Monthly archive

marzo 2020 - page 2

La desgastante batalla de los médicos y enfermeros en una Italia al límite

En un solo día se registraron 250 muertos; todo el sistema sanitario está centrado en la epidemia y el 12% de los muertos son trabajadores de salud. “Lo peor aún está por venir, la situación es apocalíptica y si sigue esta progresión de casos, el sistema de salud pública va a colapsar”. Lo advirtió ayer a LA NACION , una reanimadora de un gran hospital de Milán, que pidió el anonimato porque no tenía autorización para hablar. “El problema es que montar una terapia intensiva, que es lo que necesitamos ahora con urgencia, no es algo inmediato, hacen falta al menos dos días y personal que sepa luego cómo moverse en este ámbito”, explicó.

En el marco del panorama de guerra que provocó el Covid-19 , son los médicos, especialmente reanimadores y anestesistas, así como los enfermeros, los que se transformaron en los nuevos héroes en Italia , donde ayer se registraron 250 muertos más en 24 horas. La cifra total de muertos se elevó así a 1266, de los cuales 890 se registraron en la región de Lombardía, la más castigada por la pandemia. En el segundo día de bloqueo casi total, con todos los negocios no esenciales cerrados, el boletín diario de la Protección Civil consignó, por otro lado, que el número total de casos trepó a 17.660 y el de curados, a 1439.

El jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli, al informar que hubo 250 muertos más que la víspera, subrayó que son personas que murieron “con coronavirus y no por coronavirus”, haciendo hincapié en que se trata de personas que ya estaban enfermas de otras patologías. Borrelli detalló, además, que del total de 14.955 personas positivas al Covid-19, 1328 se encuentran en terapia intensiva; 7426 internados, con síntomas, y 6201, en aislamiento domiciliario.

“Lombardía ya es el epicentro de un terremoto que parece no terminar nunca. Cada tarde llega un sacudón y los hospitales estallan. Si no encontramos enseguida más camas, más médicos y enfermeros, en estas condiciones no podremos resistir mucho tiempo más”, advirtió en una entrevista con La Repubblica Roberto Cosentini, jefe del Departamento de Urgencias del hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo, ciudad azotada por el nuevo coronavirus. “El problema es que la dinámica que se desencadenó con el coronavirus ya cambió. Ahora llegan a mi hospital entre 60 y 80 contagiados por día. Cada vez más y todos juntos, todos graves, de todas las edades y hasta el contagio, sanos y fuertes. Si esta nueva oleada no cede, el sistema sanitario va hacia el colapso”, alertó.

Cosentini contó que suelen dividir a los contagiados en tres categorías: los entubados, los que necesitan una ventilación subintensiva y los pacientes menos graves. Categorías que deben ser redistribuidas en diversas estructuras “porque si se quedan en el mismo hospital, el sistema no aguanta”.

De hecho en Bérgamo, una de las ciudades de Lombardía cuya provincia se convirtió en epicentro del brote, ya identificó hoteles en desuso para trasladar a pacientes ya curados que de todos modos deben permanecer en cuarentena. Las iglesias, por otro lado, fueron transformadas en virtuales cementerios, con los cajones en fila a la espera de ser enterrados, porque la morgue no da abasto.

Polémica

En la provincia de Bérgamo, donde se cuentan más de 150 muertos y 50 médicos se contagiaron, hace unos días el alcalde, Giorgio Gori, generó polémica porque denunció que “a los pacientes que no pueden ser tratados se los deja morir”.

“Es lo que me contaron varios médicos que están enfrentando en primera persona la emergencia en nuestros hospitales, pero debería haberlo dicho con más delicadeza y pido disculpas”, dijo más tarde.

Giulio Gallera, dirigente de salud de la región, negó luego categóricamente que en los hospitales se estuviera haciendo una “selección de quién debe ser salvado y quién no sobre la base de parámetros sociales”. Aunque admitió la enorme presión que están viviendo actualmente los nosocomios de Lombardía, la región más rica de Italia y famosa por la excelencia de su sistema sanitario público.

En estos días que parecen de cine catástrofe en Italia, que intenta resistir al aislamiento y al cierre casi total organizando flashmobs con cantos -como los que hubo en muchas ciudades a las 18 en punto, cuando desde la ventana muchos se pusieron a entonar el himno nacional-, aparecieron carteles, colgados en forma espontánea por ciudadanos, que les dicen “gracias” a médicos y enfermeros. Ellos son los nuevos héroes de una guerra que se combate, hora por hora, contra un enemigo desconocido.

