Monthly archive

agosto 2020

El Gobierno designó a Roberto Carlés para ocupar la embajada argentina en Italia

El Gobierno confirmó que designará al abogado Roberto Carlés como embajador argentino en Italia y de esta manera cubrirá un nuevo puesto clave para la diplomacia y las relaciones bilaterales con Roma ya que esa embajada estaba vacante desde mayo pasado.

La designación de este abogado bonaerense de 39 años tiene un alto contenido político por dos motivos: se trata de un hombre cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner y a la vez tiene buen diálogo con el papa Francisco.

“La idea es que en Italia haya un hombre de confianza del Gobierno para mantener vigente las buenas relaciones bilaterales que hay con Roma”, dijo un funcionario del Ejecutivo.

Las relaciones con Italia son “óptimas” según definen en la Casa Rosada. Tras el viaje de Alberto Fernández a Roma en enero pasado donde se entrevistó con el primer ministro de Italia, Giusseppe Conte, y con el presidente Sergio Mattarella, los vínculos se estrecharon mucho. De hecho, en el Gobierno aseguran que Italia fue un actor clave para alcanzar un buen resultado en las negociaciones con los bonistas por la deuda.

Desde mayo pasado que Solá decidió pedir la renuncia del embajador macrista Tomás Ferrari, quien desde el 2016 ocupaba esa sede diplomática. Por esto, ahora en el Gobierno creen que será necesario acelerar los trámites para dar un gesto a Italia. Sucede que los italianos tienen a un activo y destacado diplomático como es el embajador Giuseppe Manso, un gesto que debería ser correspondido.

En el año 2006, Carlés tenía apenas 33 años y fue promovido por Cristina Kirchner para reemplazar a Eugenio Raúl Zaffaroni en la Corte Suprema.

En aquel momento, el entonces ministro de Justicia, Julio Alak, mencionó en una conferencia de prensa en la Casa Rosada que “de concretarse su designación”, Carlés, de 33 años, “se convertiría en el ministro de la Corte más joven de la historia argentina, puesto que el doctor Julio Oyhanarte fue designado por primera vez por el presidente Frondizi cuando tenía 37 años de edad”.

Luego no prosperó esa designación. En rigor, su postulación fue duramente rechazada por la oposición y por la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) insistió en su rechazo al postulante.

En una nota elevada a la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación, esa federación de abogados habóa expresado que Carlés no reunía “mínimamente la experiencia que deviene imprescindible tanto para ocupar el cargo de Ministro de la Corte como para el desempeño de algún cargo dentro del Poder Judicial”.

No obstante, Carlés mantuvo buenos y permanentes vínculos con Cristina Kirchner. Además, se puso al frente la Fundación “Laudato si”, inspirada en la encíclica publicada por Francisco.

Carlés nació el 17 de septiembre de 1981 en la provincia de Buenos Aires, en el municipio de Morón, donde se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires con diploma de Honor, tiene un doctorado en Derecho de la Università degli Studi di Ferrara y es también doctor en Ciencias Penales de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Además, es especialista en Derecho Penal y Criminología, preside el Comité de Jóvenes Penalistas de la Asociación Internacional de Derecho Penal y fue asesor de la Comisión de Seguridad de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El designado embajador en Italia estuvo a cargo de la Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización e Integración del Código Penal. Esa comisión también la integraron el diputado nacional Federico Pinedo (PRO), el jurista y ex legislador radical Ricardo Gil Lavedra, la ex diputada socialista María Elena Barbagelata y el entonces integrante de la Corte, Raúl Zaffaroni. Para avanzar con ese proceso de reforma judicial Carlés mantuvo encuentros con el papa Francisco y abordaron la reforma del Código Penal. Allí fue cuando Carlés destacó que el Sumo Pontífice había calificado al proyecto como “un texto legal con amplio consenso de los partidos”.

Carlés es Secretario de la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología y en su momento tuvo un fuerte enfrentamiento con el actual ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni por la política de seguridad relacionada con los inmigrantes.

A pesar de su amistad con el Papa, Carlés se mostró polémico con las posturas históricas de la Iglesia. En más de una oportunidad tuiteó una postura “a favor del matrimonio igualitario, de la adopción para parejas gay y de la despenalización del aborto”.

Martín Dinatale (publicado por Infobae.com el 05/08/2020)

https://www.infobae.com/politica/2020/08/05/el-gobierno-designo-al-kirchnerista-roberto-carles-para-ocupar-la-embajada-argentina-en-italia/

Marcelo Carrara: “en Mar del Plata vamos a generar un gran evento que involucre a todas las colectividades”

En una charla de amigos con Roberto Carolei en su programa Tanos que se transmite todos los viernes a las 16 por AM 1160 Radio Independencia de Lanús, el viernes 24 de julio Marcelo Carrara habló de su actividad en la colectividad italiana de Mar del Plata, de su ciudad durante pandemia y de anécdotas familiares. Juntos acordaron seguir adelante con el proyecto de un gran evento que involucre a todas colectividades de la zona para el verano marplatense.

Roberto Carolei: Contame de vos, ¿de qué te ocupás en la colectividad italiana en Mar del Plata?

Marcelo Carrara: Soy presidente de la Federación de Asociaciones Italianas de Mar del Plata desde el mes de noviembre, uno de los siete consejeros del CGIE por Argentina, coordinador del Maie en Mar del Plata. Iba a dejar la presidencia de la Sociedad Italiana Le Tre Venezie en la asamblea del 3 de abril que fue postergada por la pandemia.

Hasta el 10 de diciembre también fui consejal del Honorable Consejo Deliberante de la municipalidad de General Pueyrredón cuya ciudad cabecera es Mar del Plata, actualmente cubro otras funciones.

RC: Por las actividades que tenés parecés un viejo, ¿cuántos años tenés?

MC: Acabo de cumplir 39 años el 4 de julio, pero empecé a participar en la colectvidad italiana desde muy chico.

RC: ¿Quién fue el primero de tu familia en venir desde Italia?

MC: Por un lado mi mamá nació en Italia. Antonietta vino a los 4 años a Mar del Plata con mis abuelos. Ellos son de un puebo del alto Molise que se llama Castel del Giudice. Mi papá es nacido en Mar del Plata pero es hijo de Antonio Carrara, proveniente de un pueblo del appennino piacentino, casado con una veneta. Mi abuela paterna era de la provincia de Treviso, de ahí viene nuestra ligazón con la Sociedad Italiana Las Tres Venecias. Gran parte de esa familia estuvo en la fundación y este año la asociación cumple 66 años.

Mi mamá vino a los 4 años con mi abuela porque mi abuelo ya estaba en Mar del Plata hace un año y medio. Mi abuelo materno estuvo ligado a la construcción del hospital regional junto a muchos paisanos. Había mucha gente de la comunidad italiana, de Molise y de Abruzzo, que estuvo en la construcción y luego trabajó cuando el hospital ya estaba abierto.

RC: ¿Cómo es la anécdota de tu abuelo con el hospital?

