Monthly archive

mayo 2020 - page 2

Cuándo y cómo volverán a volar las aerolíneas en el mundo y en América Latina

Si hay algo que se puede afirmar es que después de la pandemia de covid-19 la industria del transporte aéreo ya no será la misma. Lo que está atravesando este sector, con gran parte del mundo confinado debido al coronavirus , es totalmente distinto a cualquier crisis que ha enfrentado.

Y tal como declaró Alexandre de Juniac, presidente ejecutivo de IATA, la Asociacion Internacional de Transporte Aéreo, “el impacto ha sido mucho más severo que cualquier otra cosa que hayamos experimentado”.

La pregunta que ahora se plantea es cómo y cuánto tendrá que cambiar el transporte aéreo como resultado de esta pandemia.

Desde que comenzó el confinamiento global el número de vuelos diarios cayó casi 90% en algunas regiones y casi todo el tráfico de pasajeros está suspendido.

En América Latina, cuyos aeropuertos y aerolíneas emplean a unas 430.000 personas, “el tráfico aéreo prácticamente ha desaparecido”, le dijo a BBC Mundo Rafael Echevarne, director de la división para América Latina y el Caribe del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI-LAC).

“En la última semana de marzo hubo una reducción del tráfico aéreo de 90%. Y si se excluye a Brasil, México y Chile, que son los únicos países con alguna actividad de vuelos domésticos, la caída fue del 97%.

ACI estima que durante el primer trimestre de 2020 los aeropuertos de la región perdieron 40 millones de pasajeros y dejaron de ingresar más de US$700 millones.

La industria está intentando sobrevivir. Alrededor del mundo varias aerolíneas ya anunciaron recortes en sus plantillas y miles de puestos de trabajo están en riesgo.

Desafíos de logística

La atención ahora comienza a centrarse en el futuro y en cómo las líneas aéreas esperan regresar gradualmente a algún tipo de normalidad.

Y tal como explica el corresponsal de negocios de la BBC, Theo Leggett, hay varios desafíos obvios de logística.

“Se necesita preparar los aviones para volver a volar y los aeropuertos para recibirlos. También será necesario volver a programar los horarios de vuelo y del personal disponible”, dice.

Actualmente hay unos 17.000 aviones estacionados en aeropuertos en el mundo, lo que representa un 60% de la flota global, según la consultora Ascend by Cirium.

Como explica Rafael Echevarne, aún estacionados, estos aviones requieren mantenimiento regular. “Tener un avión parado en un aeropuerto no es sencillo. Primero hay que buscar un lugar para el avión, y esto ya es un gran problema por el tipo de asfalto y tipo de superficie en la cual tiene que estar”, dice el director del ACI-LAC.

“Mantener los aviones parados significa también un reto desde el punto de vista del mantenimiento de los motores, los sistemas hidráulicos, etc.”.

Algunos de estos aviones se han mantenido listos para volar de inmediato. Otros han estado realizando vuelos de carga o repatriaciones.

Pero muchos de los aviones estacionados necesitarán una preparación de al menos una semana para volver a volar y necesitarán obtener certificados para verificar nuevamente que cumplen los estándares de seguridad.

Lo más probable, sin embargo, es que no se necesitarán todos estos aviones porque cuando reinicien sus actividades las aerolíneas comenzarán a operar un número limitado de vuelos. Y aquí es donde va a surgir el primer gran desafío: a qué países se podrá volar y a cuáles no.

Restricciones

Muchos países han introducido restricciones de viajes. Argentina, por ejemplo, suspendió sus vuelos hasta septiembre, y no se sabe cuándo serán retiradas esas restricciones.

En algunos países de la región, dice el director del Consejo Internacional de Aeropuertos, ya se empiezan a mencionar fechas.

“Panamá, por ejemplo, ha dicho que reiniciará operaciones en junio, y Latam en Chile dijo que empezará a volar en mayo algunos vuelos a Miami, y también están volando dentro del país. O sea ya se están dando unos primeros pasos para reiniciar la actividad, pero obviamente todo dependerá de cada país”, le dice Echevarne a BBC Mundo.

Es por eso que las organizaciones como el ACI y la IATA están coordinando un “plan global de reinicio de vuelos”.

El presidente de la IATA, Alexandre de Juniac, le dijo a la BBC que es probable que haya restricciones en los viajes hasta mediados o incluso fines de 2020.

De Juniac cree que después de que algunos países comiencen a operar rutas domésticas, habrá vuelos internacionales de corto trayecto. Y posteriormente seguirán los vuelos intercontinentales. Aunque agrega: “Ese es un punto que aún no hemos resuelto”.

Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo, están planeando una “burbuja de viajes” o corredor seguro que permitirá el flujo de personas entre los dos países vecinos en medio de la pandemia.

Cómo volar

Pero después de que se resuelva el cúando volar, surgirá la pregunta de cómo volar. Quizás el asunto que está provocando el mayor dolor de cabeza a los expertos es cómo mantener el distanciamiento social en un avión o en un aeropuerto.

“En efecto, ese es uno de los grandes retos”, expresa Rafael Echevarne. “Lo que sabemos es que no va a ser igual que antes”.

“En estos momentos estamos diseñando protocolos con las compañías aéreas que van desde la protección de los trabajadores con equipos de protección personal hasta la limitación del aforo a los aeropuertos, salas de embarque, etc.”, señala.

Lo que se está estudiando, agrega, “es el uso obligatorio de mascarillas, distanciamiento entre los pasajeros, cómo se van a hacer los cacheos de seguridad sin necesidad de tocar al pasajero, el uso de tecnologías para evitar tocar a personas e instrumentos, de tecnologías de reconocimiento facial, etc.”.

“Son protocolos para poder dar confianza a los pasajeros de que viajar por avión va a ser seguro”, le dice a BBC Mundo.

Caos en los principales aeropuertos de EE.UU. por los controles médicos a los pasajeros que llegan de Europa por el coronavirus

Distancia en aeropuertos

Entre las medidas que se están estudiando está limitar la admisión a los aeropuertos para que sólo entre la persona que va a volar. Y dentro del aeropuerto establecer marcas en el suelo para mantener las distancias.