Hace unos días se volvió viral la foto de una enfermera de un hospital de Cremona, otra de las ciudades de Lombardía azotadas por el Covid-19, dormida sobre un escritorio con su barbijo puesto, agotada por un turno de trabajo infernal. La foto fue tomada a las 6 de la mañana por su jefa y amiga, que la compartió en las redes sociales junto a la leyenda “gracias por lo que haces”. Sin quererlo Elena Pagliarini, así se llama, se volvió el símbolo del intenso e inmenso trabajo que en este momento están haciendo los operadores sanitarios para garantizar la salud de todos.

Se estima que el 12% de los casos de coronavirus en Italia son médicos y enfermeros que se contagiaron cumpliendo su labor, en la trinchera.

Elisabetta Piqué (publicado en La Nación el 12/03/2020)

Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/la-desgastante-batalla-de-los-medicos-y-enfermeros-en-una-italia-al-limite-nid2343247?utm_term=Autofeed&utm_medium=Echobox&utm_source=Facebook#Echobox=1584175986

Un regreso a la Edad Media en pleno siglo XXI

El coronavirus comienza a hacer estragos en España. O, mejor dicho, el espanto que causa ese virus proveniente de China ocupa todos los noticiarios, radios y periódicos, se cierran colegios y universidades, bibliotecas y teatros, se paralizan las Fallas de Valencia, se cancelan los plenos de las Cortes, los eventos deportivos se celebrarán sin público, pese a que los distribuidores dicen que habrá provisiones se ven semivacías las estanterías de los supermercados, lo que indica que la gente se carga de productos de primera necesidad para lo que entiende que será un largo encierro y, por supuesto, en las conversaciones privadas no se habla de otra cosa.

Todo esto, en términos prácticos, es muy exagerado, pero no hay nada que hacer: España tiene miedo y los gobiernos, el nacional y las autonomías, salen al frente de la pavorosa enfermedad con medidas cada vez más estrictas que, de una manera general, los españoles aprueban e, incluso, exigen que sean más extensas e intensas. Es por gusto que las estadísticas oficiales digan que, hasta el 11 de marzo, hay apenas 47 muertes por culpa de la pandemia y que, por ejemplo, la simple gripe es más asesina que ella pues causa por lo menos seiscientas muertes anuales, y que son muchos más los que se recuperan del coronavirus que los que perecen por culpa de él, que España tiene uno de los sistemas de salud mejores en el mundo -por encima de la media europea- y que el trabajo que vienen realizando los médicos y sanitarios en todo el país es eficiente y está a la altura del desafío, etcétera.

Jamás las estadísticas han sido capaces de tranquilizar a una sociedad roída por el pánico y esta es una buena ocasión de comprobarlo. En medio de la civilización ha reaparecido la Edad Media, lo que significa que muchas cosas han cambiado desde entonces, pero muchas otras no. Por ejemplo: el miedo a la peste. Y, a propósito, la literatura tiene un renacer inevitable en esos períodos de miedo colectivo: cuando no entiende lo que pasa, una sociedad va a los libros a ver si ellos se lo explican. La peor novela de Albert Camus, La p este, tiene un súbito renacimiento y tanto en Francia como en España se hacen reediciones y ese libro mediocre se ha convertido en un best seller.

Nadie parece advertir que nada de esto podría estar ocurriendo en el mundo si China Popular fuera un país libre y democrático y no la dictadura que es. Por lo menos un médico prestigioso, y acaso fueran varios, detectó este virus con mucha anticipación y, en vez de tomar las medidas correspondientes, el gobierno intentó ocultar la noticia, y silenció esa voz o esas voces sensatas y trató de impedir que la noticia se difundiera, como hacen todas las dictaduras. Así, como en Chernóbil, se perdió mucho tiempo en encontrar una vacuna. Solo se reconoció la aparición de la plaga cuando esta ya se expandía. Es bueno que ocurra esto ahora y el mundo se entere de que el verdadero progreso está lisiado siempre que no vaya acompañado de la libertad. ¿Lo entenderán de una vez esos insensatos que creen que el ejemplo de China, es decir, el mercado libre con una dictadura política, es un buen modelo para el Tercer Mundo? No hay tal cosa: lo ocurrido con el coronavirus debería abrir los ojos de los ciegos.