MC: Mi abuelo llegó durante la construcción del hospital regional que sigue siendo el hospital más importante de Mar del Plata y de todo el sudeste de la provincia de Buenos Aires, así que primero estuvieron en la construcción. Lo iban a inaugurar en el 55 pero fue el golpe de estado, así que quedó cerrado por cinco años debido a los vaivenes políticos. La custodia del hospital había quedado en manos de mi familia, mi abuela materna vivía en frente y tenía las llaves. Un día llegó un ministro para ver el hospital que estaba cerrado, tocó a la puerta de la casa de mi abuela diciendo que era un ministro y que necesitaba las llaves para ingresar, ella le contestó que no lo conocía y no le podía dar la llave, pero lo podía acompañar para abrirle.

La anécdota dice que le propusieron subir al auto porque estaban a cuatro cuadras, era todo campo y estaban a unos 500 ó 600 metros. Ella se negó y fue caminando, le abrió y dijo: “cuando llegue mi marido pueden regresar para que se los muestre”.

Cuidaron mucho a esa obra que se inauguró un tiempo después. Hoy en día sigue siendo el polo sanitario de la ciudad, allí trabajó mucha gente de la colectividad italiana. De hecho hace dos años mi tío, el hermano de mi mamá que nació en Mar del Plata, se jubiló después de 43 años de estar en el hospital regional que hoy lleva el nombre de Oscar Allende, que fue quien finalmente inauguró el hospital.

RC: ¿Cómo se vive en Mar del Plata la pandemia del coronavirus?

Mc: En Mar del Plata veníamos llevando bastante bien la pandemia, no se pasaba de 5 ó 6 casos por semana. La última semana se complicó un poco, pero yo creo que hay bastante cuidado. Se respetaron muchísimo todas las medidas que se tomaron pero estamos viviendo esta situación en pleno invierno. Es una ciudad hermosa pero en invierno hace frío. La semana pasada estuvimos con dos ó tres días rozando los cero grados.

El viento oceánico cuando viene del sur llega a la costa sin reparos. Eso también hace que el clima sea muy cambiante, de frío a agradable en poco tiempo. También en verano cambia de un momento para el otro.

RC: Vimos que en Mar del Plata la gente ya salió a la calle.

MC: Si, en las últimas semanas habían empezado a abrir los cafés, también hace 4 días abrían los restaurantes desde medio día hasta las siete de la tarde. Estamos viendo como evoluciona la propagación del virus, así que estamos en un periodo de prueba.

RC: En Buenos Aires siempre estamos esperando el pico que no llega.

MC: Esto genera incertidumbre. Los importante es el mensaje, nos cuidemos, que respetemos las medidas y esperemos que se pueda resolver cualquier eventual situación y que no pase a mayores.

RC: Es lo que todos esperamos porque si hablamos de Italia ya hay pocas muertes. Ayer hubo 25 y hay pocos contagiados. En Italia la están pasando mucho mejor después de todo lo que pasaron. Esperemos que acá también responda el sistema como respondió en Italia después de los primeros dos meses. Nosotros ya tenemos muchos días esperando que cambie esta dirección de los contagios y que realmente volvamos a vivir al menos como vivíamos hace poco.

Ya que estamos con un marplatense, ¿dónde llevarías a un italiano que quiere conocer Mar del Plata?

MC: Lo primero que hacemos es llevarlo a dar una vuelta por la costa. Nosotros no tenemos costanera, tenemos costa, así que el primer paso es llevarlo por toda la costa, que es única. Después lo llevamos hacia el lado del puerto. A mí me encanta la escollera sur, donde están los lobos marinos. Ese sector cambió mucho en los últimos años y está muy lindo. Gracias al trabajo de Fauna Argentina hay una lobería muy importante de casi 2 mil ejemplares de lobos marinos de un pelo, que es la especie de estas costas.

RC: El puerto es un ambiente bien marinero, porque están los barquitos y también están esos símbolos que son de Mar del Plata y también son los síbolos de los italianos que vinieron a traer la cultura de la pesca.

MC: Si, uno que vive acá y ya conoce el lugar, lo tiene muy adentro. Cuando llevo a los italianos que vienen por primera vez, sean del norte o sean del sur, todos se quedan encantados con los lobos marinos porque los tenemos a mano. Están bastante domesticados y el contacto con la gente lo tienen muy claro, es una postal inigualable que a los italianos les gusta mucho. Es uno de los primeros lugares a los que trato de llevarlos porque sé que les va a impactar. Es un lugar que les gusta.

También está la “banquina chica”, dónde se amarraban las históricas lanchitas amarillas, que luego pasaron a ser naranjas. Es una parte importante de la historia de la ciudad porque ahí volvían todos los días los pescadores que son de Sicilia, Campania, de la costa amalfitana, de Sorrento, Calabria y de la isla de Ischia. Ellos trajeron no sólo las tradiciones, sino también las fiestas patronales. Cada uno trajo a su santo y ya hace más de 80 años que se celebra la figura de la Madonna de Santa Maria della Scala, que es la patrona de Acireale en Catania.

RC: La Madonna della Scala es justamente una de las ceremonias más lindas porque en la procesión pasan por las casas de los antiguos inmigrantes que eran del pueblo de Acireale.

MC: En el pequeño puerto, que sería la “marina piccola” de la Scala, hay una réplica de la Madonna que inauguraron hace algunos años en la banquina chica de Mar del Plata. Es una procesión hermosa porque sale desde la iglesia de la Sagrada Familia que es la iglesia emblemática del puerto. Es muy importante porque ahí estuvo Don Orione, el actual santo Don Orione, que vivió dos años y medio en la Iglesia de la Sagrada Familia. Estas procesiones se realizan desde inicios de la decada del 30, tienen una carga emotiva, cultural y religiosa muy fuerte no sólo para el barrio del puerto sino para toda la ciudad.

También tenemos que sumar a San Giorgio (o San Jorge) que es el 23 de abril y es el patrono de Ischia y la comunidad ischitana lleva adelante la procesión desde hace más de 80 años. Ahí se conjuga lo que tecía: las tradiciones, lo cultural y lo religioso.

RC: Es algo que a me emociona cada vez que lo cuento porque en el año 2014 inauguraron la estatua en el puerto de la Madonna della Scala y en noviembre tuve un accidente al caerme de una escalera, así que fui convalesciente. Cuando llegué a la procesión fui a verla con ustedes y vi que la estatua de la Madonna tiene una escalera en la mano. Para mi fue impactante, fue como decir: “esta vez te salvaste, yo te salvé”. Por eso soy un devoto de la Madonna della Scala aunque sea siciliana. Trato de estar todos los años, se hace las primeras semanas de enero, justamente para los que vamos a hacer turismo (si esta vez nos dejan).

MC: Esperemos que  en verano vuelva la normalidad. Hay un circuito que va desde la parroquia de la Iglesia de la Sagrada Familia hasta la gruta de Lourdes, un lugar muy lindo y temático del puerto. Luego se camina en procesión hasta la banquina chica, donde generalmente hay un espectáculo musical y tambien había fuegos artificiales que este año no se pudieron hacer porque están prohibidos. Luego de la ceremonia religiosa se vuelve caminando a la parroquia, ya de noche y con las velas encendidas.

