Monthly archive

marzo 2020 - page 3

Laura Bassi, la primera científica profesional de la historia y el “paraíso de las mujeres” en el que vivió

Un día de la primavera de 1732, una gran multitud, que incluía varias de las principales figuras de la ciudad y sus alrededores, se congregó en el Palazzo Pubblico, la residencia del jefe del Senado de la ciudad de Bologna. La cita era con la Ciencia.

El centro de atención ese 17 de abril era Laura Bassi quien, a sus 21 años de edad, se enfrentaba a siete examinadores para defender 49 elaboradas respuestas que había dado a preguntas de intelectuales sobre física, metafísica y la naturaleza del cuerpo y el alma.

De tener éxito, recibiría los símbolos de la licenciatura: un libro, un anillo, una corona de laureles de plata y un manto de armiño.

La candidata era excepcional, pues no sólo no era noble, sino que además era mujer. Pero también era conocida -y admirada- por su destreza intelectual y amplios conocimientos.

La gente solía acudir a su casa para escucharla discutir sobre la historia de la filosofía y la física con los principales profesores y académicos de la ciudad.

Uno de los que la visitó personalmente para confirmar que su fama era merecida fue el arzobispo de Bologn Prospero Lambertini, futuro papa Benedicto XIV, quien quedó tan encantado que desde entonces fue su patrocinador.

Bassi no decepcionó a los asistentes al evento: deslumbró con sus respuestas y se convirtió en la segunda mujer de la historia en recibir un doctorado.

La primera doctora

En 1678, más de 20.000 espectadores acudieron a Padova ver a la noble veneciana Elena Cornaro Piscopia obtener un doctorado en Filosofía.

Inmediatamente después, los rectores de la Universidad de Padova acordaron no admitir más mujeres en su centro de estudios.

Cuando Piscopia murió, seis años después, fue celebrada por haber sido la primera y la última graduada de esa universidad.

Pese a todo, Italia estaba siglos por delante del resto del mundo en este tipo de reconocimientos.

En Alemania, el primer título de doctorado para una mujer fue otorgado en 1787; en Estados Unidos, en 1877 y en Francia, en 1903.

El paraíso…

En cualquier caso, a Bassi le fue mucho mejor que a Piscopia. No sólo le concedieron el doctorado y se acuñaron medallas conmemorativas en plata y peltre, y se publicaron tres volúmenes de poesía en su honor, sino que consiguió un nombramiento como profesora, con un estipendio anual de 500 liras.

Y eso sí que era inaudito.

A pesar de que Bolonia era conocido como un “paraíso para las mujeres” debido a su hábito de celebrar el éxito femenino, el que una tuviera una carrera profesional en el mundo de la ciencia era notable.

En la década de 1700, se consideraba inmodesto e indecente que una mujer joven estuviera “siempre en medio de reuniones de hombres”, debatiendo los secretos de la naturaleza con ellos.

En los círculos intelectuales de fines del siglo XVII y principios del XVIII se escribían polémicas y hasta se celebraban debates públicos sobre el tema.

En un extremo estaban quienes creían firmemente que las mujeres eran intelectual y moralmente inferiores, que su educación más allá de los deberes del hogar era inútil, y que los padres y los esposos debían confinarlas a su esfera adecuada.

Para fortuna de Bassi, su padre y los otros hombres que la rodearon desde su niñez eran de los que creían que la esfera adecuada para una mujer era aquella que se ajustaba a sus ideales y capacidades intelectuales.

Y, la Universidad de Bologna, la más antigua del mundo, dio ese moderno paso: la nombró catedrática en 1732.

En contraste, Estados Unidos nombró a su primera profesora universitaria en 1871; Reino Unido lo hizo en 1904, Francia en 1906 y Alemania en 1923.

No sólo eso: Bassi se convirtió ese mismo año en la primera mujer miembro de la Academia de Ciencias del Instituto de Bolonia.

La Academia Nacional de Ciencias con sede en Estados Unidos admitió su primer miembro femenino en 1925, seguido por la Royal Society en Reino Unido en 1945 y la Academia de Ciencias de Francia en 1979.