Pero como explica el experto de la ACI, esto significaría filas mucho más largas en los aeropuertos y una reducción enorme en el volumen de actividad.

John Holland-Kaye, director del aeropuerto de Heathrow, el más concurrido de Europa, descartó la idea del distanciamiento social en aeropuertos como algo que es “físicamente imposible”.

Holland-Kaye le dijo a la BBC que los aeropuertos deberán introducir medidas como revisiones sanitarias en las terminales para medir la temperatura corporal.

Pero esta medida ha sido rechazada por expertos porque se ha visto que algunas personas contagiadas con el coronavirus pueden no mostrar síntomas.

Varias aerolíneas en Estados Unidos ya comenzaron a implementar medidas de seguridad para sus pasajeros y tripulaciones.

Delta Airlines, American Airlines y United Airlines indicaron que todos sus pasajeros y tripulación deberán usar mascarillas en las terminales y dentro de los aviones. Pero no todas las compañías aéreas requieren que sus pasajeros se cubran la cara.

Tal como señala el presidente de la IATA, es necesario que cualquier medida que se introduzca sea implementada de forma coordinada alrededor del mundo para evitar caos y confusión.

“Necesitamos evitar el tipo de situación que siguió al 11 de septiembre”, señala de Juniac en referencia a los atentados de 2001 en Nueva York.

Y otra medida, que sugirió el gobierno británico, es el establecimiento de cuarentenas de 14 días para los pasajeros que lleguen de otros países.

Las aerolíneas reaccionaron airadas indicando que una medida así “mataría de inmediato al transporte aéreo”.

Aviones semiocupados

Los aviones también podrían cambiar. Lufthansa, la principal línea alemana, ya está operando vuelos con los asientos centrales sin ocupar para permitir cierto grado de distanciamiento entre pasajeros.

EasyJet, la línea de bajo costo británica, indicó que también tomará esa medida cuando reanude sus vuelos.

Con los asientos centrales desocupados, un avión iría a 65% de su capacidad. Como medida de corto plazo, esto podría ayudar a que los pasajeros vuelvan a volar con más confianza. Pero a largo plazo, dice Alexandre de Juniac, “esto ciertamente cambiaría la forma como la industria opera”.

Y además significaría un incremento significativo en el precio de los pasajes. “Es pura lógica comercial”, le dice Rafael Echevarne a BBC Mundo.

“Si no puedes poner tantos pasajeros en el avión de alguna manera tienes que cubrir los costos de operar. Ese es el gran reto: cómo podemos estimular la vuelta del trasporte aéreo sin tantos pasajeros como antes”, indica.

En efecto volver a poner los aviones en el aire podría ser la parte más sencilla. Encontrar pasajeros para volar en ellos quizás sea mucho más difícil. Lo único cierto es que volar no volverá a ser lo mismo.

Fuente https://www.lanacion.com.ar/economia/cuando-como-volveran-volar-aerolineas-mundo-america-nid2362188

Una vacuna desarrollada en Italia generó anticuerpos capaces de neutralizar el coronavirus

Por primera vez en el mundo, una potencial vacuna contra el nuevo coronavirus pudo generar anticuerpos capaces de neutralizar el SARS-Cov-2 en las células humanas. La vacuna italiana se demostró eficaz en los ratones, y los ensayos en humanos comenzarán después del verano, según informó el jefe del laboratorio que lleva adelante la investigación junto con el instituto de virología Spallanzani de Roma.

“Los resultados obtenidos hasta la fecha son alentadores y superan con creces las expectativas: después de una sola vacuna, los ratones desarrollaron anticuerpos que pueden bloquear la infección del virus SARS-CoV-2 en las células humanas”, dijo Luigi Aurisicchio, CEO del laboratorio Takis, una compañía de biotecnología que ha estado investigando durante años las vacunas genéticas, un tipo de medicina personalizada especialmente dirigida a pacientes con cáncer.

La prueba fue posible gracias a la experiencia del Instituto Spallanzani, el centro de virología más importante del país, que, después de aislar el virus, estableció un método para verificar la eficacia de las vacunas y de las moléculas sobre el virus.

“Habíamos desarrollado cinco vacunas candidatas contra el virus SARS-Cov-2 que, en pruebas en ratones, mostraron una fuerte inmunogenicidad, con una buena respuesta de anticuerpos”, agregó. “El ensayo de Spallanzani nos permitió identificar las dos que dan una mejor respuesta: no es tanto la cantidad de anticuerpos, sino la calidad lo que puede neutralizar bien la región clave de la proteína Spike”, el arpón que el virus utiliza para penetrar las células.

Las potenciales vacunas de Takis contienen solo un fragmento de ADN y se basan en la proteína Spike, utilizando una tecnología llamada electroporación: la inyección en el músculo es seguida por un impulso eléctrico muy corto que aumenta la eficacia de la vacuna en sí.

La investigación de Takis es la experimentación más avanzada de una potencial vacuna elaborada en Italia, uno de los países más golpeados por la pandemia en el mundo.

Por eso, la empresa se mostró confiada que su vacuna “se pruebe en Italia y esté disponible para todos”. Para hacer esto, señaló, “necesitamos el apoyo de instituciones y socios para ayudarnos a acelerar el proceso: esto no es una carrera y juntos podemos ganar contra el coronavirus”. El laboratorio colabora en el desarrollo con LineaRx, una empresa estadounidense.

Un centenar de trabajos de investigación están en marcha en todo el mundo para encontrar una vacuna, la única vía posible para poder volver a la “normalidad”, según la ONU.

Científicos en el Reino Unido, en Estados Unidos y en China ya han comenzado las pruebas en humanos.

El jueves, el laboratorio farmacéutico británico AstraZeneca anunció una colaboración con la Universidad de Oxford, según la cual la farmacéutica fabricará y distribuirá en todo el mundo la vacuna contra el nuevo coronavirus en la que está trabajando la universidad.

Por su parte, el presidente Donald Trump dijo el domingo que Estados Unidos tendrá una vacuna contra el coronavirus antes de que acabe el año.