Antes se hacía en agosto como en Italia pero acá era en pleno frío marplatense. En 2014 se pasó la fecha al primer viernes de enero y se potenció la procesión con la cantidad de turistas que están en la ciudad. Entonces cambió también la fiesta porque el turista que anda por Mar del Plata vive una procesión que es muy local, muy de barrio y muy hermosa. Se junta lo cultural, se come sfogliatella, cannoli, frutos de mar, como pasa en Italia alrededor de la procesión. Hay un mundo cultural, gastronómico y musical.

RC: ¿Cuántas asociaciones forman parte de la Federación de Entidades Italianas de Mar del Plata?

MC: La Federación de Sociedades Italianas de Mar del Plata y zona nació el 12 de febrero del 76 y las primeras fundadoras eran alrededor de diez asociaciones italianas. Luego fueron varias más, sobre todo regionales, porque en la década del 70 y en la década del 80 hubo un boom de nacimientos y fundaciones de asociaciones regionales.

Actualmente las que forman parte de la Federación son 21 miembros plenos más 4 que son adherentes, así que en total son 25 asociaciones italianas. Algunas son regionales como puede ser el Circolo Clabrese, la Unione Siciliana o por ejemplo la Familia Toscana, y otras son genéricas como puede ser la Dante Alighieri o el Circolo Italiano o la Società Garibaldi, que es la más antigua de la ciudad que data del año 1882. Está casi en pleno centro de la ciudad y era la de Socorros Mutuos.

RC: Habría que organizar una visita por las diferentes asociaciones italianas de Mar del Plata para que también los hijos y los nietos de aquellos italianos tengan la posibilidad de ver cuanto dejaron sus abuelos. Porque realmente Mar del Plata es un testimonio de la italianidad y también de los españoles que tuvieron mucha presencia en el lugar.

MC: Mar del Plata es muy italiana como también es muy española. Está la comunidad gallega, andaluza, están los asturianos, los aragoneses y los valencianos. La fuerza que tiene la comunidad española también a través de todas sus regiones es muy fuerte y el año pasado fue declarada Capital cultural mundial de Galicia. De hecho el presidente de la junta de Galicia visitó la ciudad cuando me tocaba ser consejal y como siempre estuve muy ligado a las colectividades estuve representando al intendente.

RC: Cuando comenzamos con Gioia d’Italia hicimos varios festivales que se llamaban “Gioia d’Italia – Alegría de España” y nos dio un muy buen resultado, porque juntamos a las dos colectividades y los festivales convocaban a más de 10 ó 15 mil personas. Es algo que tendríamos que tratar de repetir porque los que vamos a Mar del Plata en verano llegamos en la época donde todos los que trabajan en las asociaciones están trabajando en el turismo y no hay tanta actividad como en otras épocas.

Sería lindo armar algo también para los que vamos desde Buenos Aires, desde diferentes lugares del país y también del exterior, para que tengamos la expresión italiana y española. Vos sos un organizador así que te tiro la idea y después lo manejás

MC: Históricamente sucede que quienes colaboran en las colectividades empiezan las actividades a fines de febrero hasta noviembre. En diciembre se hace la fiesta de fin de año y se corta la actividad hasta el fin de la temporada.

El marplatense es muy particular, en enero y febrero yo jamás me fui de vacaciones porque uno siempre está a mil. A mi me gusta mucho estar en Mar del Plata en verano porque hay muchas cosas para hacer. Generalmente uno está comprometido porque los que tienen restaurantes, hoteles o actividades ligadas al turismo, están muy ocupados en diciembre, enero, febrero y después se toman el resto del año para generar las actividades de las colectividades porque están un poco más tranquilos.

Gracias al Foro de las Colectividades hace dos años empezamos con las noches de las colectividades en la Villa Victoria, que fueron dos fechas en enero y febrero, pero está pendiente la posibilidad de generar un evento grande para el verano. Se habló muchas veces con las asociaciones de acá, no sólo con la italiana y la española sino también con los armenios, los portugueses, los polacos, con todas las que forman parte. Es una deuda pendiente y vamos a retomar el trabajo para ver si finalmente se puede concretar este verano.

Según UNICEF, la pobreza infantil es del 62,9% y alcanza a más de 8 millones de chicos en Argentina

La pobreza infantil llegaría a 62.9% según la proyección realizada por UNICEF Argentina, que en su segunda encuesta nacional estimó que entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020 se sumaron 1,3 millones de niños y niñas que se hundieron en la pobreza en los últimos meses.

UNICEF Argentina basa sus cálculos en datos oficiales del INDEC pronósticos del PBI provenientes del FMI entregados el pasado 24 de junio. En base a esas proyecciones, UNICEF actualizó la muestra y concluyó que los niveles de pobreza infantil que en mayo fueron de 58.6%, pasarán en diciembre a 62.9%.

Estos datos forman parte de los resultados elaborados dentro de la “Segunda Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida otidiana de niñas, niños y adolescentes”, donde se concluyó que “más allá de la apertura de actividades, de la flexibilización de la cuarentena en parte del país y del programa de asistencia al trabajo y a la producción, hay 2,6 millones de hogares que tienen sus ingresos laborales reducidos”.

La representante de UNICEF Argentina, Luisa Brumana, destacó que “”deben redoblarse los esfuerzos para que ninguna familia en condiciones de vulnerabilidad se quede por fuera de los beneficios” como el IFE, que alcanza al 47% de los hogares, o la tarjeta ALIMENTAR, que llega al 36% de los hogares. Brumana resaltó que que ambos planes sociales crecieron en esta segunda encuesta en relación a la medición anterior, realizada en abril.

Las dos encuestas de UNICEF marcan una situación más crítica en los barrios populares. “El coronavirus afecta la vida de los chicos y las chicas de todas las clases sociales, pero en las familias más pobres el impacto es mucho mayor”, explicó Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de UNICEF. “En el 15% de los hogares encuestados se tuvo que rec urrir a algún préstamos o fiado por parte de algún comercio para comprar alimentos -explicó Waisgrais-. El porcentaje aumenta al 29% cuando el hogar no tiene ingresos laborales, el 25% en barrios populares y al 22% para los titulares de la Asignación Universal por Hijo”.

El equipo de UNICEF destacó la necesidad de que el Estado brinde apoyo psicológico en las familias y en la comunidad para que los chicos y chicas retomen la seguridad y la confianza en sí mismos, y fortalezcan sus procesos de socialización. Y en la medida en que las condiciones epidemiológicas lo permitan, cumpliendo estrictamente los protocolos de bioseguridad, garantizar el retorno a la escuela.

