya muy afectadas por la sequía.

El clima cálido y seco, causado por el patrón climático La Niña, ha convertido al país sudamericano en uno de los lugares más calurosos del mundo estos días. En Buenos Aires, los termómetros alcanzaron el martes los 41,1 grados, la segunda temperatura más alta registrada desde que empezaron a realizarse mediciones, en 1906. Solo la supera la alcanzada el 29 de enero de 1957, cuando fue de 43,3 grados.

En Córdoba, en la zona centro, la temperatura llegó a los 42,5 grados, mientras que en la norteña ciudad de Santiago del Estero este miércoles volvían a superarse los 41 grados por segundo día consecutivo, según datos del Servicio Meteorológico Nacional. Este organismo prevé que las temperaturas extremas continúen hasta el sábado.

El récord de temperatura disparó el consumo de electricidad y provocó fallas técnicas y desperfectos en la red que derivaron en un gran apagón. Más de 700.000 personas en Buenos Aires y su área metropolitana pasaron la sofocante tarde del martes sin luz ni ventilador ni aire acondicionado. Gran parte de la red eléctrica se restableció horas después, pero este miércoles cerca de 17.000 personas seguían a oscuras.

A las altas temperaturas se le suma la falta de precipitaciones. El río Paraná, el segundo más importante de Sudamérica, registra su nivel más bajo desde 1945, según la Prefectura naval argentina. En lo que va de enero sus aguas ya han retrocedido más de medio metro a orillas de la ciudad de Santa Fe, se han secado lagunas cercanas y otras han quedado reducidas a su mínima expresión. Su bajo caudal complica además la navegación de los grandes buques exportadores en los que se transporta la soja y el maíz cultivados en Argentina.

Riesgo de una catástrofe ambiental

La sequía y los incendios desatados este verano han llevado al Gobierno a declarar este miércoles la “emergencia ígnea” en todo el territorio por el plazo de un año con el fin de adoptar las medidas necesarias para atender “con carácter inminente” el combate de incendios forestales, rurales o de pastizales, la restauración las de zonas afectadas y la prevención de nuevos focos.

“En virtud del riesgo de superación de la capacidad de respuesta de los medios empeñados en el combate del fuego, la criticidad de la situación y el peligro inminente de una catástrofe ambiental, deviene necesario, imperioso y conveniente proceder a declarar la Emergencia Ígnea en todo el territorio nacional”, dice el decreto publicado en el Boletín Oficial.

El Gobierno se muestra preocupado también por las consecuencias de la escasez de lluvias en el campo argentino, que representa el 9% de la economía del país y es la principal fuente de entrada de divisas. En 2018 se registró la peor sequía en medio siglo, con pérdidas de más de 4.000 millones de dólares. Una situación similar complicaría aún más la difícil situación económica del país.

Mar Centenera (publicado por El País el 12/01/2022)

Fuente: Una histórica ola de calor dispara el riesgo de incendios en Argentina | Clima y Medio Ambiente | EL PAÍS (elpais.com)

Cómo seguirá en el mundo el repunte de la actividad aérea y por qué la Argentina está rezagada

Representantes de la industria aérea mundial pronostican que en este año que se inicia llegará una recuperación operativa y financiera, aunque quedan aún desafíos por resolver. Y, eso sí, advierten también que los pasajes serán más caros en comparación con los años previos al Covid-19, al menos por un tiempo. Desde el inicio de la pandemia, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, la institución que reúne a 300 compañías), el costo de la crisis para las empresas alcanza los US$200 millones.

La Argentina está en la misma carrera, pero va bastante rezagada. No solo ocurre que el sector empezó a normalizarse después que en otros países, sino que, además, hay menos competencia y, a la vez, existen regulaciones que complican a las compañías aéreas. La última es el regreso de las tarifas mínimas para cabotaje, que golpea a las low cost.

A nivel global, IATA espera que el número de pasajeros supere en 2023 los niveles anteriores a la crisis. Y hay expectativas por ver si la región de las Américas esté “preparada” para la mayor demanda. La industria aporta US$1287 billones al PBI del continente y 16,4 millones de empleos.

María José Taveira, Country Manager de IATA Argentina, Paraguay y Uruguay, repasa: “La pandemia causó estragos en gran parte de las empresas que, ante la emergencia, se vieron obligadas a disminuir los vuelos y a cancelar temporalmente algunas rutas; desde el inicio emprendieron una drástica reducción de costos y apelaron a préstamos comerciales y a la contribución de los accionistas como medios para la supervivencia”. También apunta que en América Latina pocos gobiernos dieron ayuda financiera directa. “En la mayoría de los casos, el alivio financiero llegó en forma de reducción o de exención de tasas”, indica. Revisaron el negocio, transformaron operaciones, procesos y red de rutas para ser más eficientes. Ahora hay más asociaciones y más códigos compartidos.

Según los datos de IATA, el tráfico va repuntando. Con el levantamiento de restricciones se reanudaron rutas suspendidas y aumentaron las frecuencias y las butacas ocupadas en destinos nacionales e internacionales. América Latina y el Caribe lideran esta recuperación; en noviembre alcanzaron el 82% de los niveles anteriores a la crisis. América del Norte está en el 56% y la media mundial es de 47%. El mercado argentino, en tanto, está en un 34% del nivel de 2019.

La irrupción de la cepa ómicron podría demorar la regularización plena. IATA hizo un llamado a los gobiernos para que sigan el consejo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y no prohíban los viajes, pero para Navidad ya hubo problemas.

El punto de partida para las proyecciones de corto plazo está en los datos del tráfico aéreo del período de enero a noviembre de este año, comparados con los del mismo período de 2019. En la Argentina, según la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), los vuelos de cabotaje (regulares y no regulares, comerciales y privados) están 52,4% por debajo de la prepandemia, y los internacionales, 76% por detrás. En lo que hace a pasajeros transportados, en conexiones domésticas la caída es del 68,2% y, en internacionales, del 90,3%.

Taveira señala que, en cuanto a los resultados financieros, es demasiado pronto para decir qué efecto tendrá ómicron. Según las previsiones de octubre, los transportistas de América del Norte recuperarán los resultados financieros positivos este año, con un beneficio previsto de US$9900 millones, y los latinoamericanos podrían bajar el rojo de US$5600 millones de 2021 a US$3700 millones este año.

El consultor Fernando Dozo proyecta que el “stop and go” que ya se observa seguirá varios meses. “Las perspectivas de una recuperación plena son dudosas, porque los mercados fuertes como Europa y EE.UU. entran en invierno, los datos de inflación estadounidense no son alentadores y está la nueva cepa”. Y para América Latina la situación es más compleja.