…perdido

A pesar de la emoción que provocó la confirmación de que esta hija de Bolonia era una mujer excepcional, existía también la preocupación de sentar un precedente.

Así, sus puestos se empezaron a considerar honorarios: se esperaba que Bassi no participara en los asuntos cotidianos de la academia, mientras que, aunque la cátedra universitaria se creó específicamente para ella, no se le permitió enseñar públicamente.

La idea era que se dedicara más bien a la literatura y a escribir versos para ocasiones especiales, algo más afín con la naturaleza femenina.

Pero el arzobispo Lambertini, fiel a su convicción de que el talento de las mujeres merecía ser reconocido, logró que a Bassi se le permitiera dar conferencias -previa invitación de sus empleadores- en ocasiones como la visita de algún personaje distinguido o en los famosos debates públicos que se hacían durante el carnaval.

Bassi, por su parte, encontró maneras para sortear esos obstáculos.

En 1738, se había casado con el científico Giuseppe Veratti y eso le permitía participar en reuniones científicas “de hombres”.

En 1745, Lambertini, quien se había convertido en el papa Benedicto XIV, creó un grupo de élite de 24 científicos en Bolonia llamado Bennedetina. Bassi lo persuadió de que la nombrara como el miembro número 25 -aunque sin los mismos derechos-, lo que estableció su posición como científica y le permitió centrarse en la investigación y la enseñanza.

Y, como no le permitían dictar cátedra en la universidad, ella y Veratti abrieron en 1749 una “escuela doméstica” en su propia casa.

Su curso de 8 meses ofrecía una instrucción más completa que la Universidad o el Instituto de Bolonia.
Los estudiantes acudían de toda Italia y de otras partes de Europa para estudiar con ella, ya que su habilidad para combinar los aspectos teóricos y experimentales de la física era conocida internacionalmente.

Bassi y Veratti incluso lograron montar, poco a poco, uno de los mejores laboratorios del país.

En 1760, comenzó a trabajar con su esposo en posibles aplicaciones de la electricidad a la medicina, lo que finalmente la llevó a ser nombrada presidenta de Física Experimental en la Universidad de Bolonia en 1776, un puesto que finalmente le permitió impartir clases.

Dos años más tarde, la Signora Dottoressa Laura Bassi, la científica más famosa del siglo, murió.
En las décadas posteriores a su muerte, las universidades italianas, particularmente la de Bolonia, se “modernizaron” y les cerraron las puertas a las mujeres.

Las descendientes de Bassi y las otras científicas italianas de su tiempo —la matemática Maria Gaetana Agnesi, la artista y anatomista Anna Morandi Manzolini y la física Cristina Roccati— debieron esperar hasta 1874 para que se volvieran a entreabrir.

Pblicado en BBC News Mundo el 07/03/2020

Recuperable de https://www.bbc.com/mundo/noticias-51771026

Mientras el mundo mira al coronavirus, América Latina vive la peor epidemia de dengue de su historia

Eventos masivos cancelados en varias ciudades asiáticas y europeas, caída de los mercados, discriminación, pánico… el mundo sigue con atención la propagación del Covid-19. Pero en América Latina, el dengue es el virus que cobra víctimas mortales. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la región está registrando la peor epidemia de esta enfermedad en su historia.

En América Latina registró 1538 muertos y más de 3 millones de contagios de dengue en 2019, rompiendo el récord registrado por la enfermedad en la región, según el más reciente informe de la OPS. Y el 2020 empezó con más casos que el año anterior: hasta ahora se han reportado más de 125.000 pacientes en Bolivia, Honduras, México y Paraguay, donde incluso el presidente y la primera dama fueron contagiados.

Y es que en los primeros dos meses del año, las instituciones de salud de los países del continente han visto todas las marcas romperse: en Paraguay, el Instituto de Previsión Social pagó más del doble de las incapacidades registradas en todo el 2019.

El ministerio de Salud de Argentina, Ginés González García, dijo que las probabilidades de que el coronavirus llegue al país austral son bajas y que estaba “mucho más preocupado por el dengue”, que en enero ya dejaba 2.811 contagios. Bolivia comenzó el 2020 con 2.143 contagios.