La encuesta también consultó sobre la reacción de los niños y las niñas frente a las salidas recreativas. El 61% de chicos y chicas dijeron que disfrutaron de las salidas, luego del período inicial de encierro. Por otro lado, 38% que reaccionó “con atención y asombro”, un 7% se sintió “atemorizado” y un 3% directamente no quiso salir.

publicado por Infobae.com el 05/08/2020
Fuente https://www.infobae.com/politica/2020/08/05/segun-unicef-la-pobreza-infantil-es-del-629-y-alcanza-a-mas-de-8-millones-de-chicos-en-argentina/

Cañoncitos, bolas de fraile y vigilantes: los mensajes anarquistas que encierran las facturas

Llegó al puerto de Buenos Aires en 1885 oculto en un contenedor, entre máquinas de coser. En Europa ya había hecho demasiado para irritar a las autoridades y su cabeza tenía pedido de captura en varios países. El italiano Errico Malatesta, uno de los ideólogos del anarquismo, que desde los 17 años venía participando en agitaciones sociales en el Viejo Mundo y hasta en Egipto, llegaba a la Argentina. Al encontrarse con connacionales decidió que no existía razón para quedarse de brazos cruzados.

En la cuestión laboral, desde 1878, la jornada en la Argentina era de diez horas en invierno y doce horas en verano, reguladas por la Oficina del Trabajo que se había creado durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento. Pero la realidad en el mercado del trabajo era otra: jornadas que se extendían mucho más que eso, bajos salarios, desprotección legal frente a los patrones y trabajo infantil, sin contar las condiciones de insalubridad.

Recién en la década del 80 se sentaron las bases de organización obrera a propósito de la ola inmigratoria. En su mayoría, italianos y españoles debieron establecerse en las ciudades ya que la concentración de la propiedad rural vedó el acceso a la tierra. Los sueños de convertirse en prósperos granjeros terminaron en la pesadilla de resignarse a ser asalariados urbanos, hacinados en conventillos.

Venían de países donde ya habían desarrollado la huelga y diversas formas de protesta, y entre los inmigrantes también llegaron agitadores. Existían pocos sindicatos, que en un primer momento se los llamó “sociedades de resistencia”. Los Tipógrafos, de 1857 o el de La Fraternidad, de 1887, de orientación socialista, que agrupaba a maquinistas y foguistas de locomotoras, fueron de los primeros gremios en aparecer.

Malatesta junto a Ettore Mattei, decidieron organizar a los trabajadores panaderos bajo el ideario anarquista. Pronto se entonaría en Buenos Aires la canción “Nostra patria è il mondo intiero, nostra legge, la libertà; un sol pensiero salva l’umanità”.

El 4 de agosto de 1887 ambos crearon la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos, cuya carta orgánica sostenía “lograr el mejoramiento intelectual, moral y físico del obrero y su emancipación de las garras del capitalismo”. El propio Mattei fue su primer secretario general.

A la huelga

Por lo general, el plantel de una panadería estaba conformado por el maestro de pala, el amasador, el ayudante, el estibador, el encargado de las máquinas y el repartidor y un par de peones. El 29 de enero de 1888 el sindicato anunció que, a raíz de la suba de alimentos y de los alquileres, los sueldos de los obreros habían quedado demasiado atrasados y, si no revertía esa situación, irían a la huelga.

A fin de enero, efectuaron el pedido formal a los patrones: exigían un aumento del 30% del sueldo, más un peso para la comida, ya que la que servían en el lugar de trabajo era de mala calidad; también reclamaban un kilo de pan por día, que se les pagase el salario por semana y dejar de trabajar de noche. Advirtieron que aguardarían una respuesta hasta el 31.

Los dueños de las panaderías -que en su mayoría habían empezado desde abajo como obreros- no quisieron saber nada e intentaron, sin suerte, hacer causa común.

El mediodía del lunes 31 comenzó la huelga. El intendente porteño Antonio Crespo ofreció a los dueños de las panaderías enviarles empleados municipales para hacer el pan y hasta se barajó la idea de traerlos de pueblos del interior.

Mientras tanto, los huelguistas juntaban dinero para su causa. Se haría común en las colectas anarquistas, generalmente para sostener huelgas o publicaciones, que los donantes figurasen en las listas de aportantes con seudónimos: “Muera mi patrón, $0,10”; “Para destruir $ 0,15” o “Uno que trabaja 16 horas $0,10”.

Como los patrones no lograron coincidencias para ofrecer un frente sólido a los reclamos de trabajadores que no daban el brazo a torcer, la medida de fuerza fue un éxito. A la semana, las panaderías fueron cediendo a las exigencias y los obreros volvieron a sus puestos y la ciudad volvió a tener pan.

Las facturas

El anarquismo es una doctrina filosófico-política basada en la supresión del estado y la exaltación de la libertad humana. Sostenida en la convivencia espontánea de los individuos, abogan por la supresión de la propiedad privada de los medios de producción y se ubican en la vereda de enfrente del estado, las leyes, la sociedad, la familia y la religión. “Ni dios ni amo”, predican.

Los obreros panaderos quisieron dejar un testimonio de su mensaje que perdurase en el tiempo, y no tuvieron mejor idea que hacerlo con lo que producían a diario: las facturas.

Así bautizaron las bolas de fraile, el sacramento y el suspiro de monja (en algunos lugares también se los conoció como “pedos de monja”) para mofarse de los curas y de las religiosas; el vigilante, para ridiculizar a la policía; los cañoncitos y las bombas de crema, por los militares; mientras que los sabrosos libritos eran una crítica a la educación que imponía el estado. Algunos sugieren que la forma particular de la cremona, invento que un italiano desarrolló en el país, está formada por la unión de la letra A de anarquismo.

Hasta el nombre de factura tendría una connotación propagandística. Involucra las producciones que hacen los panaderos. Del latín “facere”, que significa hacer, los anarquistas la impusieron para tomar conciencia sobre el valor del trabajo.

La que se salvó fue la medialuna, que tiene más de 300 años de historia y que nació de la lucha de los austríacos contra la dominación del imperio otomano. En parte fue una burla de los panaderos de aquel país, que reprodujeron en masa la medialuna de la bandera turca cuando éstos terminaron derrotados.

Malatesta regresó a Europa en 1889 y continuó su carrera de proselitismo anarquista hasta que con Benito Mussolini encontró la horma de su zapato. En el régimen fascista terminó sus días en un arresto domiciliario y falleció en 1932 sin imaginarse que en un lejano país de la América del Sur persiste una costumbre muy arraigada, que es la de tomar mate con facturas, que remite a sueños anarquistas de un mundo que ya no existe.

Adrián Pignatelli (publicado por Infobae.com el 04/08/2020)

Fuente https://www.infobae.com/sociedad/2020/08/04/canoncitos-bolas-de-fraile-y-vigilantes-los-mensajes-anarquistas-que-encierran-las-facturas/

Los zungreses en Argentina celebran a su patrona Virgen de las Nieves

Estamos próximos al 5 de agosto, fecha en que los zungreses residentes en Argentina y sus familias festejamos a nuestra patrona la Virgen de las Nieves. Este agosto 2020, nos tocó vivir un año muy particular, donde a causa de la pandemia que afecta al mundo entero, en Bs As la Virgen no tendrá su tradicional festejo. Por eso queríamos agradecer el espacio que nos da la editorial para homenajear a nuestra patrona, contándoles un poco de su historia. Como todos saben el título de Virgen de las Nieves se lo debe al milagro de la nevada del 5 de agosto en el Monte Esquilino, donde fue construido un templo en su honor, que hoy lleva el nombre de “Santa María la Mayor” en Roma. Pero pocos saben porque es patrona de Zungri, un pequeño pueblo ubicado en la provincia de Vibo Valentia – Calabria.