Asimismo, los líderes europeos mostraron su apoyo a una iniciativa de Bruselas para recaudar 7.500 millones de euros (8.300 millones de dólares) para encontrar una vacuna contra el nuevo coronavirus.

publicado por Infobae.com el 04/05/2020

Recuperable de https://www.infobae.com/america/mundo/2020/05/04/una-vacuna-desarrollada-en-italia-genero-anticuerpos-capaces-de-neutralizar-el-coronavirus/?fbclid=IwAR29oLZQwN0SEH1vv-c0zchq2yIF6-MFSSsrMu7VIiFzC4wLHPOA_5pWctI

Adiós a la inmunidad de rebaño: Gran Bretaña superó a Italia y es el país con más muertos de Europa

La expansión del coronavirus en Gran Bretaña avanzó con fuerza y lo convirtió en el territorio con mayor número de muertes en Europa a causa del Covid-19, superando así a Italia y al resto de los países del continente más golpeado por la pandemia.

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS por sus siglas en inglés) dijo que se registraron 29.648 muertes en Inglaterra y Gales antes del 2 de mayo por Covid-19. A estas cifras se suman los decesos en Escocia e Irlanda del Norte, que eleva el número de fallecimientos en toda Gran Bretaña a 32.313 , según cálculos de Reuters. Esta cifra supera ampliamente el número de muertos en Italia, que es de 29.029, que hasta ahora era el país más afectado de Europa.

Si bien las últimas cifras del ONS correspondientes a la semana del 24 de abril reportaron 21.997 muertes, esto es, que hubo 11.539 más que el promedio de esa semana; si se tiene en cuenta el total de fallecimientos semanales hubo una reducción de 354 muertes . Esta fue la primera disminución en las muertes semanales desde el inicio del brote y confirma que el Reino Unido superó el pico de infecciones, según consignó el diario británico The Guardian .

Las cifras también muestran que las muertes totales en geriátricos fueron aumentaron en 595 casos más altas que la semana anterior, con 7911 casos en total; mientras que las muertes hospitalarias bajaron en 1191 casos, con un total del 8243 decesos.

La subdirectora de Labour, Angela Rayner, escribió en su cuenta de Twitter que las cifras de hogares de ancianos mostraron que no tenía “sentido” hablar de haber pasado la cima del brote, como Boris Johnson afirmó la semana pasada.

Gran Bretaña comenzará a tomar algunas medidas para llevar adelante un desconfinamiento progresivo que podría anunciar el domingo el primer ministro británico, Boris Johnson, quien estuvo gravemente enfermo de Covid-19 y fue hospitalizado.

El gobierno británico, que fue muy duramente criticado por su estrategia inicial contra el coronavirus, por considerarla laxa, pero luego el premier decretó el 23 de marzo un confinamiento que después fue prolongado hasta el 7 de mayo , fecha en que debe ser revaluado. Johnson prometió que esta semana presentaría una “hoja de ruta” para un progresivo desconfinamiento

Sin embargo, según la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon es “muy probable que el jueves les pida que sigan respetando el confinamiento más tiempo”. Según Sturgeon, “los números de personas infectadas y la importante tasa de reproducción continúan siendo demasiado altos para hacer cualquier cambio significativo”.

Un vocero de Downing Street explicó que el gobierno “está obligado a hacer una revisión” el jueves, pero que no hay aún una fecha fija para el anuncio de la relajación de medidas. En un vídeo difundido el lunes en Twitter, el primer ministro reiteró que “solo podremos pasar a la segunda fase de este conflicto” cuando “estemos convencidos de que cualquier modificación de las medidas actuales no corre el riesgo que provocar un segundo pico de infecciones “.

publicado por La Nación el 05/05/2020

Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/reino-unido-supero-italia-es-pais-mas-nid2361642?fbclid=IwAR2Xt6_QmEiyr6NPyIoIAXUyPFGTMY2RkFP-9fRHWb5vQPKbjy43uBDEZss

“Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa”, el retrato más famoso de Jan van Eyck

Sin dudas, el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa es el cuadro más famoso del pintor flamenco Jan van Eyck.

Jan van Eyck y su hermano Hubert pertenecen a lo que la historia del arte llamó Primitivos flamencos, una escuela que comienza con ellos y se extiende hasta Pieter Bruegel el Viejo (mediados del siglo XVI). Aunque en realidad, si bien lo primitivo refiere a lo temporal, no le hace para nada de justicia. Leonardo da Vinci y toda la escuela veneciana tomó la técnica de los van Eyck, pero ellos son el Renacimiento, que está asociado a un estadío superior del arte. Lo que no es para nada cierto.

Esta obra ha generado a lo largo de la historia un sinfín de teorías con respecto a qué estaba sucediendo allí. Los retratados son Giovanni de Arrigo Arnolfini, un rico comerciante genovés afincado en Brujas, Bélgica, alrededor de 1421. A su lado está Jeanne o Giovanna Cenami, quien procedía de una acaudalada familia italiana que vivía en París.

Su matrimonio arreglado no prosperó, por lo menos como esperaban, ya que no tuvieron hijos y, años después, Arnolfini fue llevado a los tribunales por una amante despechada que buscaba compensación.

Hasta la actualidad, se discute qué es lo que la imagen representa. Por mucho tiempo, se creyó que era la celebración secreta del matrimonio. El punto central de esta tesis es que no se realiza en una iglesia, aunque sí aparecen -en el espejo del fondo- las figuras de un clérigo y el propio pintor, que actúa como testigo, y que, con su firma, no sólo reclama la autoría del cuadro, sino que testifica la celebración del sacramento.

Estudios posteriores de la National Gallery de Londres, con radiografías y rayos infrarrojos, revelaron que la mayoría de los objetos se colocaron luego de pintar las figuras. Por lo que cada uno de ellos está allí por un motivo especial, tienen un simbolismo o un significado.