La peste ha sido a lo largo de la historia una de las peores pesadillas de la humanidad. Sobre todo en la Edad Media. Era lo que desesperaba y enloquecía a nuestros viejos ancestros. Encerrados detrás de las recias murallas que habían erigido para sus ciudades, defendidos por fosos llenos de aguas envenenadas y puentes levadizos, no temían tanto a esos enemigos tangibles contra los que podían defenderse de igual a igual, enfrentarlos con espadas, cuchillos y lanzas. Pero la peste no era humana, era obra de los demonios, un castigo de Dios que caía sobre la masa ciudadana y golpeaba por igual a pecadores e inocentes, contra la que no había nada que hacer, salvo rezar y arrepentirse de los pecados cometidos. La muerte estaba allí, todopoderosa, y después de ella las llamas eternas del infierno. La irracionalidad estallaba por doquier y había ciudades que trataban de aplacar a la plaga infernal ofreciéndole sacrificios humanos, de brujas, brujos, incrédulos, pecadores sin arrepentir, insumisos y rebeldes. Cuando Flaubert viajó a Egipto, todavía vio leprosos que recorrían las calles tocando campanas para advertir a la gente que se apartara si no quería ver (y contagiarse de) sus llagas purulentas.

Por eso casi no aparece la peste en las novelas de caballería, que son otro aspecto, más positivo, del medioevo: en ellas hay proezas físicas extraordinarias, el Tirant lo Blanc derrota él solo a gigantescos ejércitos. Pero los adversarios de los caballeros andantes son seres humanos, no diablos, y lo que el hombre medieval teme son los diablos, esos demonios que escondidos en el corazón de las epidemias golpean y matan sin discriminar a culpables e inocentes.

Ese viejo terror no ha desaparecido del todo, pese a los extraordinarios progresos de la civilización. Todo el mundo sabe que, como ocurrió con el sida o con el Ébola, el coronavirus será una pandemia pasajera, que los científicos de los países más avanzados encontrarán pronto una vacuna para defendernos contra ella y que todo esto terminará y será, dentro de algún tiempo, una noticia mustia que apenas recordarán las gentes.

Lo que no pasará es el miedo a la muerte, al más allá, que es lo que anida en el corazón de estos terrores colectivos que son el temor a las pestes. La religión aplaca ese miedo, pero nunca lo extingue, siempre queda, en el fondo de los creyentes, ese malestar, que se agiganta a veces y se convierte en miedo pánico, de qué habrá una vez que se cruce aquel umbral que separa la vida de lo que hay más allá de ella: ¿la extinción total y para siempre?, ¿esa fabulosa división entre el cielo para los buenos y el infierno para los malvados de un dios juguetón que pronostican las religiones?, ¿alguna otra forma de supervivencia que no han sido capaces de advertir los sabios, los filósofos, los teólogos, los científicos? La peste saca de pronto estas preguntas, que en la vida cotidiana normal están confinadas en las profundidades de la personalidad humana, al momento presente, y hombres y mujeres deben responder a ellas, asumiendo su condición de seres pasajeros. Para todos nosotros es difícil aceptar que todo lo hermoso que tiene la vida, la aventura permanente que ella es o podría ser, es obra exclusiva de la muerte, de saber que en algún momento esta vida tendrá punto final. Que si la muerte no existiera la vida sería infinitamente aburrida, sin aventura ni misterio, una repetición cacofónica de experiencias hasta la saciedad más truculenta y estúpida. Que es gracias a la muerte que existen el amor, el deseo, la fantasía, las artes, la ciencia, los libros, la cultura, es decir, todas aquellas cosas que hacen la vida llevadera, impredecible y excitante. La razón nos lo explica, pero la sinrazón que también nos habita nos impide aceptarlo. El terror a la peste es, simplemente, el miedo a la muerte que nos acompañará siempre como una sombra.

Mario Vargas Llosa (publicado en La Nación el 16/03/2020)

Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/opinion/columnistas/un-regreso-a-la-edad-media-en-pleno-siglo-xxi-nid2343686

Coronavirus en Argentina: suspenden la llegada de vuelos de Estados Unidos, Europa y China

El texto, que lleva la firma del presidente Alberto Fernández, confirma las penas para quienes no cumplan con la cuarentena y extiende la emergencia sanitaria por un año.

Por el coronavirus, el Gobierno nacional suspendió la llegada de vuelos de los países de riesgo, entre los que están incluidos todos los países de Europa, Estados Unidos, China, Corea del Sur, Japón e Irán. Además, se extendió la emergencia sanitaria.

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) también obliga a permanecer en cuarentena durante catorce días a quienes regresen al país después de visitar un país de contagio de coronavirus​.