Su colega Franco Rinaldi es menos optimista aun. Califica de “malo” al contexto general y enfatiza que el impacto de la ómicron retrasará “bastante” las mejoras en la demanda de los mercados maduros: “El pedido de IATA es clave, hay que encontrar una uniformidad en los protocolos porque a los pasajeros ya se los alejó bastante de los aviones”, afirma.

Por el proceso actual de reactivación, a criterio del experto Antonio Falcone, se está “lejos” de alcanzar los niveles de 2019. No solo hay que llegar a ese nivel, sino ponderar también el crecimiento vegetativo que había y que rondaba el 5% anual. Solo se podrá hablar de “despegue” cuando se recupere ese ritmo, considera. Cuando existió la percepción de que la pandemia se superaba, se registró un boom de tráfico turístico, por ejemplo en Europa. La mejora en los viajes corporativos fue mucho menor.

“No quedarán los mismos actores –dice Falcone–-. Muchas empresas no resistieron y fueron absorbidas por las grandes; se avanza más rápidamente hacia una concentración, que será mayor a la que se venía experimentando”. Las desapariciones de compañías no se vinculan con una oferta sobredimensionada, ya que “la rentabilidad fue récord en 2018 y en 2019; no había guerra de precios”. Relaciona el fenómeno, en rigor, al hecho de que los Estados ayudan a las que tienen problemas, “pero no regalan nada”. En estos dos años desapareció una docena de líneas aéreas y un número superior recibió ayudas estatales que deberán reintegrar.

La Argentina, de muy atrás

En la Argentina hay 45 aviones menos que en 2019; esa reducción explica la suba fuerte de precios en los vuelos de cabotaje –en dos años, los valores se multiplicaron hasta por ocho– y la menor conectividad. A la salida de LAN Argentina se sumó la de Norwegian (sus operaciones fueron absorbidas en parte por JetSmart), y dejó de volar Andes. Falta espacio en el Aeroparque Jorge Newbery para que pernocten todas las unidades y, por eso, algunas quedan en Ezeiza. El mercado se reparte entre la estatal Aerolíneas Argentina, Flybondi y JetSmart.

Taveira destaca que en el país el transporte aéreo aporta US$8300 millones a la economía (1,9% del PBI) y 536.000 empleos. “Estas cifras se han visto afectadas con la caída de la demanda en una escala sin precedentes, y de su recuperación dependerá que aumente el flujo de bienes y servicios y que se reactiven sectores conexos de gran importancia como el turismo –analiza–. Para conseguirlo, no podemos volver al entorno anterior a 2019, con el sector enfrentando a elevados costos de explotación, con limitaciones de infraestructuras y con un marco normativo que a menudo no se ajustaba a las mejores prácticas internacionales”. Agrega, con preocupación, que en los últimos días el sector se vio “sorprendido” por el decreto 879, que incluye temas, como el tarifario, “de gran importancia”, y que fue publicado el 24 de diciembre” sin que la industria tuviera información.

“El caso argentino es totalmente pernicioso –califica Rinaldi–. El precio de los tickets tiene un agregado impositivo de alrededor de 88%, el más alto de la región”.

Otro factor clave son las limitaciones para la repatriación de dividendos a las casas matrices. Rinaldi y Falcone manifiestan en que esa falta de libertad podría desembocar en la “venezuelización” del mercado aéreo, ya que casi la totalidad de los gastos de las compañías es en dólares.

Para Falcone, la Argentina está “de espaldas” a lo que pasa en el mercado mundial respecto de las compañías no rentables. Menciona el caso de Alitalia, que dejó de volar el 15 de octubre, tras acumular pérdidas y derrochar millones de euros de ayuda estatal. La Unión Europea intervino y planteó que no se podía seguir sosteniéndola, porque competía con otras sin la misma asistencia. La nueva empresa busca socios para consolidarse.

“Aerolíneas Argentinas pierde plata, la sostiene el Estado y cierra el mercado para protegerla –describe Falcone–. La consecuencia es el no desarrollo de la industria que estuvo estancada 20 años y que volverá a estarlo. En el gobierno anterior intentaron aggiornar el sector al mundo, pero volvimos todo para atrás. Quedaron dos empresas privadas que intentan avanzar”. Hasta fines de octubre, Aerolíneas Argentinas había recibido asistencia por $46.000 millones por parte del Tesoro.

Dozo ratifica que no se espera que nuevas compañías quieran sumarse a un mercado “cerrado”. “El panorama no cambiará si no se modifica la política; las autoridades ni siquiera escuchan a las asociaciones internacionales”, sintetiza.

El 24 de diciembre, a horas de la Nochebuena, el Gobierno restableció las tarifas máximas y mínimas para cabotaje, y el Ministerio de Transporte tiene 180 días para publicar las nuevas “bandas tarifarias”. La medida se justificó, oficialmente, con el argumento de que el Estado “debe velar por la adecuada prestación de los servicios públicos, preservar la sostenibilidad no solo del transporte aéreo, sino también del sistema general de transporte, y evitar prácticas ruinosas que, tras una efímera ventaja económica para el consumidor o la consumidora, se revelan, a la larga, contrarias al interés general”.

La suba de tarifas en la que desembocó la menor oferta terminó aplanando la diferencia que, hasta 2019, había entre las low cost y la línea de bandera. El resto del trabajo lo hará la banda tarifaria que regresa. Los analistas sostienen que, desde el punto de vista económico-comercial hay espacio para más empresas, pero si se mira “todo el contexto” es más complicado. Ese “todo” incluye los temas sindicales e impositivos.

Gonzalo Pérez Corral, gerente general de JetSmart, ratifica que la recuperación local dependerá “mucho” de la oferta y la demanda. Dice que hay menos aviones, menos rutas y menos frecuencias que antes de la pandemia y, en lo que hace a la demanda, la mayoría vuela por necesidad. El factor de ocupación es alto, pero falta el empuje de los pasajeros por turismo, de los pasajeros internacionales que hacen conexiones domésticas y del sector corporativo.

La empresa vuela 17 rutas; abrió algunas desde Aeroparque y Ezeiza y mantiene la conexión entre Neuquén y Salta y otras, como Córdoba y Mendoza a Bariloche. “Se sumarán más en marzo –añade Pérez Corral–; intendentes y gobernadores están pidiéndolo. Córdoba, que era la primera en conectividad, quedó quinta; Bariloche y Salta son las ganadoras”.