Entre los lujos representado se encuentran las naranjas, importadas del sur, lo que simboliza la riqueza de la familia; una cama que se relaciona a la realeza y la nobleza; la alfombra procedente de Anatolia, otra muestra de su fortuna y posición. Entre los simbolismos están los zuecos, que revelan el vínculo con el suelo sagrado del hogar y también son señal de que se estaba celebrando una ceremonia religiosa (en aquel tiempo se creía que pisar el suelo descalzo aseguraba la fertilidad), y en torno al espejo -que mide 5.5 centímetros- se recrean 10 de las 14 estaciones del Vía Crucis y su presencia sugiere que la interpretación del cuadro debe ser cristiana y espiritual.

La conclusión a los que todos llegaron, en ese sentido, es que Arnolfini hace una demostración del poder comercial que había alcanzado.

La obra fue pintada en Flandes, durante el siglo XV, en una época con una economía basada en los productos textiles de lujo y en el comercio. Entonces por Brujas pasaban las rutas comerciales terrestres que van de Italia y Francia hacia el Atlántico Norte: Inglaterra y países nórdicos y las rutas marítimas que iban del mar del Norte al Cantábrico.

A partir de los estudios con tecnología, una teoría apunta a que la obra es solo una recreación de Van Eyck, ya que en entonces no era habitual pintar fuera del estudio, por lo se desliza la posibilidad de que todo sea un arreglo entre el artista y el comerciante, que quería demostrar su poder económico.

Otra de las últimas teorías plantea un posible exorcismo o ceremonia religiosa para recuperar la fertilidad, debido a su imposibilidad de tener hijo, que eran habituales. Esto se sostiene en la figura de la gárgola sonriente, que podría simbolizar el mal que se cierne sobre el matrimonio.

Lo que sí es real es que es uno de los primeros retratos no hagiográfico que se conservan; o sea, que no está relacionado a un tema bíblico. La obra desapareció misteriosamente en 1813 del Palacio Real de Madrid y reapareció en 1842 en la National Gallery de Londres, donde se puede apreciar.

Recuperable de https://www.infobae.com/cultura/2020/05/05/la-belleza-del-dia-retrato-de-giovanni-arnolfini-y-su-esposa-de-jan-van-eyck/

Las grandes pandemias y sus legados ¿qué nos dejará el coronavirus?

Un mundo sin turismo más que el local? ¿Se acabarán las conferencias presenciales? ¿Habrá que acostumbrarse a un mundo sin partidos de fútbol con público? ¿Se detendrán los avances tecnológicos? Mientras la pandemia del nuevo coronavirus apenas deja lugar para mirar lo que no sea más que el corto plazo – el conteo de muertes y de datos de infectología – hay procesos profundos que sí se están dando y que a largo plazo podrían generar grandes cambios en la manera en que las sociedaddes se organizan. Lo que sucederá dependerá de, por ejemplo, en qué momento se termine la pandemia y se vuelva a la normalidad que, los especialistas consultados no dejan de advertir que será otra.

De hecho, antecedentes de epidemias que cambiaron las sociedades hay. Tras la de fiebre amarilla de fines del siglo XIX, por ejemplo, la ciudad de Buenos Aires se reconfiguró totalmente: los vecinos abandonaron la zona más afectada,la céntrica -los alrededores de la Plaza de Mayo y hacia el sur-, para habitar las áreas del norte; se multiplicaron las redes de agua y cloacas, y se limitó la cantidad de residentes en los conventillos. En realidad, fue una sucesión de impactos de la fiebre amarilla. El peor fue el cuarto, el de 1872, luego de los embates de 1852, 1858 y 1870.

Otra epidemia que dejó consecuencias fue la de poliomielitis de 1956 que afectó al menos a 6500 casos (los notificados; más de 5000 en la primera mitad del año) con una letalidad calculada entre el 5 y el 10 por ciento. La causa era un virus muy contagioso que podía llevar a la invalidez en cuestión de horas, porque impedía el movimiento de los músculos involucrados en la respiración. Por un lado, la epidemia impulsó el desarrollo de hospitales específicos de enfermedades respiratorias (como el María Ferrer, en Barracas) y, por otro, legó los pulmotores como ayuda mecánica, que marcarían una generación y son los “padres” de los tan necesarios respiradores mecánicos actuales. La vacunación masiva fue otro efecto: se hizo más sistemática a partir de ese invierno de 1956, aunque con intermitencias. Desde la década del ochenta se considera una enfermedad erradicada en el país.

Preservativos

Después de la dispersión del VIH-sida en los ochenta, se popularizó el uso del preservativo hasta hacerse norma. Sin embargo, se revirtió desde que la ciencia convirtió una sentencia de muerte en una enfermedad grave, pero controlable.

Y, finalmente, luego de la epidemia de cólera en la década del noventa, aumentó la red de agua potable y todo argentino supo que “con dos gotitas de lavandina por litro de agua” se podían lavar frutas y verduras, según contó Adriana Álvarez, doctora en Historia e investigadora del Conicet en la Universidad Nacional de Mar del Plata. “El problema es que la infraestructura argentina creció de manera despareja desde entonces. El cólera del siglo XIX entró por el puerto de Buenos Aires; el del siglo XX lo hizo por el norte del país, que no tenía el saneamiento adecuado”, dijo.

“El urbanismo y el higienismo son hijas de la peste y el cólera”, comenta María Mercedes Cardoso, doctora en Geografía e investigadora del Conicet en la Universidad Nacional del Litoral. “Tras aquellas enfermedades se cambiaron radicalmente las condiciones sanitarias de los espacios urbanos, se colocó mayor iluminación, se pensó en la ventilación y en los espacios verdes”, indicó. Y enumeró lo que vino en infraestructura: “Servicios esenciales, como el agua corriente, cloacas, drenajes de las calles, tratamiento y recolección de la basura domiciliaria y de las calles; servicios asistenciales como los hospitales y centros de salud y su acceso para toda la población”.

Hoy, quizá uno de los cambios más grandes tenga que ver con el modo en que se da la higiene personal , con el lavado de manos y el alcohol en gel como nuevos reyes de la cotidianidad. Esto también tiene un antecedente ilustre. En Austria, a mediados del siglo XIX el médico húngaro Ignaz Semmelweis pensó que había una relación entre los obstetras y los médicos que no se lavaban las manos y la muerte de las mujeres que daban a luz. Los obligó a lavarse con una solución y redujo drásticamente esa mortalidad. En Londres, poco después, Joseph Lister contribuyó con la idea de esterilizar los instrumentos quirúrgicos . Hoy parece insólito, pero eran tiempos en los que aún no se había impuesto el paradigma de los gérmenes como causas de las enfermedades.