Se sabe que el pueblo venera a la Virgen de las Nieves desde aproximadamente el año 1.600, pero no hay registros de como el cuadro de la Virgen llega a ser el que da nombre a la Iglesia, hoy devenida en Santuario. Si hay muchas leyendas al respecto, la que cobra más fuerza – quizás por lo sucedido en Roma en el año 352 donde los esposos y el Papa Liverio encontraron nevado el lugar indicado en sueños por la Virgen para construir su templo–es la que relata que el actual cuadro de la Virgen de las Nieves fue encontrado en un matorral , cubierto por nieve y reflejado sobre él la luz de la luna, llevado a la iglesia parroquial del pueblo, durante la noche milagrosamente volvió a aquel matorral, quizás como señal que allí quería que se levante una iglesia en su nombre. Ese lugar nos es otro que donde hoy está el Santuario que lleva el nombre de Nuestra Señora de las Nieves.

La fe del pueblo es inmensurable, tal vez porque muchos son los milagros que se le atribuyen a la Virgen y que fueron mencionados expresamente en el pedido de Coronación realizado al Vaticano en el año 1914; podemos citar entre ellos:

  • En el año 1853 el párroco del momento, prohibió la realización de la fiesta de la Virgen y tomo la decisión de cerrar las puertas de la iglesia; todo esto provocó un gran revuelo entre la población, que en señal de protesta paso el día y la noche entera frente a la iglesia de rodillas rezando a viva vos, cuando de repente – ya entrada la noche- repentinamente se divisa a través de una pequeña ventana de la iglesia, un rayo de luz que seguidamente ilumino todo el interno de la misma. Grande fue la conmoción y el clamor de los habitantes que sorprendidos se dieron cuenta que sus ruegos no fueron en vano y que estaban frente a un milagro

  • También se relata que hace muchísimos años el pueblo campesino, atravesaba una gran sequía, la tierra era árida y no se podía trabajar. Fieles y devotos a María no dejaban de rezar, como la situación no mejoraba decidieron llevar el cuadro de la Virgen en procesión hasta los campos pidiendo su intersección al grito de “Madonna della Neve, acqua, acqua per carita” rápidamente el cuadro fue cubierto con una nube de la que comenzó una llovizna haciéndose cada vez más intensa al punto que los peregrinos tuvieron que buscar refugio para ellos y el cuadro porque la lluvia les impedía llevarlo nuevamente a la iglesia.

  • Era la madrugada del 8 de septiembre de 1905, cuando una anciana que acaba de irse a dormir ve en sueños a su hermana fallecida que le decía que se levantara y llamara al resto de la familia y se fueran de allí. Se despertó sobresaltada, sin entender lo que pasaba, en ese momento se le apareció la Virgen de las Nieves que le gritaba “Scappa…. Scappa” poco después a las 2:45 de la madrugada se desato un terremoto que se hizo sentir con gran fuerza destructora y ella y su familia gracias a la Virgen lograron salvarse.

Nosotros hoy confiando en la protección que la Virgen nos da y rezando con fe de saberla milagrosa, de que su amor no traiciona, su misericordia perdona y su esperanza no desilusiona, le pedimos que ilumine a los científicos para que esta pandemia llegue a su fin, que no desampare a los enfermos y sea para todos fuente de vida, guía y salvación.

Como decíamos al principio este agosto 2020, un año muy particular la Virgen de la Nieves no tendrá su tradicional festejo, pero nos pide que a cambio nos cuidemos para cuidar a los demás con el anhelo que pronto volvamos a reunirnos, que pronto volvamos a abrazarnos y que lo único que se contagie sea la FELICIDAD.

Comisión Virgen de las Nieves

De Venecia a Barcelona, cómo la nueva normalidad cambiará a los puntos más críticos del turismo mundial

Mientras algunos escenarios donde la pandemia emergió primero se activan, el turismo se encuentra en una etapa de urgente necesidad de retomar esquemas previos porque de ello depende, ya no sólo la industria en sí misma, sino la supervivencia que un mundo entrelazado a supuesto para todos.

Luego de un tiempo con la totalidad de la industria de viajes en suspenso y -aunque reiniciándose lentamente- sin horizonte concreto de cómo y cuándo el turismo volverá a la normalidad, una certeza aparece: ya no será el mismo mundo luego de esta pandemia. Y en esto, Brian Chesky, CEO de Airbnb, coincide. Para él, como resultado de la pandemia de coronavirus “el turismo nunca más volverá a ser igual”. “Es el fin del turismo como lo conocemos”, aseveró durante una entrevista con Deirdre Bosa en el canal de noticias estadounidense CNBC.

Hace apenas un año, las paredes en las calles de Barcelona lucían gigantescos graffitis con frases como: “Turistas váyanse a casa”. Ahora que se han ido, la ciudad, junto con otras que dependen en gran medida del comercio turístico, teme un colapso económico y está elaborando planes para atraer a los visitantes.

Pero la pandemia tiene a los alcaldes de algunas de las ciudades más visitadas del mundo, cantando la misma canción: el colapso de la industria de viajes causado por el virus ofrece una oportunidad única para que las ciudades plagadas de turismo de masas reconsideren su modelo de negocio.

“El impacto del coronavirus en la industria turística representa un punto de inflexión que plantea diferentes desafíos. Sobrevivir implica principalmente innovar en las propuestas que ofrecen todos los operadores turísticos para responder a las necesidades de los viajeros en esta nueva etapa. La nueva normalidad va a traer consigo nuevos cambios en las formas de abordar el negocio del turismo”, sostuvo consultada por Infobae Paula Cristi, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.

En diálogo con el diario británico The Guardian, Barbora Hrubá, de la agencia de turismo de Praga Prague City Tourism, dijo que la capital checa busca un “tipo diferente de visitante”. Mientras que Xavier Marcé, concejal de Barcelona responsable de turismo, aseguró: “No quiero más turistas, quiero más visitantes”. “Somos una ciudad en crisis y estamos tratando de hacer algo diferente”, indicó Paola Mar, su contraparte en Venecia.

“Queremos tener una economía de visitantes sostenible que no dañe la habitabilidad de nuestra ciudad”, dijo Heleen Jansen, coordinadora de comunicaciones corporativas de Amsterdam & Partners, una organización sin fines de lucro que asesora a Amsterdam sobre cómo comercializarse.

Sin embargo, las buenas intenciones son una cosa, las propuestas concretas, otra. Según Janet Sanz, teniente de alcalde de Barcelona, las ciudades que se han vuelto dependientes del turismo están pagando el precio por tener una economía monocultural y ahora el desafío es diversificar.

Es más fácil decirlo que hacerlo con la escala del turismo en estas ciudades. Tomemos de ejemplo a las siguientes ciudades europeas: Barcelona, que tiene una población de 1,6 millones, recibió 30 millones de visitantes en 2019; Venecia, 270,000 residentes, 25 millones de visitantes; Amsterdam, con 873,000 habitantes, recibió a 19 millones de turistas.