Todos los vuelos internacionales de zonas afectadas podrán operar hasta el lunes próximo para llevar o traer residentes a su país de origen. A partir del martes, solamente Aerolíneas Argentinas podrá operar para repatriar residentes. Por lo tanto, las personas que esten en el extranjero van a tener unos días para volver al país.

“En la situación actual, resulta necesario la adopción de nuevas medidas oportunas, transparentes consensuadas y basadas en evidencia científica, que se sumen a las ya adoptadas desde el inicio de esta situación epidemiológica, a fin de mitigar su propagación y su impacto sanitario”, indica el texto para justificar las nuevas medidas.

En su artículo 9, se establece la “suspensión temporaria de los vuelos” y se aclara que la medida afectará a “los vuelos internacionales de pasajeros provenientes de las ‘zonas afectadas’, durante el plazo de 30 días”.

Se facultó también al Ministerio de Salud para “instar a las personas sintomáticas procedentes de zonas afectadas a abstenerse de viajar hacia la Argentina, hasta tanto cuenten con un diagnóstico médico de la autoridad sanitaria del país en el que se encuentren, con la debida certificación que descarte la posibilidad de contagio”.

Además, el texto firmado por el presidente Alberto Fernández​, establece penas para los viajeros que no cumplan con el aislamiento recomendado luego de un viaje a los destinos desaconsejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Podrá disponerse el cierre de museos, centros deportivos, salas de juegos, restaurantes, piscinas y demás lugares de acceso público; suspender espectáculos públicos y todo otro evento masivo”, establece el decreto.

Entre otras cuestiones, el texto dispone que las personas mayores de 65 años cumplan un “aislamiento social” y eviten viajar en transporte público e ir a reuniones.

Asimismo, se establece “la extensión de la emergencia sanitaria por el plazo de un año. ”

Hasta el momento son 31 los casos confirmados en el país, entre ellos 3 de contacto local.

Este jueves, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad suspendieron todos los eventos masivos, al tiempo que se dispuso que los partidos de fútbol que se disputen en el país se realicen sin público en las tribunas.

publicado en Clarín el 12/03/2020

Recuperable de https://www.clarin.com/politica/coronavirus-argentina-gobierno-publico-decreto-suspende-llegada-vuelos-paises-riesgo_0_A51gI9gc.html

Alberto Fernández: “Paremos la Argentina por 10 días y quedémonos en nuestras casas”

El Presidente adelantó que el Gobierno está estudiando una serie de medidas para disminuir la circulación en las calles. Aclaró que deberá tenerse en cuenta el impacto economico.

En un día donde habrá reuniones claves para definir qué sucederá con las clases y con la economía por la negociación de la deuda en medio de la pandemia del virus Covid-19, Alberto Fernández anticipó que el Gobierno está evaluando la posibilidad de instalar la cuarentena obligatoria para todos los ciudadanos.

“Estamos analizando la posibilidad de hacer un corte para darle la posibilidad a la gente de quedarse en su casa. Una serie de días donde digamos: ‘Durante este plazo todos se quedan en su casa’. Está avanzado, estamos buscando el momento”, sostuvo el Presidente en diálogo telefónico con los periodistas Antonio Novas y Romina Calderaro en Radio 10. “Si nosotros lográramos que durante una semana entera todos se quedaran en sus casas y las calles se vaciaran, bueno. Pero para hacer esto también hay que tener en cuenta que tiene consecuencias económicas”.

“Todo lo que pueda hacer por la gente por no circular es mejor que lo haga. Si se puede quedar en su casa, quédese. Si en el trabajo toleran su ausencia, quédese. El virus circula porque nosotros circulamos”, manifestó Fernández cuando fue consultado sobre si se evalúan medidas para controlar el avance del virus en trenes, subtes y colectivos.

“Si nos subimos a un transporte público y alguien tose o estornuda cerca nuestro es muy posible que el virus llegue a nosotros. Si alguien tose, se tapa con la mano y toca el pasamano el virus puede sobrevivir 6 horas en ese pasamos de metal y si alguien toca ahí es muy posible que lo contraiga”, explicó. “Entonces todo lo que podamos hacer por restringir las reuniones públicas (estar en la calle, tomar el transporte, ir al teatro, ir al cine) bienvenido sea”.

“La cuarentena para todos es compleja”, aclaró instantes después en una entrevista en Radio Mitre. “Estamos evaluando parar la circulación por 10 días. Minimizar las salidas y que se queden en casa, así podemos minimizar mucho el riesgo. Es un esfuerzo que tenemos que hacer todos. No es fácil ese parate, pero si lo pudiéramos lograr, habría una especie de sistema de transporte de emergencia: que haya por ejemplo dos colectivos por línea circulando”.