Flybondi anunció un plan para duplicar el número de pasajeros; en enero llegará su quinto avión y durante el primer semestre, otros cinco Boeing 737-800 NG, con lo que ampliará la lista de 13 destinos nacionales y sumará vuelos a Brasil y Uruguay. Pero, ¿seguirá ese plan con las bandas tarifarias? Por ahora, no hay cambios.

Desde la Cámara de Compañías Aéreas en Argentina (Jurca), su director ejecutivo Felipe Baravalle insiste en que el 35% de Ganancias en pasajes internacionales y el 30% del impuesto PAIS funcionan como elementos “disuasorios” para viajar al exterior. Y subraya el reclamo que la cámara ya presentó al Gobierno: las líneas aéreas son agentes de retención, pero la AFIP cobra impuesto al cheque por el monto de esas transacciones.

“Al costo administrativo se le suma este extra que encarece la operación –dice Baravalle–. Venimos pidiendo que nos eximan, porque no corresponde que paguemos por un cobro que va a un tercero. Para el impuesto al turismo del 7% y para las tasas, se generó una cuenta especial de manera de no tributar sobre eso”.

En IATA y Jurca esperan que se termine la restricción del pago en cuotas de pasajes al exterior, porque en la medida en que salgan menos argentinos, llegarán menos pasajeros internacionales. Ahora se suma la incertidumbre de la banda tarifaria.

Las empresas restringen la oferta hacia la Argentina para compensar el factor de ocupación; buscan operar donde son más eficientes. “El impacto directo de la medida se registrará no solo en el turismo emisivo, sino también en el receptivo, dado que los aviones necesitan un flujo de pasajeros tanto de entrada como de salida.. Un menor número de pasajeros extranjeros que entren al país supone una menor entrada de divisas”, plantea Taveira, quien rescata el “diálogo fluido” con la ANAC Y agrega que, más allá de los temas de la coyuntura, en América Latina hay mucho espacio para que el mercado aéreo crezca.

Gabriela Origlia (publicado por La Nación el 02/01/2022)

Fuente: Cómo seguirá en el mundo el repunte de la actividad aérea y por qué la Argentina está rezagada – LA NACION

El Malbec impulsó las exportaciones de vinos

Las exportaciones de vinos argentinos fraccionados en los primeros 11 meses del 2021 (últimos datos disponibles) crecieron 16,1% respecto al mismo período del 2020. Con datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, el país vendió afuera U$S 756 millonesU$S 105 millones más que en 2020.

El mayor valor FOB de las exportaciones responde a dos factores: por una parte, más volumen exportado, 16,2 millones de litros, y, por otra, a un mayor valor promedio del litro exportado que pasó de U$S 3,48 a U$S 3,72 en el período comprendido entre enero y noviembre de 2021 en relación a 2020.

El vino tinto exportado en botella, y particularmente el Malbec, explican gran parte de este aumento del valor de las exportaciones. Desde el Observatorio Vitivinícola Argentino -que depende de la Corporación Vitivinícola Argentina- indican que hubo un rol importante de mercados de baja participación en el global que crecieron de manera significativa.

Esa tendencia se enmarca, además, en el incremento que el comercio mundial registró el año pasado con los principales exportadores, en particular Francia e Italia, cuyas exportaciones aumentaron alrededor de U$S 1.600 millones en cada caso, con alzas de 32% y 39% interanual respectivamente.

A los vinos estadounidenses también les fue muy bien, sus exportaciones crecieron 31%. También tuvieron alzas, pero en el orden del 16%, España y Portugal. El gran competidor argentino, Chile, subió 5,9%.

En el análisis por mercados a los que llegan los vinos argentinos, los US$ 89 millones de mejora en el valor FOB de los envíos está liderado por Estados Unidos y Brasil los dos destinos que mayor alza en valor absoluto presentan, con U$S 16,9 millones (9% más) y U$S 15,6 millones (28% es el alza), respectivamente. En total esos mercados compraron por US$ 200,1 millones y US$ 71,3 millones.

El segundo destino de las exportaciones argentinas es el Reino Unido que presentó un desarrollo de apenas uno por ciento. En el caso de China, séptimo destino, la mejora fue del 77% interanual, lo que representa U$S 8,57 millones más.

En Canadá, cuarto destino, el alza registrada fue de U$S 5,73 millones (12%) y en México, U$S 5,69 millones de aumento en la facturación (37%). De los ocho principales mercados de exportación del vino argentino, solamente Países Bajos mostró una caída que fue del 13%.

El resto de los mercados -los más chicos- aportaron U$S 34,5 millones al incremento del valor de las operaciones. En ese segmento se destacan Corea, Francia y Singapur, todos en el orden de los U$S 4 millones de incremento en este período.

La nave insignia de los vinos argentinos, el Malbec, exportó por U$S 427 millones entre enero y octubre del 2021, con un crecimiento del 16,5% y una participación en el total de exportaciones de vino fraccionado del 55%.

De los U$S 89 millones de incremento interanual en las ventas afuera de vinos fraccionados, el Malbec aportó U$S 60,3 millones, es decir 68% de esa alza constituyéndose en el principal motor de este crecimiento. El varietal sumó 102 millones de litros exportados, del total de 183,2 millones de litros de los fraccionados.

La suba del precio promedio del Malbec superó nuevamente los U$S 4 por litro, alcanzando los U$S 4,20, mientras que en China y Suiza se vende por encima de los U$S 5 por litro. El varietal es la estrella indiscutida en Estados Unidos, seguido por el Reino Unido (donde las exportaciones crecieron 5% por encima de la media del resto de los fraccionados).

Gabriela Origlia (publicado por La Nación el 05/01/2022)

Fuente: El Malbec impulsó las exportaciones de vinos fraccionados que crecieron 16,1% y mejoraron precio – LA NACION

Reyes Magos: verdades y leyendas de la historia de Gaspar, Melchor y Baltasar

Anoche, los Reyes Magos deberían haber pasado y debieron dejar los regalos al pie de los zapatos, los cuales ubicamos cerca del pastito y el agua para los camellos. Esta es la ilusión de miles de niños (y no tan niños) en toda España e Hispanoamérica. Hace muchos años este día era feriado en la Argentina, ya no. Hoy, en muchas casas se come la “rosca de Reyes”, una confitura de masa dulce con esencia de azahares o limón recubierta con crema, cerezas e higos: una corona como la que utilizaban Melchor, Gaspar y Baltasar, aunque también se asocia al amor eterno de Dios, que no tiene principio ni fin. No obstante se cree que el origen de esta tradición se remonta a los romanos. Durante los festejos al Sol Invicto. De allí la forma circular.