Y mientras los algunas veces desbordados sistemas hospitalarios de la región intentan hacerle frente, los esfuerzos para controlar este virus, transmitido por mosquitos, se basan en la reducción de sus lugares de cría, como aguas estancadas.

Natalia Cabrera (publicado por france24.com el 24/02/2020)

Recuperable de https://www.france24.com/es/20200223-mientras-el-mundo-mira-al-coronavirus-américa-latina-vive-la-peor-epidemia-de-dengue-de-su-historia

Cómo las restricciones impuestas por el gobierno italiano frente al brote de coronavirus afectan a restaurantes, museos y el transporte público

En medio de un brote inesperado de coronavirus en Italia, que ha dejado hasta el momento un saldo de 52 muertos y 2.000 infectados en el país europeo, el gobierno del primer ministro Giuseppe Conte impuso amplias restricciones en todo el territorio, al cual dividió en cuatro zonas de acuerdo la gravedad de la epidemia que surgió en China y está extendiéndose por todo el planeta.

Entre las medidas, que han afectado en mayor medida a la región de Lombardía, foco del brote, figuran el cierre de jardines de infantes, escuelas y universidades y la suspensión de eventos y actos públicos de todo tipo.

No hay cine, teatro, discoteca ni ceremonia religiosa alguna, como reporta el Corriere della Sera. No hay competiciones deportivas, y de hecho se han cerrado gimnasios, centros deportivos, spas y centros de bienestar.

En los pocos lugares que permanecen abiertos, como en el caso del transporte público de todo tipo, las entradas han sido restringidas para cumplir con el requerimiento de guardar una distancia de un metro entre personas.

Así ocurre en el Duomo, la Catedral de Milán, donde los fieles pueden ir a rezar pero no a participar de ceremonias religiosas.

Los restaurantes, pubs y bares que permanecen abiertos deben también respetar la distancia de un metro entre sus clientes, y por tanto sólo se puede servir a personas sentadas.

Los comercios privados deben controlar por su cuenta no sólo el criterio de la distancia, sino también la restricción en los ingresos.

Las medidas están teniendo efecto. La semana pasada el tráfico en los trenes de Lombardía bajó en un 60%, de 820.000 a 350.000 pasajeros al día, de acuerdo al Corriere della Sera.

El informe más preciso con el que se cuenta sobre la naturaleza del coronavirus, bautizado recientemente como COVID-19, fue publicado la semana pasada en China. Así, se sabe que las personas mayores y los que sufren de enfermedades preexistentes son los más vulnerables.

En Italia esto ha quedado claro, ya que todos los fallecidos tenían más de 65 años. Por eso este grupo etario es el foco de gran parte de las campañas de concientización del gobierno. “Muévase poco”, dice uno de los slogans. “Reduzca la velocidad de la socialización”, dice otro. Es decir, quédese en su casa, parecen querer indicar las autoridades frente al brote.

publicado por infobae.com el 02/03/2020

Rastreable desde https://www.infobae.com/america/mundo/2020/03/02/como-las-restricciones-impuestas-por-el-gobierno-italiano-frente-al-brote-de-coronavirus-afectan-a-restaurantes-museos-y-el-transporte-publico/

Italia y Francia formalizan su reconciliación tras un año de tensiones por Salvini

La brecha diplomática que se abrió entre Francia e Italia con el anterior Ejecutivo es cosa del pasado. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, recibió ayer en Nápoles al presidente francés, Emmanuel Macron, para celebrar una cumbre bilateral, la primera en dos años. “Hemos conseguido encontrar un camino común”, aplaudió Macron. El encuentro escenifica el carpetazo definitivo a unas tensiones que se prolongaron desde mediados de 2018 hasta septiembre pasado por la falta de sintonía con el líder de La Lega, Matteo Salvini.