Otro de los puntos que genera incertidumbre en torno las medidas del Gobierno para controlar la pandemia es si se hará efectiva la suspensión de clases en escuelas primarias y secundarias de todo el país.

Fernández confirmó que se tomará una decisión al respecto luego de una reunión programada para este domingo a las 17 horas en Olivos junto a Nicolás Trotta, ministro de Educación de la Nación, y un equipo de expertos en la materia. También, indicó, asistirán a la junta el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, junto al ministro de Educación y de Salud de la provincia de Buenos Aires, por tratarse de la provincia más afectada por esta medida.

“Lo ideal sería parar todo 10 días porque eso garantiza que los padres pueden quedarse con los chicos en las casas. Hay que evaluar si es necesario que los chicos dejen de ir al colegio. Pero esto es dinámico y todos los días hay que barajar y dar de nuevo”, indicó en ese sentido diálogo con los periodistas Gonzalo Aziz y Sandra Borghi.

“En la última reunión que hicimos dedicamos más de una hora al tema escuelas. Todos nos dijeron que no era conveniente suspender las clases porque el grado de infección en los chicos era muy bajo”, explicó el Presidente en Radio 10 y manifestó que el coronavirus es una enfermedad de la que los chicos se contagian poco y se recuperan con facilidad. Este fin de semana, no obstante, se comprobó en Argentina el primer caso de un menor de edad infectado: se trata de un niño de cuatro años en Chaco.

Luego aclaró por qué hasta el momento no se había suspendido la escolaridad: “Primero porque el ritmo del crecimiento de la enfermedad no lo hacía recomendable y, segundo, porque lo que más les preocupaba es dónde quedaban los chicos si los padres tienen que ir a trabajar. Todos sacaron la conclusión de que se quedarían con los abuelos, que son los más vulnerables. Entonces nos recomendaron seguir con las clases, hacer monitoreo diario y ver con qué velocidad crece la pandemia”.

El Presidente adelantó además que en las próximas horas se reunirá con él el ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar el impacto económico de la pandemia. “Estamos en recesión y no podemos dejar que se profundice. Cuando uno piensa en tomar una medida como la que estoy diciendo, lo que estoy diciendo es que durante esos días ciertos sectores prácticamente no van a funcionar. Para todo eso hay que buscar mecanismos de compensación para que el que deja de producir pueda sobrevivir”.

En ese sentido, Fernández ordenó al titular del Palacio de Hacienda que preparara un paquete de medidas de emergencia para atender los efectos de la crisis sanitaria en la Argentina que preserven los niveles de ingresos de los trabajadores, sostengan -al menos- los actuales índices de consumo, beneficien las inversiones para las pequeñas y medianas industrias y reduzcan la carga impositiva para alentar la producción local.

Por otro lado, el mandatario se refirió a la situación de abastecimiento de suministros como alcohol en gel y barbijos. “Tenemos tomadas medias sobre esos productores. Les vamos a aplicar de la ley de defensa de la competencia a los vivos. Hay normas que castigan al que retiene y no entrega la mercado especulando con el precio y a los que suben el precio sin razón. El lunes los inspectores saldrán a controlar estos temas puntualmente”, indicó y anunció que la producción de alcohol en gel del Ejército “se repartirá gratis entre la gente más necesitada”.

Publicado por Infobae.com el 15/03/2020

Recuperable de https://www.infobae.com/politica/2020/03/15/alberto-fernandez-anticipo-que-se-esta-evaluando-la-posibilidad-de-instalar-la-cuarentena-obligatoria-para-todos-los-ciudadanos/

Museo del Whisky: la historia del argentino que fundó una colección que pronto será la más grande del mundo

Miguel Ángel Reigosa es un ex combatiente de Malvinas y hasta participó como invitado especial al cumpleaños de la Reina de Inglaterra en el Palacio de Buckingham. También fundó el Museo del Whisky, que tiene 3150 botellas y es un templo para todos los fanáticos de esta bebida.

Los ruidos en la sala de música que tenía en el hogar despertaron a Evaristo Reigosa, padre de Miguel Ángel, un joven de 14 años que había ido a bailar junto con sus amigos. Allí los encontró “en un estado calamitoso, después de tomar esas bebidas que se tomaban antes, baratas”, recuerda ahora, más de 40 años después, Miguel.