¿De donde proviene esta tradición basada en la Biblia, hoy empañada por el gordinflón de Papá Noel?

Leemos en el evangelio de Mateo 2. 1-12: “…Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: ‘¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo’. Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. ‘En Belén de Judea, –le respondieron–, porque así está escrito por el Profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel’. Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: ‘Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje’. Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.”

Esta celebración popularmente conocida como “Día de Reyes” en realidad se denomina “Fiesta de la Epifanía”, del griego επιφάνεια que significa “manifestación”. En este caso de Jesús, como Hijo de Dios, a los pueblos paganos representados por los magos de Oriente. Aunque de Jesús tenemos tres epifanías: A los magos de Oriente, a Juan el Bautista y en las Bodas de Caná.

El Evangelio nos relata: “unos magos” y no dice que era reyes, tampoco dice cuántos eran, y agrega que eran de oriente, pero no dice de que país, por tanto no sabemos de su tierra de origen, ni se mencionan sus nombres. Pero el término “magos” no es como se utiliza hoy día, no sacaban conejos de las galeras, sino que eran estudiosos de los astros, astrólogos y astrónomos que escudriñaban los cielos.

La tradición sostiene que venían desde Persia, que eran “celosos observadores de la justicia y de la virtud.” Y se añade que son “la clase de sabios y doctores”. Para el “Liber Pontificalis” que es una compilación de reseñas biográficas de los primeros papas, desde san Pedro hasta Esteban V; Melchor (Melichior) es el Rey de Persia, Baltasar (Bithisarea) es el Rey de la India y Gaspar (Gathaspa) es el Rey de Arabia. El evangelio árabe de la infancia de Jesús también los ubica en Persia y seguidores de Zoroastro. Y se fijó el número de tres, por los tres dones que portaban.

La llegada de los Magos a Jerusalén fue diversamente interpretada en la tradición. La opinión más frecuente en los padres de la Iglesia es que fue poco después del nacimiento de Cristo. Sin embargo, la opinión ordinaria es que se pone sobre año y medio después, ya que Herodes da la orden de matar a los niños de “dos años abajo.”

Si seguimos el hilo del relato evangélico podemos leer que cuando ellos llegan “… entran en la casa”. En ningún lado hace referencia a un establo o cueva, ni menciona un pesebre. Por tanto es probable que ya no estuviera el Niño Jesús en el pesebre donde ocurrió el parto, habría pasado algún tiempo, tal vez año y medio del nacimiento, lo natural es que habitaran en una casa. Tampoco sabemos cuánto los magos estuvieron en Belén.

Los misteriosos magos de Oriente que llegaron a Belén para visitar al niño Jesús cautivaron pronto la devoción y la fantasía popular de los cristianos. Ya en el siglo II se les elevó a la categoría de reyes; esto se debió a que el salmo 72 dice: “Los reyes de Tarsis y de Saba le traerán sus regalos; todos los reyes se arrodillarán ante él”; y se creyó que los Magos eran estos reyes que habían venido para cumplir la profecía.

¿Qué fue de la vida de estos magos de Oriente, luego de la epifanía de Belén? Si seguimos estrictamente el método histórico científico, no se sabe nada. Pero la tradición dice que murieron a edades avanzadas. Melchor a los 116 años. Baltasar a los 112 años y Gaspar a los 109 años. Tampoco se dice que hayan vuelto a sus tierras de Oriente, convertidos al judaísmo. Los textos evangélicos solo dicen que: “…volvieron a su casa por otro camino”.

Será la emperatriz Helena que en el año 300, presuntamente, dé con sus restos. De Jerusalén, donde estaban sepultados, serán trasportados a Constantinopla. En el año 347 san Eustorgio, arzobispo de Milán acudirá a Constantinopla y el emperador Constantino I le obsequiará las reliquias de los magos. La idea del arzobispo era de llevarla a la iglesia de santa Tecla en Milán y depositarlas allí, pero los bueyes en las cuales las llevaban se pararon antes de traspasar las murallas, por tanto fue interpretado como una señal divina y en ese lugar se construyó un templo para custodiar las sagradas reliquias y del lado derecho, a la altura del altar mayor se construyó el sepulcro-relicario con estas inscripción: “Sepulcrum Trium Magorum”. Hoy este templo está dedicado a san Eustorgio.

Cuando el emperador Federico Barbarroja logró conquistar Milán, tomó los restos de los magos en el año 1164 los llevó a la catedral de Colonia y se los entregó al arzobispo Reinaldo de Dassel donde hizo construir un suntuoso relicario para albergarlos. Pero el templo original eran muy pequeño y se planeó construir un templo más grande, el cual es el que hoy podemos admirar: la catedral de Colonia. Y se tardó 632 años en terminarse, comenzado su obra en el año 1248. Lo interesante de esta magnífica construcción es que en la aguja central de la catedral no posee una cruz, sino una estrella, simbolizando la estrella de Belén.

Durante siglos, el magnífico relicario permaneció cerrado hasta que el 20 de julio de 1864, el relicario se abrió y esto nos relata un testigo de ese evento:

“En un compartimiento especial del relicario que ahora se ve —junto con lo que queda de antiguas, viejas y podridas vendas, probablemente de biso, y con restos de resinas aromáticas y sustancias semejantes— numerosos huesos de tres personas, que bajo la guía de varios expertos presentes se podrían reunir en cuerpos casi completos: uno en su juventud temprana, el segundo en su virilidad temprana, el tercero más bien envejecido. Dos monedas, bracteates argentinos acuñados sólo por una cara, acompañaban lo anterior; uno, probablemente de los días de Philipp von Heinsberg, mostraba una iglesia, el otro mostraba una cruz, acompañado de la espada de mando a un lado, y del báculo obispal al otro.” Una vez realizados los estudios y demás cuestiones, los huesos se envolvieron en seda blanca y fueron devueltos al relicario.

En 1903 gracias a la intervención del cardenal Andrea Carlo Ferrari; Milán pudo recuperar parte de las reliquias de los magos que habían sido saqueadas por Federico Barbaroja. Serían fragmento de huesos de los tres cuerpos que se hallan en el relicario de la catedral de Colonia. Hoy se vuelven a venerar en la iglesia de san Eustorgio.