Después del Covid-19

Hay un nivel de incerteza respecto de qué sucederá tras la actual pandemia. Las predicciones van desde que habrá un cambio radical hasta ninguno. Lo que es seguro, según explican los especialistas, es que el modelo de megalópolis con tránsito intenso y con gasto intensivo de energía, que requiere enormes flujos de mercaderías para abastecerla, demostró severas limitaciones. “Son urbes que requieren un gigantesco desplazamiento de capital e inversiones, una cantidad infernal de equipamiento que las hace atractivas: aeropuertos, restaurantes, megacruceros, hoteles, parques temáticos, grandes centros de convenciones, museos”, explicó Jorge Francisco Liernur, arquitecto y profesor emérito de la Universidad Torcuato Di Tella, en una reciente entrevista, donde agregó que hay indicios de modificaciones en la forma en que se estructuran los territorios.

¿Será el tiempo de las huertas en cada barrio? “Mientras teníamos la verdulería de la esquina abierta, no parecía importante, pero en este contexto se vuelve a discutir algo que nosotros venimos proponiendo”, señaló Luciano Kordon, permacultor y educador ambiental que participó de varios proyectos de huertas urbanas en la ciudad.

Cardoso agregó que la bicicleta debería ganarle a los transportes masivos de personas y, en particular en la Argentina, el sistema de salud debería redistribuirse mejor al interior del territorio.

Sin embargo, hay quienes piensan que los cambios no serán profundos, como Matías Alinovi, docente de Filosofía y autor de Historia de las epidemias (Editorial Capital intelectual): “En contra de lo que dicen, no creo que queden cambios sociales profundos, es apenas otro capítulo de la historia de las enfermedades. Me parece difícil que haya cambios socioeconómicos grandes. Lo que veo es una capacidad resiliente en la enfermedad. Uno se enferma y se asusta, dice que va a dejar de fumar o tomar, pero eso dura poco. Es un propósito de enmienda efímero. La discusión del Estado presente es muy coyuntural. El capitalismo es un modo de ser que no se rendirá frente a una enfermedad.”

“Hay una percepción de que después de esto la humanidad va a estar más unida. Creo que es una percepción nacida de la angustia social y que pertenece al terreno del pensamiento mágico. La realidad histórica y cómo nos comportamos son asuntos mucho más complejos”, concluye Álvarez.

Martín De Ambrosio (publicado en La Nación el 01/05/2020)
Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/sociedad/otras-pandemias-popularizaron-preservativos-cloacas-vacunas-cual-nid2360549

Alejandro Slokar, juez de la Cámara Federal de Casación Penal: “Por la pandemia, las instituciones internacionales solicitan la descompresión de la población carcelaria”

¿Cómo es la situación en las cárceles?

Las condiciones inhumanas que tiene todo el sistema carcelario argentino, pero en particular algunos distritos, son una bomba con mecha encendida. La Provincia de Buenos Aires está en una condición atroz, dado el régimen de crueldad, ya que aloja más del doble del límite de la capacidad de los establecimientos. En el orden federal, aunque sin tamaño hacinamiento, pasa otro tanto. La cárcel es siempre un espacio de vejación y de violación de los derechos, donde la pena se trasforma en algo cruel, inhumano, diría casi sádico, no sólo hacia el preso, sino que afecta a los
mismos funcionarios de los servicios penitenciarios. Por esto, y en razón de la sobrepoblación, hay un llamamiento de parte de distintas organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud, la ONU, la OEA, la Cruz Roja Internacional, ya hasta el propio Papa Francisco, para descongestionar la situación carcelaria y evitar el riesgo de provocar una masacre.

¿Como influye la crisis del coronavirus en la población carcelaria?

Estamos ante un dilema: si aceptamos que existen personas superfluas, desechables, desprovistas casi de utilidad, inhumanos, entonces, “no personas”, estamos legitimando formas de eliminación o exterminio, como una suerte de neo eugenesia. Entonces, bajo esta condición, hay un llamado a la recuperación de la dignidad humana. El preso por ser tal no deja de ser persona, integra la sociedad y la salud pública tiene que llegar al ámbito carcelario como así en otros ámbitos de encierro, como a los geriátricos, donde vimos en los días pasados que murieron muchas personas. Tiene que alcanzar también a los menores detenidos en institutos, en fin, a toda institución donde el contacto es tan estrecho que facilita la propagación. En rigor es un problema sanitario general, porque la crisis del coronavirus provoca una saturación de todo el estado anómalo, y aflora casi lo putrefacto de tantas instituciones.

¿La crisis del coronavirus llega en una situación de sobrepoblación carcelaria?

Por supuesto, y esto no es nuevo. No se trata de un problema coyuntural, sino de una crisis operativa en la estructura propia del sistema penal. Las cárceles hoy en Argentina tienen las tasas más altas de la región, superando con creces los doscientos presos cada cien mil habitantes, que se emplea por baremo internacional. En el orden federal hay unos 14 mil presos. Están en condiciones de hacinamiento, porque no hay capacidad locativa para alojarlos. Bajo esta
condición, si no se descomprime, habrá muertes anunciadas, fruto del impacto que puede tener la propagación de la pandemia dentro de este ámbito.

Si de una parte no se puede convalidar esta violación a los derechos humanos, de la otra existe el riesgo que un sector de la población piense en una suerte de liberación de personas potencialmente peligrosas para la sociedad. ¿Hay formas de calibrar esta tensión desde el derecho, desde de la Magistratura?