La reacción de Evaristo fue citar a todos los padres de los menores para el día siguiente. En medio de la charla sobre por qué en caso de hacerlo es necesario “tomar poco, pero bueno”, les convidó a todos un whisky Old Sparr del que poseía dos botellas. “Desde ese momento no dejé de tomar whisky, tomar poco, pero bien”, explica Miguel, respetando la premisa del padre.

Más de 40 años después, la otra botella de Old Sparr que había en el hogar familiar es una de las perlas del Museo del Whisky, la vieja casona recuperada donde se exhibe la colección privada más grande del mundo, donde además se puede ir a consumir algunas de las tantas botellas en la barra más importante del país, cita obligada de los amantes del “agua de vida”, pero con un detalle, “acá no me interesa tener a un tipo tomando hasta las 6 de la mañana. Acá se cierra a las 2”.

Pero como el mismo Miguel aclara, todo en su vida fue una sucesión de locuras que lo llevaron a este presente en 2020, con la cabeza puesta en terminar de remodelar la casa contigua al museo ubicado en la avenida Monroe, en la Ciudad de Buenos Aires, para poder finalmente mostrar todas las botellas de la colección, ya que algunas por una cuestión de espacio aún no se encuentran en las vitrinas.

Pero el Miguel de 14 años no tenía mucho dinero para comenzar a comprar las botellas que quería, claro. Después llegó el Servicio Militar y llegó 1982, donde con 19 años fue “un soldadito de Malvinas”, como él mismo detalla. “Era el chofer del Coronel de la Unidad, no sabía ni tirar, pero cuando me tocó, me tocó y tuve que ir”, recuerda. Y así fue como muchos años después, ese “soldadito” estaba compartiendo un whisky con la reina de Inglaterra.

“Yo fui uno de los nueve invitados al cumpleaños de la Reina de Inglaterra, en 2010. Con Colin Scott (su amigo y maestro mezclador de Chivas Regal) hicimos una cata de whisky ahí, y la Reina me regaló una botella, y empezó una relación”. Pero para el ex combatiente no fue fácil llegar allí. Antes de viajar debía resolver un contratiempo familiar y la palabra de sus ex compañeros que participaron del enfrentamiento bélico.

“El 12 de junio de 2010 fueron los festejos, y yo tenía que viajar el 8, pero el 10 era el cumpleaños de mi madre. Yo no le podía contar a nadie, y le dije que tenía que ir a un cumpleaños. Tanto insistió que le tuve que explicar, y su respuesta fue muy simple ‘¿el cumpleaños de la Reina de Inglaterra? Sería el mejor regalo que me podés dar, hijo’. Y fue al primer cumpleaños de ella que falté en toda mi vida”, rememora Reigosa.

“Después levanté el teléfono y me comuniqué con mis compañeros de Malvinas, y me vinieron a despedir a Ezeiza. ‘Nos vas a representar bien, tenés que estar’, me decían… y fui. Una locura todo, además logré una buena relación con ellos, que nada tiene que ver con lo que pasó, no hay que tener rencor por eso, no hay que guardar rencor en la vida. Fuimos a pelear por lo que pensamos que era una causa justa y ahora estamos acá. Hay que contar lo bueno de la vida”, aclara para dar por cerrado ese capítulo de su vida.

Llegó el momento de dedicarse a la importación de productos, y así en cada viaje comenzaba a traer alguna botella. El Café de los Incas, un histórico, lo tuvo como habitué, hasta que sumó a un socio en otra de sus locuras, y decidió comprarlo. “Lo tuve durante 21 años y ahí me propuse armar la barra más importante de whisky que había en Buenos Aires, porque el whisky estaba perdido. No había importaciones, entonces decidí hacer un trabajo a largo plazo y que la bebida vuelva a resurgir. Se logró con el tiempo y por ejemplo, estando en el Café llegué a tener 200 etiquetas de whisky”.

“Después, cuando traía una botella de afuera para compartir entre amigos, nadie quería tomar un single malt y me costó muchísimo imponerlo”, explica sobre el proceso que tuvo que afrontar para recuperar un histórico. “Acá no se hablaba de ese tema, y no estamos hablando de tiempos lejanos, son menos de 20 años. Comencé a viajar a Escocia, voy a hacer el viaje número 30 ahora, llevo a asociados del Club del Whisky, y tengo la suerte de representar 74 etiquetas de whisky que las importo y en total, contando todas las que importé, unas 150 etiquetas han llegado al país gracias a nosotros”, constrasta respecto de la actualidad del mercado.