Algunas iglesias ortodoxas que siguen sus liturgias de acuerdo al calendario Juliano, como ser la rusa, celebran hoy la víspera de Navidad y Navidad será el 7 de enero.

Y aunque en todas las iglesias católicas y de la reforma se celebra la fiesta litúrgica de la Epifanía, no ocurre lo mismo popularmente. No en todos los países llegan los “reyes Magos”. Como dijimos el comienzo, esta es una tradición Española, transportada a Hispanoamérica. Pero en Italia llega “la Befana”.

La Befana es una bruja buena. Según la leyenda, en su camino a Belén los magos se perdieron y le pidieron ayuda a una anciana que muy amablemente les indicó la ruta y les dio dulces y regalos para que le lleven al Niño Jesús. Sin embargo, cuando éstos la invitaron a sumarse al viaje, la señora se negó. Al poco tiempo se arrepintió y salió de su casa intentando encontrar a los magos para unirse al periplo. Al no encontrarlos, comenzó a parar en cada hogar, regalándoles caramelos a los niños con la esperanza de que alguno de ellos fuera el niño Jesús. Desde entonces, La Befana viaja por el mundo haciendo regalos a todos los chicos. Y al igual que a los reyes se le deja pastito y agua para los camellos a la Befana los niños deben dejar una naranja o mandarina, y un vaso de vino y alguna galleta para que recupere fuerzas para poder seguir su camino. Si le hacemos caso a la leyenda, los magos se perdieron y bastante porque si de Persia llegaron hasta la actual Italia se desviaron unos miles de kilómetros…

Algunos historiadores asocian esta celebración con el culto a la diosa Ceres protectora de la agricultura y los ciclos estacionales que llevaban a cabo los antiguos romanos siguiendo con las celebraciones por el solsticio de invierno. En realidad “la Befana” es una anciana con una escoba, antiguo símbolo de la purificación de las casas y también de las almas; aunque hoy día es representada con el estereotipo de bruja. Hoy se canta los famosos versos: “La Befana vien di notte, con le scarpe tutte rotte. Col vestito da romana, viva, viva La Befana!” (La Befana viene de noche, con los zapatos todos rotos. Con el sombrero a la romana, ¡viva, viva La Befana!).

Este día de la Epifanía o más popularmente conocido como “día de Reyes” pidamos todos que nos dejen en nuestro zapatos el fin de la pandemia, y así como la rosca de Reyes es redonda y es una, nosotros los argentinos podamos volver a ser una sola “nueva y gloriosa Nación” como la misma rosca, en la cual hay higos, cerezas, y crema, pero todos forman una unidad.

Gerardo Di Fazio (publicado por Infobae.com el 06/01/2022)

Fuente: Reyes Magos: verdades y leyendas de la historia de Gaspar, Melchor y Baltasar – Infobae

En Italia se impuso por decreto la vacunación obligatoria contra el coronavirus para mayores de 50 años

El Consejo de Ministros de Italia aprobó hoy por decreto ley la vacunación obligatoria contra el coronavirus para mayores de 50 años, una medida que busca aliviar la presión hospitalaria y controlar los contagios para proteger a la población.

Así lo confirmaron hoy fuentes de la Jefatura del Gobierno, que indicaron que los empleados públicos y privados tendrán que mostrar desde el 15 de febrero su certificado sanitario reforzado (que se obtiene solo cuando se está vacunado o se ha pasado la enfermedad), para acceder a sus puestos de trabajo.

El resto de personas mayores de 50 años, aunque no trabajen, también tendrán que vacunarse.

El Consejo de Ministros extendió igualmente la obligación de vacunación al personal universitario, con independencia de su edad, equiparándolo así al personal escolar, que ya lo tiene que hacer desde mediados de diciembre, y aprobó las directrices sobre cuarentenas en los colegios, para garantizar las clases presenciales desde el 10 de enero con seguridad.

El primer ministro, Mario Draghi, señaló en la reunión con los ministros la necesidad de que la población se inmunice para controlar la pandemia, según las fuentes.

”Las medidas de hoy quieren preservar el buen funcionamiento de los hospitales y, al mismo tiempo, mantener abiertas las escuelas y las empresas. Queremos frenar el crecimiento de la curva de contagios y empujar a los italianos que aún no se han vacunado a que lo hagan”, dijo Draghi.

”Actuamos sobre los grupos de edad que corren mayor riesgo de ser ingresados para reducir la presión hospitalaria y salvar vidas”, añadió.

La semana pasada, el Gobierno decidió que este pasaporte sanitario reforzado va a ser obligatorio desde el 10 de enero para acceder a los medios de transporte, además de a hoteles, ceremonias o festivales; mientras que por ahora se pide en el ocio y la restauración.

Draghi quería ampliar su utilización a más actividades, como el acceso a los bancos, servicios públicos, de cuidado personal como peluquerías o centros de estética, y tiendas y centros comerciales, pero fue posible este miércoles por la reticencias de algunas fuerzas de la coalición gubernamental, como la ultraderechista Liga, que lo interpretaba como una vacunación obligatoria enmascarada para todo el mundo, según los medios italianos.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, dijo por su parte que las decisiones tomadas buscan reducir el número de no vacunados lo máximo posible porque “es lo que provoca la saturación de los sistemas hospitalarios”, pues “dos tercios de los hospitalizados en ucis y el 50 % de los pacientes en salas ordinarias no están vacunados”.

Italia registró hoy un nuevo récord de contagios, con 190.000 casos en las últimas 24 horas, y el número total se sitúa ya en los 6,7 millones desde febrero del 2020.

El número de muertos ha sido de 231, lo que eleva la cifra total a 138.276.

En cuanto a la campaña de vacunación, el 89,13 % de la población de más de doce años ya tiene al menos una dosis y el 86,07 % ha completado el ciclo, mientras que la de refuerzo se ha inoculado al 67,67 % de la población que puede recibirla.

El 10,98 % de los niños de entre 5 y 11 años también tienen ya al menos una dosis, pero solo el 0,01 % de este colectivo tiene la pauta completa.

Fuente: Italia impuso por decreto la vacunación obligatoria contra el coronavirus para mayores de 50 años – Infobae

Propósito 2022: comer con más fibras y hacer la paz con el cuerpo – de Anna Lanzani

Propósito numero 1, obviamente bajar 9 kilos”: así, en una Nochevieja de dos décadas atrás, Bridget Jones empieza su famoso diario. Horas después de nuestro último brindis, es posible que muchos de nosotros estemos pensando en lo mismo que la simpática rubia en eterna lucha contra el sobrepeso.