Desde el tribunal que integro se establece un criterio de estricta prudencia en el marco de la descompresión, que no involucra a delitos graves, los atentados contra la vida y la integridad física, contra la integridad sexual, con especial consideración de la participación de la víctima. Esto darán lugar a interpretaciones más restrictivas y severas. Como en la metáfora de un naufragio, los que deberían subirse a los primeros botes salvavidas serían los presos inocentes, o sea, los presos preventivos que no tienen condena y llevan muchos años de encierro; luego los que sufren penas leves, muy bajas, por ilícitos que no son de trascendencia; también las madres que están al cuidado de hijos, y aquellos que sufren de especiales patologías que pertenecen al núcleo de riesgo. Creo que, bajo estas condiciones, si existieran treinta botes salvavidas, aquellos que están purgando condena por homicidios y otros delitos graves, podrían ocupar recién el bote número treinta.

¿La prisión preventiva, como una pre condena sin que exista una sentencia firme, es algo endémico en Argentina o en los últimos años hubo una suerte de liviandad en llevar más personas a la cárcel para darle tranquilidad a la sociedad?

Diría que existe un problema estructural, desde siempre, en tanto que depende de las leyes y también de decisiones que adoptan los jueces que abusan de la prisión preventiva. Pero además existe un problema endémico que tiene que ver con las malas condiciones de los establecimientos, frutos de desidia pero también de algunas inoperancias y problemas de provisión de insumos, de facilitación de recursos, que incluye al propio personal penitenciario. Ello depende del Poder Ejecutivo. Pero lo que ocurrió en el último tiempo como nunca había sucedido antes, fue una oleada de hiperencarcelamiento. Cuando en el 2015, asumió la gestión Macri, las cárceles federales contenían diez mil presos, y cuando dejó el gobierno en 2019, la población carcelaria ascendía a más de catorce mil presos, o sea que había subido más del 40% en función de un supuesto éxito de la política de seguridad. El objetivo del ex gobierno que se anunciaba era de llegar a los veinticinco mil detenidos para el 2023. Imagínese que hubiese sucedido, porque el plan de construcción de cárceles –si esa fuera la solución- era decididamente
deficitario.

Recién hablaba de la construcción de nuevas cárceles. Me imagino que la despoblación carcelaria tiene que ver con la aplicación de otro método alternativo de castigos que no sea la prisión.

Creo que definitivamente hay que pensar si queremos más cárceles o menos presos. Para ello se requiere de la modificación del funcionamiento del sistema penal, porque los que van a para a la cárcel son mayormente delincuentes que cometen atentados contra la propiedad y que distribuyen pocas cantidades de tóxicos prohibidos. Eso es el 90% de la población prisional, y el 60% de esa población además no tiene condena o sea está encarcelada por temor a que se vayan, peros sin ser responsables. Se habla de reinsertar, reincluir, cuando lamentablemente desde las sociedades no se sabe, no se puede, o no se quiere tantas veces incluir. Ello lo establece la Constitución, que además dice que las cárceles tienen que ser sanas y limpias, y lamentablemente no lo son y tampoco conozco a ningún juez sancionado por la violación a su responsabilidad que resulta del art. 18 de la Constitución nacional.

¿Los presos en prisión domiciliara volverán a la cárcel para completar la pena una vez superada la pandemia del coronavirus?

En la mayoría de los casos se establece el control electrónico, y que superada la pandemia, vuelvan a la cárcel y cumplan de este modo lo que resta por purgar de la condena. Por cierto que las solturas, bajo las condiciones actuales del aislamiento social, obligatorio, preventivo, son de mucho más fácil seguimiento y monitoreo, más allá del dispositivo electrónico, ya que el decreto presidencial que establece la emergencia sanitaria impide la circulación por las calles. En esta situación, y bajo los requisitos señalados, están dadas las condiciones para habilitar una estrategia del orden racional y ordenada, para despoblar y acondicionar la situación carcelaria. Si esto no se produce, creo que lamentablemente el Estado, dado su especial deber de garante hacia las personas recluidas, va a tener que soportar consecuencias y pagar un costo en orden a su responsabilidad. También existe la esponsabilidad internacional del Estado argentino, pero antes diría individual de los jueces no solo en el plano jurídico, por lo que enunciaba de la Constitución, sino también en el orden ético.

¿La Cámara de Casación ha monitoreado a cuántos presos les tocaría la prisión domiciliaria, teniendo en consideración lo que dijo anteriormente?

El cálculo está hecho a partir de la provisión de un informe del Ministerio de Justicia sobre el número de personas que integran el núcleo de riesgo, que asciende aproximadamente a mil trescientas personas en las cárceles del Servico Penitenciario Federal. Se trata de poner atención fundamentalmente a estas mil trecientas personas. Al día de hoy, de estas personas, según las estadísticas del sistema penitenciario, accedieron a una posibilidad de encierro dentro de su domicilio un 15%, quiere decir que promedian los doscientos arrestos domiciliarios. Es una situación que hay que revertir, porque de lo contrario esto conduce a una explosión viral que no debemos asumir desde el punto de vista de un Estado democrático.

Cumpliendo las mil trecientos solturas de personas pertenecientes al grupo de riesgo, ¿se descomprime el sistema carcelario o tenemos que sumar los casos de delitos menores?

Si todo el núcleo de riesgo fuera a sus domicilios hasta tanto pase la pandemia, no se cumpliría con la necesidad de descompresión impuesta internacionalmente. Además, no todos los que integran este nucleo pueden gozar de este beneficio, ya que algunos de ellos están presos por delitos graves. Desde el orden internacional lo que se requiere es algo mas. Según los parámetros internacionales, y especialmente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Para atender la condición de pandemia, habría que descomprimir la población carcelaria del total país en un 30%, de modo de atender el remanente en condiciones compatibles con la dignidad. En definitiva, la privación de la libertad nunca puede –ni debe- ser privación de la salud, mucho menos de la vida.

Edda Cinarelli

Coronavirus en Argentina: tras recorrer 81 mil kilómetros, dos youtubers italianos piden ayuda para salir de la Patagonia

Diana y Marco Dominici, dos youtubers italianos, hace más de 40 días que se encuentran varados en la Argentina esperando para llegar primero desde la Patagonia a Buenos Aires y luego volar a Italia después de haber sufrido una serie de vicisitudes por el miedo de la gente al coronavirus. Forman parte del contingente de unos 400 italianos que aún no han podido regresar al país. Como ellos hay, por lo menos, otras tres parejas de italianos varados en lugares remotos de la Patagonia.