A principios de 2000 fundó la Whisky Malt Argentina, a través de la cual logró unir a los amantes de la bebida en el país. Más de 5000 personas, bah, socios, bah, amigos, son parte de este Mundo Whisky, casualmente, el nombre del programa de televisión que Reigosa comanda desde hace ya 14 años. Otra de las locuras de las que fue parte.

“Empecé en televisión dos años con Miguel Brascó en El Gourmet, con él hablando de vinos y yo de whisky. Después dos años en Utilísima, hasta que hablé con un productor diciendo que no me sirven 5 minutos de programa y me dijo ‘hagamos un programa’, y lo hice. Y desde ahí no paramos nunca con el programa. Hicimos 4500 kilómetros de viajes el años pasado. Hicimos Irlanda, todas las islas de Escocia. Lo hago todos los años”.

Pero no sólo de whisky vive el hombre, sino también del agua, y como no podía ser de otra manera, es agua para acompañar el whisky, luego de ir a buscar a un amigo que tenía una fábrica de soda en Venado Tuerto. “Le llevé un agua para whisky de Escocia, la mejoró y le pusimos ‘William Wallace’ de nombre. Porque cuando importaba, necesitaba equilibrar la balanza, entonces exportábamos el agua”.

“Siempre soñé esto. El Café de los Incas se lo dejé a mi socio, no le cobré nada ¿qué iba a hacer? ¿cortar las mesas por la mitad? Lo tuvo dos años y medio más y no lo pudo manejar, es muy difícil hacerlo solo. El café fue todo para mí, fue emblemático, la gente, los recuerdos que te quedan. La idea del Museo, el concepto, todo empezó ahí. Mamá tenía 9 habitaciones llenas de whisky, le invadí la casa durante años. Papá falleció en 1988 y no llegó a ver nada de todo esto. Estaría orgulloso de todo esto. Yo dejé la pasión que tenía por la filatelia por el whisky, dejé todo, dejé toda mi vida”, se emociona sentado en una de las mesas de ese lugar que es la casa de cada uno de los socios, su casa, su lugar.

La edificación ubicada en el barrio de Coghlan “estaba tomada, hubo que hacer todo a nuevo y recuperar. Cuando venían los presidentes de las empresas y yo les decía ‘acá va a estar el salón VIP, acá la cocina’, me miraban y pensaban que estaba loco. Costó casi tres años haciendo ferias, catas, llegué a hacer una Fiesta Nacional del Whisky en el Alvear con una cena, en 2013, que la cobré $3000 una fortuna, pero yo necesitaba eso. En 2012 la recuperé y a fines de 2014 inauguré el Museo”.

El hombre reconocido este año como Keeper of the Quaich, “es el Oscar del mundo del whisky, el mayor reconocimiento que a uno le pueden llegar a dar, y más siendo argentino, que es muy duro”, de los que no hay más de 1.100 en el mundo, que son o dueños de destilerías o máster distillers, pero independientes sólo un alemán y él, asegura que su colección tiene 3150 botellas en tanto que “la de Edimburgo tiene 3384 botellas, y ya no crece más, no se puede expandir, y nosotros estamos a 200 botellas de alcanzarlos. Vamos a llegar en un año, vamos a llegar. Sería

el Museo más grande del mundo”.
“Lo que me falta en este momento es terminar la colección para poder decir que la Argentina tiene el Museo más grande del mundo, terminar la casa de al lado que la compramos para expandir el Museo y no mucho más”, reconoce este padre de familia, que tiene un hijo de 8 años. “Me falta conocer más. Tenemos ahora 7 brand ambassadors que hacen catas en todo el país. Ya estoy más tranquilo. Siento que mi parte de la historia del whisky en la Argentina ya la hice, quiero manejar otras cosas, no por el dinero, quiero hacer cosas prolijas desde afuera para que la gente pueda disfrutar. No me hago millonario con el whisky, soy millonario con otras cosas. Me levanto y sé que trabajo de lo que me gusta”.

Sebastián Volterri (publicado por Infobae.com el 15/03/2020)

Recuperable de https://www.infobae.com/tendencias/2020/03/15/museo-del-whisky-la-historia-del-argentino-que-fundo-una-coleccion-que-pronto-sera-la-mas-grande-del-mundo/

El misterio que desvela a Italia: ¿por qué es el foco europeo?

¿Por qué Italia se convirtió en el país de Europa más golpeado por el coronavirus, con un récord de casos (más de 15.000) y de muertos (más de 1000), solo por detrás de China?