En Venecia, el turismo de masas en los últimos años se ha visto como una amenaza para la supervivencia de la ciudad, pero ahora el debate se ha centrado en cómo funcionará con menos visitantes. Si bien los turistas han regresado a la ciudad desde que se alivió el bloqueo del coronavirus, la mayoría viaja en automóvil desde Austria, Alemania, Francia y Bélgica, muchos hoteles permanecen cerrados y los que están abiertos solo tienen un 30% de su capacidad.

“Este es un momento de reflexión”, explicó MarSi bien la ciudad aún tiene que idear medidas audaces para administrar mejor el turismo en el futuro, se están produciendo algunos cambios más pequeños. “Los propietarios de propiedades que se alquilaron a turistas han firmado un acuerdo con el consejo y las universidades de Venecia para ahora alquilar a estudiantes. Eso es una buena señal”, expuso.

Como en Barcelona, gran parte de la antipatía de los venecianos hacia los turistas se ha centrado en los cruceros gigantes. Pero ninguna ciudad tiene jurisdicción sobre el puerto y cualquier forma de control tendrá que venir del gobierno central. “Ya no vivimos con miedo a que los monstruos se estrellen”, dijo Matteo Secchi, quien dirige el grupo activista, Venessia. “Pero siento por el personal de la terminal de cruceros que ahora está en casa. Estamos en contra de los grandes barcos y siempre hemos dicho que necesitamos una solución, pero los trabajadores deben estar protegidos“.

Con decenas de miles de empleos en juego, el dolor de cabeza para las ciudades esta en repensar el turismo sin causar desempleo masivo. ”Hay personas que piensan que la ciudad es magnífica como es, sin turistas”, advirtió Marcé. “Pero pueden cambiar su punto de vista cuando el estado deja de pagar el 80% de su salario en septiembre y el desempleo sube al 18%”.

Marcé cree que no se trata tanto de números como de distribución. Quiere alentar a los turistas a visitar otras partes de la ciudad y no solo los sitios tradicionales. Esta es una opinión compartida por Amsterdam, aunque reconoce que es difícil disuadir a los visitantes de congregarse en sitios icónicos. Octavi Bono, director general de turismo del gobierno catalán, está de acuerdo. “No queremos más o menos turismo, queremos un mejor turismo con una mejor distribución de turistas por temporada y por ubicación. Continuamos con un plan de marketing acordado“.

En un momento en que muchos residentes se deleitan en las calles, plazas y playas libres de turistas, parece extraño que tanto Amsterdam como Barcelona los exhorten a “redescubrir” la ciudad. Da la impresión de que los ciudadanos abandonaron la ciudad cuando de hecho sienten que han sido expulsados de ella.

“La nueva normalidad va a traer consigo nuevos cambios en las formas de abordar el negocio del turismo. Con el nuevo escenario global que se nos presenta, tenemos la oportunidad de potenciar el viaje interno y regional. Por eso estamos con el foco puesto en fomentar el turismo interno en cada uno de los países y trabajar con las entidades correspondientes para desarrollar destinos particulares y de esta manera acompañar la dinamización de las economías regionales. Vemos que hay una oportunidad de crecimiento en consonancia con los nuevos hábitos de los viajeros que privilegian los destinos cercanos”, añadió Cristi.

Para Josian Chevallier, uno de los fundadores del metabuscador de vuelos y hoteles Viajala, “van a haber cambios coyunturales”. “Habrá una consecuencia económica directa cuando la pandemia pase. Además, muchas rutas que no tengan tanta demanda y rentabilidad van a desaparecer, lo que impacta de manera directa en el precio de las que quedan”.

“Entendemos que pasará un tiempo hasta que se recuperen los niveles de viajes previos al COVID, y que la recuperación se dará de forma desigual en los distintos países, influenciada a su vez por las políticas de cada gobierno”, aseveró en diálogo con Infobae Luiz Cegato, experto de la agencia de reservas de viaje Booking.com.

Y continuó: “Creemos que cuando se liberen las restricciones de viajes, las personas optarán por destinos domésticos, más cercanos a sus hogares. Es importante señalar que los destinos nacionales están más presentes en las listas de los deseos de viajes de los argentinos hechas en nuestra plataforma este año, comparando con el año pasado: en 2020, la proporción de listas de deseos de viajeros argentinos enfocados en destinos nacionales es del 45%. Mientras que en 2019, esta cifra fue del 30%”.

Esto puede incluir localidades menos conocidas, pero que aun presentan buenas atracciones para armar un buen plan de viaje, este tipo de lugares se vuelven protagonistas ya que no se los caracteriza por tener aglomeraciones de personas y exceso de turismo. A fines del 2019, un estudio de Booking.com señaló que un 52% de los viajeros argentinos querían participar en la reducción del turismo excesivo. Asimismo, dentro de las tendencias de viaje que pronosticaron para el 2020 y que se sostienen luego de la conocida situación, es la preferencia de los argentinos sobre la segunda ciudad y que un 54% cambiaría su destino original por otro menos conocido, pero similar, si supieran que así provocarían un menor efecto sobre el medioambiente.

Otro punto ya señalado por este estudio y que tendrá importancia para los próximos meses, es que el acto de viajar a partir de ahora refleja un sentido más calmo y con la necesidad de satisfacer el descanso y la desconexión. A la hora de pensar en lugares más cercanos, mas tranquilos, también se piensa en las economías regionales y es por esto, que el 37% de los argentinos piensa hacer un esfuerzo consciente para elegir un destino no solo por su belleza, sino también para contribuir a la economía de una comunidad local que esté recuperándose de alguna crisis.

Mientras tanto, nadie espera que los viajes se recuperen significativamente este año, por lo que por ahora es cuestión de esperar y ver. “El turismo será completamente diferente”, dijo Marcé. “No todos viajarán como solían hacerlo. Y aquellos que viajan pueden querer hacerlo de una manera más tranquila, tal vez verán menos pero disfrutarán más la experiencia”.

Belén Filgueira (publicado por Infobae.com el 01/08/2020)

Fuente https://www.infobae.com/turismo/2020/08/01/de-venecia-a-barcelona-como-la-nueva-normalidad-cambiara-a-los-puntos-mas-criticos-del-turismo-mundial/

Cenicientas de la pandemia: cinco historias de logros impensados

Uno de los rasgos más irónicos del coronavirus es que hace temblar a los grandes gigantes de la economía y la geopolítica global: Estados Unidos, China, Italia, India, Brasil, Rusia, mientras que naciones más pequeñas y plagadas de desventajas estructurales salen airosas, por ahora, en la contienda con el Covid-19 y con la debacle sanitaria y económica.

Las cenicientas de la pandemia no son solo países. Los éxitos que parecían improbables pueden llegar de la mano ciencia y de drogas accesibles de eficacia sorpresiva o de acuerdos que, de tan frágiles, se mostraban imposibles y peligrosos.