Si por un lado mejorar la alimentación figura, año atrás año, en los top 5 de los propósitos de los consumidores de todo el mundo, el trauma de la pandemia trajo un marcado cambio de enfoque: las razones para comer mejor ya no son de tipo estético y se basan en una búsqueda de mayor salud. ‘Se vive una sola vez” es el mantra que hemos aprendido en meses de crisis sanitaria.

Sin embargo, nuestro camino está sembrado de golpes bajos. La búsqueda del equilibrio psicofísico requiere indicadores concretos, por ende, temas como un vientre hinchado o la “paniculopatía fibrosa edematosa” (celulitis, que le dicen) siguen teniendo el poder de arruinarnos el día. Con el agravante de que nos sentimos aún más culpables al percibir lo “antiestético” como síntoma de algún mal funcionamiento fisiológico. En otras palabras, desde la insidiosa microbiota intestinal hasta la inefable microcirculación linfática, “si se ve feo, algo no está funcionando”.

Mes tras mes, tragedia tras tragedia, estamos aceptando nuestro cuerpo imperfecto, le dedicamos pensamientos de gratitud cósmica por haber sido capaz de resistir un virus que ha causado millones de muertes, pero en el fondo no podemos perdonarle su incapacidad de hacer frente a los siniestros productos de desecho que intoxican los tejidos.

Siempre hay algún amigo que la hace fácil: “es solo cuestión de organizarse”, dice, citando consejos que pueden en cambio generar peligrosos picos de cortisol en quienes, penalizados por un metabolismo no particularmente brillante, se sienten no solo con sobrepeso sino también desastrosos en su rutina diaria. Tranquilos, la ciencia viene en nuestra ayuda con sus estratagemas y soluciones.

Psico Cibernética: no son 21 días, pero funciona. Los hábitos son funcionales a nuestro cerebro para afrontar situaciones repetitivas con reacciones preestablecidas, sin tener que consumir muchos recursos cognitivos. Más del 40 por ciento de las acciones que realizamos cada día no son decisiones de ese momento, sino hábitos. Y ¿qué pasa entonces con las malas costumbres, aquellas que no nos hacen ser como “queremos ser”? El tema es complejo, pero sabemos que nuestro cerebro es un órgano moldeable, una esponja.

Corría 1960 cuando Maxwell Maltz, un cirujano plástico de la universidad de Columbia, publicó un estudio destinado a entrar en la historia: “Psico Cibernética: el secreto para mejorar y transformar su vida”. Según Malz, 21 días es el tiempo que necesitamos para adquirir cualquier nuevo hábito. Este análisis se ha ido perfeccionado. El tiempo necesario para cambiar una costumbre varía entre 18 y 254 días, destacan los expertos del University College de Londres, precisando que lo que tiene más impacto es la intensidad de la motivación a los cambios y la complejidad de la novedad que se quiere introducir.

Efecto dominó-el ejemplo de Lisa. Aclarados estos aspectos, la pregunta ahora es comprender como llevar a cabo la misión. Podemos encontrar una ayuda en otra afortunada obra: “El Poder de los Hábitos” de Charles Duhigg, un éxito planetario que puso a disposición de los lectores, con un lenguaje accesible, el resultado de decenas de estudios científicos. Según Duhigg, la creación de un hábito influye a menudo como una reacción en cadena: un único y pequeño cambio puede poner en marcha un “dominó” que permite reprogramar todo el circuito neuronal.

En el prólogo de su libro, el experto relata la historia de Lisa Allen: ex obesa, fumadora crónica, endeudada e inconstante en su trabajo, durante una crisis de desesperación decidió dejar de fumar para hacer un viaje por el desierto de Sahara, el sueño de su vida. Al cabo de unos años, su propósito de comenzar a cambiar uno de sus hábitos (el cigarrillo) disparó un circolo virtuoso en el patrón de sus rutinas. Al examinarla -perfecta forma física, con un nuevo trabajo y una vida más ordenada en todos los frentes- los científicos podían ver la actividad neuronal de sus viejas conductas, pero esos impulsos habían sido a su vez desplazados por nuevos patrones neurológicos.  Al concentrarse en modificar una sola acción -la de fumar- Lisa también había aprendido por sí sola a reprogramar las otras rutinas automáticas de su vida.

¿Y si empezamos por comer más fibras? En nuestro camino para sentirnos “menos Bridget Jones” y más saludables, hemos aprendido que es posible cambiar hábitos. Sostenidos por una motivación que consideramos prioritaria, conviene comenzar con una rutina pequeña, muy frecuente y fácil de modificar. Un hábito que, al cambiarlo, no quite placer y, al contrario, posiblemente lo agregue. Podría ser ir a nadar todos los dias, acostarse mas temprano, leer un libro cada noche,  tomar más agua o comer solo cereales con fibras. Cada cual elige lo suyo, y consta por otro lado observar que muchos consumidores que desean el “total wellbeing” ya han hecho su elección. En nuestra búsqueda de un camino hacia rutinas mas saludables, comer con más fibras parece ser uno de los preferidos de los consumidores. Una encuesta de 2020 el Consejo Internacional de Información sobre la Alimentación (IFIC) revela que la fibra es el más buscado entre los ingredientes saludables y su reputación supera a la de los cereales integrales, las proteínas vegetales, los probióticos y los ácidos grasos omega-3.

Las góndolas de supermercado reflejan esta preferencia. Las ventas de productos con fibra funcional no paran de crecer y sólo en Estados Unidos los productos con alto contenido en fibra (más de 5 gramos) aumentaron en 2021 casi 12%, tras años de crecimiento de dos dígitos, según un reporte de la consultora internacional SPINS.

Los consumidores reconocen a la fibra múltiples beneficios para la salud, desde la mejora del funcionamiento del aparato digestivo hasta la reducción de la presión arterial y de las inflamaciones o la ayuda a conseguir un peso saludable. En efecto, si se toma en cuenta un mismo voumen de comida, los alimentos ricos en fibra tienden a saciar más y tienen menos calorías.

Según la investigación realizada por la consultora Qualtrics en una muestra de 8.800 personas de todo el mundo, los consumidores de América Latina son los más interesados en aumentar el consumo de fibra (70% frente a un promedio mundial del 52%), seguidos por los consumidores de Estados Unidos (60%).