Los Dominici hace dos años empezaron un viaje por vía terrestre de 81 kilómetros para unir Alaska con Tierra del Fuego pero nunca se iban a imaginar que la cuarentena los iba a dejar parados en Ushuaia, donde pasaron los primeros 14 días de aislamiento aunque hace dos años que están fuera de Italia. Se mueven con una casa rodante para terminar con el viaje de sus sueños. Creían que la cuarentena iba a ser paulatina como Italia para poder llegar hasta Buenos Aires y nunca nacional y de golpe como la Argentina.
Diana y Marco son de Mantova (Lombardia) y Ferrara (Emilia Romagna), respectivamente. Son youtuberos y bloggers conocidos con el nombre “Close to Eternity”. Ver
http://youtube.com/closetoeternity
http://facebook.com/closetoeternity
Desde hace semanas, Diana y Marco se encuentran acampando en una ciudad de la Patagonia. Pidieron no identificar su lugar de residencia por miedo a recibir represalias porque la gente cuando se identifican como italianos toman distancia de ellos y los miran con precaución. Por ahora están alojados en un espacio público por Defensa Civil. Pero solo tienen duchas con agua fría y les queda poco dinero.

“Llevamos aquí más de 4 semanas esperando la posibilidad de que nos brinden un vuelo y el permiso el viaje sin respuesta aún de parte de las autoridades argentinas”, contó Luca al corresponsal italiano Guido Gazzoli.

Hasta el fin de semana había unos 400 italianos en la misma situación que estos jóvenes, incluidos 20 mochileros. Si bien el consulado italiano está ayudando a los jóvenes, tienen problemas para moverse dentro del país porque la prohibición de circular por las rutas y por el costo del pasaje aéreo de retorno.

“Esperamos que este problema pueda resolverse lo antes posible. Si con la llegada del otoño, la epidemia de Covid-19 se amplía en Argentina a los niveles que lamentablemente conocemos los italianos, todo será más difícil para nosotros”, advirtió Marco.

El otro problema que tienen es que los pasajes de los vuelos de emergencia para volver a Italia “cuestan 1.800 euros” porque el gobierno argentino no aceptó compensar con Italia gastos de argentinos varados en la península. Además, como son jóvenes están últimas en la lista de prioridades para regresar a Italia.

Recuperable de https://www.clarin.com/sociedad/coronavirus-argentina-recorrer-81-mil-kilometros-youtubers-italianos-piden-ayuda-salir-patagonia_0_9ZRr_fWLm.html?fbclid=IwAR1aa6SOQrPyZ2fUJamvlwsbYW33hmL7uIqPcNdCsZYzRezE8A0Ol_ehCAw

“Todos nos estamos argentinizando por la pandemia” advirtió el expremier italiano Enrico Letta

Para Enrico Letta, decano de la escuela de Asuntos Internacionales de París del prestigioso Insituto de Estudios Políticos (Sciences Po), primer ministro de Italia entre 2013 y 2014, y uno de los fundadores del Partido Democrático, la pandemia por el coronavirus hará que la Argentina esté “menos sola” desde el punto de vista de sus problemas financieros. ¿Por qué? “Porque todos nos estamos argentinizando “, al contraer deudas gigantescas. “De golpe la deuda sumada de los países europeos aumentará este año aproximadamente un 20%, algo que es una cifra inmensa. Así, el tema de la deuda y la necesidad de soluciones se convierte en un problema más colectivo, algo que para la Argentina quizás puede representar una buena noticia”, consideró Letta.

Europeísta de 53 años , casado con una periodista del Corriere della Sera y padre de tres hijos, Letta destacó cómo la crisis marcó el hundimiento del multilateralismo y la insuficiencia de Naciones Unidas y otros grandes organismos internacionales, golpeados por los nacionalismos, que avanzan en todos los rincones del mundo. “Con la pandemia hemos entendido, además, que el mundo occidental ha estallado, la colaboración entre la Unión Europea (UE), el Reino Unido y Estados Unidos es inexistente y a nivel geopolítico, el gran desafío será reformular una nueva relación transatlántica entre Bruselas, Londres y Washington”, aseguró el expremier, que fue ministro , diputado europeo y hoy es también el primer presidente no estadounidense del Apsia (Association of Professional Schools of International Affairs).

“Desde lo visceral, la reacción de todos ahora es que vuelven las fronteras, las naciones, porque se viajará menos, habrá menos intercambios y la globalización está en crisis . Pero son todas respustas erradas, que hacen mella en poblaciones aterradas, frágiles. En verdad, esta es una crisis que acelera el desafío de la globalización, ya que indica que las fronteras no existen para la pandemia ni para la contaminación, ya que no bloquean al virus”, afirmó.

-En esta situación totalmente trastocada ¿cómo ve a América latina?

-Sobre América latina en general creo que esta crisis demuestra el fracaso del liderazgo de Bolsonaro, que se ha vuelto incómodo en su país y para su establishment y me parece que todos pagan esta gran incertidumbre que hay en el gigante del continente.

-¿Qué perspectiva ve para la Argentina, que enfrenta el noveno default de su historia, se encuentra paralizada por el coronavirus y con un nivel de pobreza entre el 30 y el 50%?

-En cuanto a la Argentina, me parece que lo que está pasando en Europa y en el resto del mundo desde un cierto punto de vista hace que el país esté menos solo con sus problemas financieros, porque todos nos estamos ‘argentinizando’. Es decir, lo que pasa en la UE hoy es que, ante la crisis sanitaria, social, económica, los despidos, etc, de golpe la deuda sumada de los países europeos aumentará en un año, en el 2020, aproximadamente un 20%, que es una cifra inmensa. Es decir, Europa entra en un mundo en el cual repentinamente la deuda se ha disparado y entonces es fundamental que todos reflexionemos y actuemos juntos sobre cómo se enfrenta este tema. Y esto me parece que hace que la Argentina esté un poco menos sola desde este punto de vista. El tema de la deuda y la necesidad de soluciones se convierte en un problema más colectivo , algo que quizás puede representar una buena noticia para la Argentina, en medio del desastre.

-¿Qué es lo que más le preocupa ahora?