Esas historias de logros impensados le muestran a este mundo tan incierto y cambiante de la mayor pandemia en 100 años que los avances pueden alcanzarse no solo con recursos, sino también con creatividad, decisión política, cohesión social y voluntad.

Ruanda: menos es más, la estrategia integral de testeo

Como muchas naciones africanas, Ruanda estuvo dominada por la pobreza y la violencia durante décadas. Sin embargo, su historia reciente es particularmente más escalofriante que la de sus vecinos y una de las más dolorosas del mundo de fines del siglo XX.

En 1994, el odio ancestral entre tutsis y hutus derivó en un genocidio que diezmó prácticamente el país del centro de África. Entonces en el gobierno, los primeros emprendieron una matanza contra los segundos que dejó un millón de muertos en poco más de tres meses. La intervención de milicias tutsis y luego de la ONU hizo que la violencia cediera y que Ruanda empezara una lenta reconstrucción.

La calma y el orden llegaron con los años de la mano del gobierno de sesgo autoritario del presidente Paul Kagame; la violencia se fue pero la pobreza permaneció. Pese a ser una especie de “estrella ascendente” de África, el país tiene un PBI per cápita de 780 dólares, 15 menos que la Argentina. Por eso, la irrupción del virus, en marzo pasado, supuso un desafío doble: detener el avance de virus y hacerlo con escasísimos recursos, incluso menos que países golpeados por la recesión, como el nuestro.

También como muchas otras naciones africanas, Ruanda ya tuvo encontronazos con otros virus, en especial el VIH. Esa experiencia no solo le permitió tener conciencia de los peligros de la circulación del virus, sino también cierta capacidad instalada, traducida, en especial, en laboratorios para procesar rápidamente los tests realizados.

La estrategia contra la pandemia de Ruanda aprovechó esa capacidad y le sumó un plan de testeo que, junto con una cuarentena de poco menos de dos meses, resultó determinante para los increíbles números totales que el país tiene por ahora. Tiene 1994 contagios y cinco muertes entre los casi 13 millones de habitantes de un país que está mucho más densamente poblado -rasgo que potencia el virus- que naciones a las que les fue peor.

Con un costo de entre 50 y 100 dólares por test, el gobierno usó la creatividad para compensar la falta de recursos económicos y apeló a una estrategia integral de testeo que incluyó pruebas focalizadas en lugares de riesgo como bancos, mercados u asilos y exámenes al azar en la calle y el transporte público. Esas muestras se analizaron luego por el método de “pool testing” para ahorrar en costos, detectar más fácilmente a los asintomáticos, acelerar los tiempos de procesamiento y evitar el colapso de laboratorios. Así, con costos solventados totalmente por el Estado, Ruanda alcanzó niveles de testeo inhabituales para África (20.000 por millón de habitantes, más que la Argentina) y examinó a más de 250.000 personas de manera rápida, lo que le permitió, a su vez, aceitar el rastreo y aislamiento de los contactos en centros especiales.

Grecia, reapertura que resiste y atrae

Tal es su inesperado éxito sanitario que Ruanda es hoy uno de los pocos países cuyos habitantes tienen la entrada libre a Europa, junto con naciones más desarrolladas como Australia, Nueva Zelanda, Japón o Uruguay.

Allí pueden viajar a otra de las naciones para las cuales la pandemia supuso el doble desafío de detener el virus y hacerlo con pocos recursos y un sistema de salud deteriorado por una crisis que desde 2009 en adelante se comió un 25% de la economía local y dejó al país dividido y convulsionado.

¿Quién hubiera dicho, al comenzar el año, que Grecia sería una verdadera Cenicienta europea, la nación cuyo colapso casi arrastra a la economía del bloque pero que hoy muestra algunos de los números más sorprendentes y luminosos de la pandemia? Con 10,5 millones de habitantes, Grecia tiene un total de 4500 contagios y 206 muertos; la mortalidad es de 5,6%, mucho menor que las de las potencias europeas como Francia, Gran Bretaña o Italia.

La estrategia de Grecia no fue muy diferente de la del resto del continente: cuarentena del 13 de marzo al 4 de mayo; duplicación de la capacidad hospitalaria, sobre todo las unidades de terapia intensiva; extremo cuidado de los mayores de 65 (el 22% de la población) y de los campos de refugiados desplegados en las islas. Todo enmarcado por una precisa estrategia de testeo intensivo y focalizado que evitó que la circulación fuera exponencial como en otras naciones europeas.

El logro, sin embargo, estuvo en los propios griegos, que dejaron atrás las divisiones de la crisis y se alinearon contra la pandemia. Hoy llevan ese resultado como una bandera. “Fue un éxito colectivo, hacía mucho que los griegos no estaban orgullosos del país como ahora. Volvieron además a confiar en el Estado”, dijo el premier Kiriakos Mitsokakis, recientemente.

Ese éxito fue un shock de autoestima y una sanación para viejas heridas que le permitió al país mirar con confianza hacia adelante para emprender otra batalla, especialmente crítica y necesaria para su país: la de la apertura económica y la de la preparación para un repunte de contagios en el invierno.

La reapertura es sinónimo en Grecia de turismo, el sector más afectado por la pandemia en el mundo. De allí, de las 30 millones de personas que visitaban el país anualmente, proviene el 18% del PBI nacional y el 20% de los empleos; rehabilitarlo era empezar a fortalecer la debilitada salud económica. Y así lo hizo el país.

El 15 de junio los turistas volvieron, por aire o por tierra, a Grecia y este fin de semana lo harán por mar, en cruceros. ¿Es fácil y abierta la llegada? No, los viajeros deben llenar varios formularios e incluso presentar certificados de tests negativos en caso de provenir de determinados países (Croacia, Bulgaria, Rumania, con picos hoy). El gobierno complementa esa política con testeos intensos en los puertos de entradas; con protocolos exigentes y estrictos en hoteles, restaurantes y playas y con cuarentenas focalizadas en barrios o ciudades con brotes.

La administración de Mitsokakis apuesta también a que el “comportamiento ejemplar” de los griegos sirva para disuadir a los turistas de todos aquellos hábitos que desparraman el virus, como los amontonamientos en lugares cerrados o las fiestas clandestinas, eventos que hacen estragos en otros rincones europeos.

Por ahora, la estrategia funciona sin presionar excesivamente la curva de contagios: el R0 pasó de 0,3 a comienzos de julio a 0,4 hoy, señal de que el coronavirus sigue bajo control. Claro que tampoco llegaron millones de turistas, su arribo es gradual y cauteloso. Los europeos siguen con miedo a viajar en plena pandemia, pero Grecia es el lugar más buscado por quienes desafían la pandemia y sus efectos. La competencia, principalmente España, Italia y Francia, empieza a temblar ante la aceleración del aumento de casos y los viajeros optan por el escenario que pocos hubiesen dicho sería el más seguro del verano de la pandemia: Grecia y sus islas.

Unión Europea, el plan de estímulo que nadie esperaba

Para su reconstrucción y para la preparación para otras pandemias, la economía griega recibirá en los próximos tres años unos 82.000 millones de dólares, algo así como el 30% de su PBI. Provendrán del flamante fondo de recuperación de la Unión Europea, unos 850.000 millones de dólares en subsidios y préstamos y la Cenicienta de los planes de estímulo con los que todos los gobiernos del mundo buscan sostener sus economías ante la demoledora parálisis a las que la somete la pandemia.