Siempre según el mismo estudio, a pesar de sus mejores intenciones, la mayoría de los consumidores tienen dificultades en cumplir las directrices recomendadas para la ingesta diaria de fibra.  “Solo seis argentinos cada 100 consumen las cinco porciones diarias de frutas y verduras recomendadas”, advierten los expertos del departamento de Alimentación y Dietética del Hospital de Clínicas a partir de un estudio de la segunda mitad de 2021.

Comer más fruta, verdura, cereales integrales y productos ricos en fibras es un gesto simple que desencadena un estilo de vida más saludable y sin culpa: ¿por qué no ponerlo en nuestro diario para 2022?

El “menú” variado del hombre de hielo

Situada entre el norte de Italia y Austria, en el espléndido marco de los Dolomitas, en esa parte de Europa siempre disputada llamada Tirol, se encuentra la ciudad de Bolzano. Aquí, fue donde Hombre de Hielo, comúnmente conocido como Ötzi, vivió, en la segunda mitad del cuarto milenio a.C. y murió, tras ser herido por un flechazo. Perfectamente conservado gracias a la deshidratación combinada con el congelamiento a gran altura, Ötzi es hoy día una fuente inestimable para los paleoantropólogos. Su estómago, perfectamente preservado, nos permite iluminar la alimentación de un hombre del neolítico. Los científicos pudieron identificar dos comidas completas, en dos distintas etapas de digestión. El día anterior al que la flecha lo tumbara, Ötzi había comido cereales, plantas silvestres y carne de íbice, un animal común en el entorno alpino. Por otro lado, unas pocas horas antes de caer en el hielo para la eternidad, nuestro hombre neolítico había almorzado con carne de ciervo hierbas silvestres, frutas y bayas además de repetir cereales, del tipo Triticum spelta y secale, los “antepasados” del trigo actual. La presencia de salvado sugiere el consumo del trigo integral. La conclusión es entonces que nuestros antepasados alpinos mantenían una dieta variada y rica en fibras, carne, vegetales y cereales integrales.

Anna Lanzani (publicado por Perfil.com el 02/01/2022)

Fuente: Propósito 2022: comer con más fibras y hacer la paz con el cuerpo | Perfil

Un año del aborto legal en Argentina: cómo se logró y cuáles son los desafíos hoy

Fue durante la década de 1970 que Argentina comenzó a dar los primeros pasos en esta lucha, cuando organizaciones feministas y de salud, comenzaron a plantear la necesidad de despenalizar el aborto.

En 2003, se desarrolló el primer plan para la lucha en favor del aborto legal, durante un Encuentro Nacional de Mujeres. Este encuentro es un acontecimiento casi único en el mundo, en el que las mujeres de diferentes provincias de Argentina se reúnen para debatir en asamblea, estrategias para lograr la equidad de género. En el marco de otro de esos encuentros, en 2005, se creó la Campaña Nacional para el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que presentó en 2007 el primer proyecto de ley en el Congreso Nacional.

En 2015 ocurrió un acontecimiento clave: la primera movilizacion masiva #NiUnaMenos, que surgió para reclamar que se adoptaran medidas para combatir y erradicar la violencia de género. Esta movilización representó un hito y abrió el camino hacia una agenda más amplia de exigencias en cuanto a derechos.

Este contexto fue clave para avanzar hacia la despenalización y la legalización del aborto. Así surgió la llamada “marea verde”, que inundó las calles con los pañuelos del mismo color, símbolo de la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito.

El proyecto de ley para la interrupción voluntaria del embarazo fue presentado siete veces en el Congreso de la Nación. Solo en 2018, las y los legisladores pudieron debatir el proyecto por primera vez, aunque no se logró su aprobación. Pero ese año fue clave para que el aborto “saliera del clóset”, dejara de ser un tabú y se convirtiera en un asunto de conversación pública. Recién dos años después, el 30 de diciembre de 2020, el aborto se convirtió en ley.

Si bien este primer aniversario de la ley es una fecha para celebrar, también es un momento para reflexionar sobre los desafíos que enfrenta la implementación de la norma.

La ley 27.610 establece que debe garantizarse el acceso al aborto como cualquier otro servicio de salud en el sistema público o privado. Amnistía Internacional Argentina ha monitoreado de cerca la implementación y si bien somos consientes que ha pasado solo un año, observamos algunas dificultades en el acceso a la prestación. Una de las principales barreras es la falta de acceso a la información, factor determinante para que mujeres y personas gestantes puedan ejercer sus derechos.

Pese a la enorme trascendencia en la conquista de esta ley, aún existen muchos rincones del país en donde las mujeres desconocen a qué tienen derecho, en qué condiciones, dónde acceder a la prestación, su gratuidad, quiénes están obligados a garantizarlo y en dónde se pueden realizar reclamos ante dilaciones o barreras en el acceso.

La desinformación sostiene el estigma en torno al aborto, con efectos inhibitorios y/o disuasorios que alejan a las personas del sistema sanitario. Además, pone en riesgo la salud y la vida de las personas y tiene un impacto discriminatorio respecto de las personas en situación de vulnerabilidad.

Actualmente el derecho a interrupción del embarazo es ley en la Argentina. Pero hay sectores que intentan impedir su aplicación. En su primer año de vigencia, un total de 37 acciones se iniciaron contra la norma, de las cuales solo 5 continúan en trámite. Estas acciones cuestionaron su constitucionalidad, apelando a los mismos argumentos con los que los sectores anti-derechos perdieron el debate en el Congreso.

La experiencia argentina inspira a que otros países de la región y el mundo avancen en el reconocimiento de este derecho. En momentos, donde se observan retrocesos en torno al derecho al aborto en países del norte, es importante que la marea verde del sur ilumine a quienes ocupan espacios de poder y de toma de decisión, para que impidan retrocesos y avancen en favor de este derecho.

Mariela Belski (publicado por El País el 29/12/2021)

Fuente: Un año del aborto legal en Argentina: cómo se logró y cuáles son los desafíos hoy | Opinión | EL PAÍS (elpais.com)

Del confinamiento de siete días en Argentina a la falta de restricciones de México: América Latina ante el avance de ómicron

La cepa ómicron ha disparado los casos positivos en algunos países de América Latina, como Argentina. El país sudamericano reportó el miércoles 42.032 infectados, la cifra más alta desde que inició la pandemia hace dos años. En otros, como Perú, Ecuador o Colombia, la curva aún se mantiene, pero la cepa es ya preponderante entre los nuevos contagiados. Las aglomeraciones de Navidad han tenido mucho que ver con la propagación de la cepa. Y en los países donde diciembre coincide con el final del año escolar han subido los casos entre los más jóvenes. Pero a diferencia del año pasado, las UCIS de los hospitales no están colapsadas; la vacunación funciona como un muro ante los casos graves. Las respuestas a ómicron son disímiles según los países, pero coinciden en una cosa: nada de confinamientos masivos ni cierres de comercios o empresas.