-Estoy muy preocupado por el crecimiento del euroescepticismo y del anti-europeísmo en los sondeos italianos, algo que no se justifica porque Europa está haciendo mucho por Italia. El otro día en un sondeo se le preguntaba a los italianos cuál es el país amigo y cuál el enemigo. Y los países amigos son China, Rusia y Estados Unidos. Países enemigos, Alemania y Francia. Por otro lado en sondeos que preguntan si uno quiere mantenerse en la UE, antes de la crisis era 70 por el sí, 30 por el no, ahora 50-50. Se trata de algo muy relacionado con la emotividad, porque al final, el hecho de darle siempre la culpa de todo a la UE hace que tenga una pésima imagen.

-¿Cómo juzga su rol en esta crisis?

-Creo que finalmente fue una señal muy positiva que se aprobara un “recovery fund” para enfrentar la emergencia. Ahora hay que ver qué pasa el 6 de mayo, cuando se presentará formalmente: será la clave para entender si efectivamente la respuesta europea será mejor que la del 2008-2012, o no. De todos modos es una situación económica preocupante y nos esperan meses muy difíciles.

-¿Por qué es tan difícil para la UE reencontrar una solidaridad común?

-Porque la UE, respecto a la Europa de la post-guerra, es mucho más amplia y formada por muchas diferencias -este-oeste, norte-sur- y en los últimos años se convirtió demasiado inter-gubernamental y demasiado poco inter-comunitaria . Debido a inercias, crisis precedentes, como la de los refugiados, los estados miembros se volvieron demasiado importantes y las instituciones comunitarias han perdido peso. Y esto explica por qué no funciona la UE cuando se le pide a todos solidaridad por un motivo muy simple: cuando todos están en dificultad, cada uno piensa en sus electores . Por eso creo que saldremos de esta crisis si los Estados miembros de la UE harán un paso para atrás en favor de las instituciones supranacionales, en favor de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo. Una cosa es cuando un país solo pide la solidaridad -como el caso de Irlanda en el Brexit-, otra cosa es cuando todos los países se encuentran afectados por el mismo problema. Y al final la inmediata e instintiva reacción es que cada líder piensa en sus electores. Por eso hay un problema de instituciones que deben ser reformadas.

-Hablando de liderazgos ¿para usted en este momento extraordinario hay líderes políticos a la altura del desafío? Pienso en Trump aconsejando inyectarse alcohol en gel…

-Es verdad, aunque creo que algunos líderes hay en el mundo y pienso en el Papa Bergoglio… Y otros líderes europeos que están actuando mucho mejor que Trump, Bolsonaro o Boris Johnson. Líderes europeos como Merkel, Macron, Sánchez, Costa o Conte actuaron mejor. Pero es verdad que estamos en un tiempo en el cual la política se ha debilitado , en el cual la competencia no es la característica principal para seleccionar a los líderes y hoy se pagan mucho las consecuencias de esto. Es necesario repensar la importancia de los liderazgos políticos y de la política, y la necesidad de una mayor formación de líderes políticos que estén a la altura. Creo que es una de las lecciones que salen de esta crisis, así como la relación de los políticos con los técnicos y científicos que ahora los asesoran: los políticos deben confiar en ellos, pero al mismo tiempo las decisiones que deben tomar son decisiones políticas : los cierres, las reaperturas, las fechas, cómo funcionan las escuelas, etc, son decisiones políticas. Es el momento en el que se les pide a los políticos que asuman sus responsabilidades.

-Por qué la popularidad de Emmanuel Macron en Francia está en baja y la de Giuseppe Conte en Italia en alza?

-Creo que es porque en Italia no tenemos la costumbre de un Estado eficiente y cuando hubo que salir a respaldar al Estado, representado por el primer ministro, Conte ganó una popularidad que no tenía. Macron, en cambio, es una figura divisiva en Francia, donde están acostumbrados a un rol del Estado muy fuerte y hay fuertes expectativas en cuanto al Estado. Y como se equivocaron en muchas cosas allí, la reacción ha sido no positiva. Es más, preveo que en Francia haya revueltas sociales.

-¿Qué piensa del rol de China?

-Mi impresión es que China es un actor esencial para el futuro, sobre todo porque China ha demostrado una voluntad de reforzar el multilaralismo que es fundamental, por ejemplo pienso en los Acuerdos de París sobre el Clima. Creo que es fundamental mantener a China adentro de este sistema de relaciones. Es evidente que el sistema político chino es muy distinto del nuestro, pero pienso que no debemos hacer que China se vuelva un chivo expiatorio ni debemos entrar en una nueva narrativa de Guerra Fría, con China que sustituye a la Unión Soviética. Pienso que sería totalmente equivocado.

-¿Y Rusia?

-Ahí la situación es muy distinta. Rusia está en dificultad por la decarbonificación , que de todos modos se acelerará. La baja del uso de los fósiles será un drama para un país que no ha hecho la transformación de su economía cuando tenía el dinero para hacerla y hoy, entre el derrumbe demográfico y una economía basada sobre ingresos que se derrumbarán, Rusia ya no representa una amenaza. Lo veo como un sistema frágil y con muchas dificultades que emergerán claramente.

-Antes mencionó el liderazgo del papa Francisco…

-Sí, creo que creció mucho en esta fase. Su gran capacidad de empatía y de comunicación se ha exaltado en este momento de confinamiento, de gran dificultad. La potencia de sus imágenes en la Plaza de San Pedro vacía quedarán en la historia y la fuerza también de los mensajes que pudo lanzar, muy potentes, como que ‘nadie se salva solo’. Él, que es muy bueno comunicando, ha tenido la capacidad de vivir todo esto intensamente y esto en parte le permitió, en el fondo, y es una suerte para la Iglesia, superar un poco la imagen negativa que se construyó en los últimos años, con una marea de escándalos de pedofilia o financieros de la Iglesia. Esto volvió a llevar a la Iglesia a su liderazgo moral y me parece algo positivo.

Elisabetta Piqué (publicado por La Nación el 03/05/2020)

Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/el-ex-primer-ministro-italia-enrico-letta-nid2361013

Ir Arriba