La salida del Gobierno italiano del líder ultraderechista allanó el camino para retomar la cooperación entre ambos países. En septiembre de 2019, con una visita de Macron a Conte, líder de un nuevo Gobierno en alianza con el centroizquierda y con una clara voluntad de ruptura del legado de la anterior coalición con la ultraderechista Lega, comenzó a fraguarse una vuelta a la normalidad que ahora culmina con la firma de varios acuerdos bilaterales interministeriales. En los pactos, de diversa temática, se abordan cuestiones como la inmigración, la cultura o la economía.

La sintonía entre los dos dirigentes, que antes de la reunión pasearon juntos por la ciudad de Nápoles e intercambiaron regalos, fue total también en algunos temas hasta ahora controvertidos entre París y Roma. Ambos dirigentes mostraron su compromiso para implantar en Europa un mecanismo permanente y no eventual, como sucede ahora, para gestionar los flujos migratorios, “desde el desembarco, hasta la distribución de los migrantes pasando por la gestión de las repatriaciones e incluyendo una colaboración con los países de origen y tránsito”, apuntó Conte.

Las tensiones con Macron marcaron el periodo de Salvini como ministro del Interior y hombre fuerte de la coalición gubernamental italiana entre su partido, La Lega, y el Movimiento 5 Estrellas. Desde el primer momento, tanto Macron como Salvini —autoerigidos en líderes respectivos de la Europa liberal y europeísta, y la nacionalista y euroescéptica— buscaron la polarización. El principal motivo de desacuerdo fue la política migratoria en la Unión Europea.

Otro de los temas clave sobre la mesa de los dos países es la crisis de Libia, un país en guerra, en el que tanto Roma como París tienen grandes intereses políticos, económicos y estratégicos y no siempre compartidos. “Es fundamental que promovamos procesos de pacificación juntos y que trabajemos por que se consiga un alto el fuego y se respete el embargo de armas”, apuntó el primer ministro italiano. Y subrayó la necesitad de llevar a la práctica el compromiso de la conferencia de Berlín del pasado enero, en la que los líderes de Rusia, Turquía, Alemania, Italia y Francia entre otros países acordaron frenar la injerencia militar y política de potencias extranjeras en el polvorín del país. “La cooperación entre Italia y Francia será fundamental para que se respete el embargo de armas”, señaló Macron.

Ambos representantes coincidieron en calificar el reinicio de las relaciones bilaterales como “un elemento de equilibrio para la Unión Europea”. “Italia y Francia quieren trabajar juntas para hacer a la UE más solidaria, más segura, más social, más respetuosa con el medioambiente y también más fuerte en el mundo”, afirmó Conte.

“Con Francia”, añadió el primer ministro italiano, “compartimos el objetivo de llegar a una unión bancaria europea y trabajamos juntos para reducir las distancias entre los diferentes países europeos en esta cuestión”. Aunque el presidente francés siempre mantuvo un canal abierto con su homólogo italiano, Sergio Mattarella, uno de los artífices de la reconciliación, hubo un tiempo que entre Francia e Italia todo eran ficciones. El control de fronteras, el apoyo del anterior Gobierno de Roma a los chalecos amarillos o los insultos continuos de Matteo Salvini al presidente francés estuvieron a la orden del día.

Acusaciones e injerencias mutuas

Que el trasfondo del desacuerdo entre Francia e Italia era ideológico quedó claro en las múltiples acusaciones e injerencias entre los dos países. Macron calificó de “lepra nacionalista” al campo de Salvini y este, aliado con la líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, declaró sus simpatías con el movimiento de los chalecos amarillos, uno de cuyos objetivos era la caída de Macron. El momento más crítico sucedió en febrero de 2019, tras la visita de Luigi Di Maio, vice primer ministro italiano, a representantes del movimiento. El incidente llevó a París a llamar a consultas a su embajador en Roma, la primera vez que ocurría desde 1940. Aunque Italia vuelve a aparecer ahora como un aliado de Francia, la fragilidad de su Gobierno y la incertidumbre sobre su duración dificultan los proyectos a largo plazo.

Lorena Pacho y Marc Bassets (publicado por El País el 27/02/2020)

Recuperable de https://elpais.com/internacional/2020/02/27/actualidad/1582835115_179187.html

Ir Arriba