A juzgar por los recursos de la UE, la segunda economía si se toma el conjunto del bloque, ese plan no tiene nada de Cenicienta; es apenas el 5% de su PBI (15,53 billones de dólares). Otros gobiernos, desde el norteamericano al canadiense o al peruano, dedicaron proporciones mayores. Pero la condición de imprevisible no viene de su tamaño sino de las pocas posibilidades de que existían de que los divididos miembros de la UE llegaran un acuerdo para rescatar a las economías más vapuleadas por el virus.

Golpeado ya por el tortuoso proceso del Brexit y por el auge de los nacionalismos, el bloque entró en la pandemia debilitado y lleno de divisiones, tanto que algunos pronosticaron que el virus provocaría su agonía final.

Esas grietas se potenciaron en abril y mayo, cuando los miembros empezaron a idear un fondo que complementara los planes de estímulo que cada nación había aplicado; los “frugales” del norte, encabezados por los Países Bajos, se plantaron ante el reclamo de ayuda de los “dilapidadores” del sur, conducidos por Italia y España. La determinación de Macron y Merkel de superar las diferencias y asegurar la supervivencia de la UE ayudó a llegar al acuerdo en una de las cumbres más largas y decisivas de la historia del bloque.

Los países más afectados recibirán subsidios por 430.000 millones de euros y préstamos por 420.000 millones, bajo la condición de reformas estructurales. El acuerdo fue festejado como un hito que le da nueva vida a la UE y, fundamentalmente, refuerza -como el éxito sanitario hizo en Grecia- la autoestima para pararse con pie sólido en un mundo dominado por la guerra fría entre China y Estados Unidos.

La economía que más crecerá no es la más poderosa

China, Estados Unidos y la Unión Europea son las tres economías más poderosas del mundo. Ninguna estará este año entre las que más crecerá. Estados Unidos y la UE, de hecho, se contraerán como nunca lo hicieron antes en la historia reciente; el primero más de un 6% y la segunda, un 10%.

Esos son por ahora los pronósticos. Pero, entre otras cosas, está pandemia obligó a organismos internacionales, autoridades económicas y agencias calificadoras a actualizar, como nunca, varias veces sus proyecciones en lo que va del año. Siempre lo hicieron a la baja, condicionados por un virus que se empecina en reaparecer cuando parecía desvanecido -como en Europa- y en apagar el ánimo consumidor y el envión productivo de los países y los flujos comerciales globales.

China, para no perder la costumbre, sí crecerá, pero lo hará casi imperceptiblemente, un 1%, un número que es el más bajo en décadas y traducido a las tasas chinas es equivalente, prácticamente, a una recesión.

La única región que crecerá este año, sin embargo, es la que China potencia de cerca con todo su vigor económico, Asia. Allí, varios países lograron controlar, con mayor o menor eficacia, el virus; van desde Corea del Sur y Singapur hasta Malasia y Tailandia. Pero el país que más avanzará este año no está entre esas potencias económicas.

Con un PBI per cápita de 2500 dólares (casi un quinto del argentino), Vietnam está, por lo contrario, entre las naciones más pobres de Asia. Y sin embargo, crecerá un 2,8% en 2020, según el FMI. ¿Cómo hace un país con una historia reciente de guerras, autoritarismo y pobreza para sostener la cabeza por encima el agua?

Una estrategia sanitaria sólida y efectiva es una de las primeras explicaciones. Dos patas sostienen esa política: por un lado, Vietnam tuvo su encontronazo ya con el SARS, experiencia que lo preparó para lidiar con otras epidemias; por otro lado, el testeo de Vietnam también marcó diferencia: es el país que más testea por caso confirmado, lo que le permite trazar un mapa preciso de la trayectoria del virus. Los números de la pandemia hablan de la eficacia de esa estrategia: solo unos 600 contagios y dos muertes (la segunda ayer, después de 95 días sin muertes).

La estrategia económica se insinúa por ahora igual de eficaz que la sanitaria. La economía de Vietnam se multiplicó por 10 en los últimos años gracias a un crecimiento sistemático que no conoció ni pausas ni retrocesos. Ese avance parece tampoco detenerse con la pandemia: confiado en el poder de su demanda interna, el gobierno cree incluso que el país crecerá este año hasta un 5%

El as en la manga de la medicina y la ciencia

A diferencia de Vietnam, la enorme mayoría de países se contraerá ese año y espera y hace fuerza por la vacuna que nos inmunice contra el Covid-19 como antídoto para una recesión también en 2012. Mientras la ciencia se desvive por dar con esa vacuna, los tratamientos médicos avanzan y empiezan a plantarle cara al virus al punto de que las tasas de mortalidad comienzan a bajar en los países con rebrotes no solo porque estos tienen como protagonistas a los más jóvenes, sino también porque en los hospitales donde se da la batalla las terapias son más eficaces.

Precisamente a mitad de año, cuando el planeta se esperanzaba con las pruebas de buenos resultados de la remdesivir, el mayor logro no vino de la mano de -como era de esperar- un antiviral, sino de un corticoide antiinflamatorio.

“La dexametasona es la primera droga que mejora la supervivencia al Covid-19. El beneficio para la supervivencia es claro y amplio en aquellos pacientes que están tan enfermos que necesitan tratamiento de oxígeno, por lo que la dexametasona debería transformarse el cuidado estándar para estos pacientes. La droga es barata, accesible, y puede ser usada de forma inmediata para salvar vidas”, dijo Peter Horby, el especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Oxford que condujo los ensayos sobre el medicamento, en Gran Bretaña.

Horby dirigió las pruebas de Recovery, la mayor prueba clínica sobre el coronavirus, que examinó el impacto de la droga en 2014 personas, que tomaron seis miligramos diarios de dexametasona durante 10 días. Al compararlo con un grupo de control de más de 4000 pacientes, a los que se les administró el cuidado habitual, el estudio descubrió que la dexametasona redujo la mortalidad en un tercio entre los pacientes con respirador y en un quinto con los enfermos que recibían oxígeno.

Los usos de la dexametasona son extendidos y para condiciones frecuentes, como la artritis, reacciones alérgicas o asma, entre otros; se emplea incluso para en la alta montaña aliviar rápidamente los síntomas del mal de la altitud y prevenir edemas. De allí, el entusiasmo de la ciencia al revelar la efectividad de la droga en los estados más avanzados del Covid-19. Al ser tan amplio su uso, su costo es accesible, muy lejos de los entre 2000 y 3000 dólares que salen cinco días de tratamiento con Remdesivir, el antiviral aprobado en Estados Unidos y otros países porque mostró, en los ensayos, señales de reducir la estadía en las terapias intensivas de los pacientes graves.

Inés Capdevila(publicado por La Nación el 31/07/2020)
Fuente https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/cenicientas-pandemia-cinco-historias-logros-impensados-nid2409652
Ir Arriba