El caso más extremo es México, donde no hay restricciones ni siquiera para los viajeros que llegan desde el exterior. No se les exige prueba de PCR ni cuarentena. Otros, como Chile, piden en cambio validar ante el Ministerio de Salud las vacunas recibidas en el país de origen y un PCR de 72 horas. Los no vacunados no pueden entrar al país. Chile ha reforzado la aplicación de una tercera dosis de refuerzo, al punto que es el país de la región que ha alcanzado el porcentaje más alto de población con el programa completo: 53,1%, seguida por Uruguay (42,9%) y El Salvador (14,3%). El resto apenas supera el 10%.

Apurar la tercera dosis ha sido la respuesta más común. El problema es la desigualdad en la distribución. En las zonas donde hay poblaciones menos protegidas, el efecto de ómicron será más severo. En Guatemala, por ejemplo, solo el 25% de su población tienen las dos dosis contra la covid-19, y ni hablar de una tercera.

La llegada de una nueva ola ha abierto además debates sobre qué hacer con los infectados que, por estar vacunados, presentan síntomas leves, pero deben ausentarse de sus trabajos. Argentina anunció este martes la reducción de diez a siete días el aislamiento de las personas infectadas con síntomas que tengan dos dosis de la vacuna. Para aquello que no tienen síntomas, el plazo es desde ahora de solo cinco días. La ministra de Salud, Carla Vizzotti, dijo en una rueda de prensa que “la recomendación, en base al consenso, es cambiar los aislamientos de los contactos estrechos y de los casos confirmados dividiendo si las personas tienen su esquema completo, o si no están vacunadas o están incompletamente vacunadas”. Es una forma, además, de presionar a aquellos que se niegan a recibir la vacuna: la curva de vacunados con una dosis se ha estancado alrededor del 80%, pese a que hay diez millones de vacunas disponibles.

México no ha tomado medidas más allá de las recomendaciones habituales para prevenir la propagación de la covid. La inmensa mayoría de los 32 Estados del país cierran el año en semáforo verde, es decir, sin ninguna restricción, con la salvedad de algunos territorios fronterizos donde sí se aplica una reducción del aforo en los espacios públicos. La variante ómicron ya está circulando, especialmente en algunas zonas turísticas que en estas fechas incrementan su actividad, de Los Cabos, en Baja California Sur, a Cancún, en el Caribe. Sin embargo, las autoridades han optado por permitir a los cruceros atracar en sus puertos aunque en ellos viajen contagiados con coronavirus.

Solo algunos gobernadores han adoptado unas precauciones con vistas a la celebración de fin de año. La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha decidido por ejemplo aplazar el concierto de Los Ángeles Azules que se iba a celebrar en el Paseo de la Reforma, la principal arteria de la capital. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha empezado a administrar la dosis de refuerzo a los mayores de 60 años y esta semana se ha sumado el personal médico de algunas entidades.

Debate en Brasil por la vacuna a los niños

Brasil, en tanto, lleva contabilizados 77 casos de la variante ómicron de la covid, que ya ha sido detectada en casi un tercio de los Estados. Las autoridades también investigan un centenar largo de casos sospechosos. La nueva cepa que causa estragos en Europa ha disparado la demanda por los test rápidos mientras se extiende también en el país más poblado de Latinoamérica, donde supuso el 75% de los contagios del día de Navidad y el 30% de los del mes de diciembre, según un estudio del Instituto Todos Pela Saúde difundido este miércoles.

En este momento la vacunación de los niños es el asunto más discutido; el Gobierno federal es reticente y los gobernadores partidarios. Mientras, la vacunación avanza a buen ritmo. El 67% de los 210 millones de brasileños ya completó la pauta y el 12% ha recibido ya la dosis de refuerzo gracias a que los plazos fueron acortados hace semanas. Ante este panorama, los especialistas insisten no bajar la guardia y adoptar las medidas básicas ante las fiestas de Nochevieja y Año Nuevo: vacuna, mascarilla, distancia social y lavarse las manos.

Colombia también se encamina a una nueva oleada de contagios por cuenta de la variante ómicron, detectada por primera vez el pasado 20 de diciembre, que se verá reflejada en enero. Este será el postergado cuarto pico para el que las autoridades sanitarias del país se vienen preparando desde octubre, antes incluso de que los efectos de ómicron estuvieran en el horizonte. Los 4.306 casos positivos registrados el martes son la cifra más alta en cuatro meses, una señal del alza en los contagios luego de un prolongado periodo a la baja en un país que acumula más de cinco millones de casos. Sin embargo, con las 35 muertes de esa misma jornada se mantiene estable el promedio de las últimas semanas.

Las cifras oficiales se acercan a las 130.000 muertes relacionadas con la covid-19 en un país de 50 millones de habitantes. Medellín, la segunda ciudad colombiana, ha registrado esta semana un salto en el número diario de contagios y es por ahora la única urbe con más de mil casos por jornada, por encima de Bogotá. Sin embargo, de momento la capital del departamento de Antioquia tampoco contempla cierres ni medidas restrictivas para el año nuevo. En medio de la reactivación económica y las fiestas de la temporada navideña, ha aumentado la interacción social entre los colombianos, con los sectores de gastronomía y entretenimiento nocturno ya reabiertos.

Ante la llegada de ómicron, las autoridades insisten en reforzar medidas ya conocidas como la ventilación en espacios cerrados y el aislamiento en caso de presentar síntomas, recuerdan que Colombia es uno de los países con mayor adherencia al uso del tapabocas y han redoblado los esfuerzos de vacunación con refuerzos para diversos grupos de población que hayan cumplido al menos cuatro meses desde el momento en que recibieron la segunda dosis. El ministro de Salud, Fernando Ruiz, ha enfatizado que “los cierres no tienen un efecto importante porque es imposible contener la presencia de los virus”, pero sí generan una afectación tremenda sobre la economía.

Federico Rivas Molinara, Naiara Galarraga Cortázar, Santiago Torrado y Francesco Manetto (publicado por El País el 29/12/2021)

Fuente: Coronavirus: Del confinamiento de siete días en Argentina a la falta de restricciones de México: América Latina ante el avance de ómicron | Sociedad | EL PAÍS México (elpais.com)

Ir Arriba