Es la pregunta del millón en un país asustado, en cuarentena, con sus 60 millones de habitantes encerrados e incrédulos por lo que están viviendo. Y nadie tiene una respuesta científica para dar en este momento, sino que harán falta años de estudio para saberlo.

Renata Ghelardi, médica diabetóloga que trabaja en el Hospital Vizzolo Predabissi, uno de los tres de la provincia de Milán en este momento dedicado exclusivamente a enfrentar el brote, como muchos otros virólogos y epidemiólogos italianos cree que el coronavirus ya estaba dando vueltas en Italia a mediados de enero, pero nadie se dio cuenta.

“Entonces se registraron pulmonías atípicas que se relacionaron con la influenza que había en ese momento, pero que no fueron identificadas con el Covid-19 porque se hacía el test diagnóstico de hisopado solo a quienes venían de China. Así, tuvimos un retraso en el diagnóstico”, dijo Ghelardi a LA NACION.

La experta también cree que la cuestión se relaciona con el hecho de que Italia cerró los vuelos directos a China -donde comenzó el brote-, pero que igual siguió llegando gente desde allí, con escala en otros países. “Aunque es relativo, porque otros países europeos que no hicieron lo mismo, sino que tomaban la temperatura en el aeropuerto a quienes llegaban de China, tampoco pudieron evitar el contagio. El problema es que muchas personas son positivas al coronavirus, es decir, lo transmiten, pero son asintomáticas”, explicó.

“Deberíamos haber hecho más tests con hisopado también a personas que no habían estado en China o en contacto con chinos, ese fue el error. Lo que es seguro es que el cierre total de lugares como Codogno, el pueblo en la provincia de Lodi donde comenzó el brote italiano, fue efectivo”, agregó. “En suma, para mí hubo una combinación de factores, entre los cuales también diría que fue el de la mala suerte porque nos tocó primero a nosotros, los italianos… Porque viendo la curva del número de casos que se están dando en Alemania, Francia y España, su situación es como la nuestra hace ocho días y lo alarmante es que todavía no entendieron que tienen que cerrar todo”, advirtió.

“Si hay muchos casos en Italia no se le puede echar la culpa a la sanidad pública, sobre todo porque la gran mayoría sucede en el norte, donde la sanidad pública es muy buena, sino a un retraso en el diagnóstico: no se pensaba que se trataba del nuevo coronavirus”, coincidió Roberto Torchio, neumonólogo de Turín.

Este médico consideró que lo más verosímil es que el virus llegó desde China hasta Lombardía -epicentro del brote con más de 8700 casos y 744 muertos- porque allí hay muchos chinos y empresas con relaciones comerciales con China.

“Por otro lado, los chinos suelen tener comunidades muy cerradas, tienen sus médicos y si hubo algunos que se enfermaron nunca se supo… Por lo que tiendo a pensar que fue todo muy causal”, explicó Torchio a LA NACION.

Sobre el número de muertos, no dudó en recordar que Italia es uno de los países más viejos del mundo, junto a Japón, y que la gran mayoría son personas de más de 70 años que ya presentaban un cuadro clínico complicado por problemas cardiovasculares u oncológicos.

Al igual que Ghelardi, Torchio consideró que, como el virus es muy veloz, países como Francia, España y Alemania sufrirán lo mismo que Italia, pero con un retraso de ocho días “si no toman medidas drásticas en forma urgente”.
¿Y el paciente cero? Los dos expertos coincidieron en afirmar, como también lo hizo The New England Journal of Medicine recientemente, que se trata de un ejecutivo alemán que tuvo reuniones con chinos en Múnich. “Pero se contagió de manera asintomática, por lo que fue difundiendo el virus, que para algunos no es nocivo, pero que para otros, que tienen las defensas bajas, puede resultar mortal”, explicó Ghelardi. “No hay certezas científicas -insistió-, pero se cree que en verdad hubo muchos ‘pacientes cero’ que eran asintomáticos y que infectaron a más personas.

Eso sucedió con el denominado ‘paciente 1’, un hombre de 38 años de Codogno y sin ninguna conexión con China, a quien por suerte alguien decidió hacerle un test por su pulmonía. Contagió a muchísima gente, incluso a su mujer embarazada, que ahora por suerte está mejor”.

Elisabetta Piqué (publicado en La Nación el 13/03/2020)

Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/el-misterio-que-desvela-al-pais-por-que-es-el-foco-europeo-nid2342794

Coronavirus en la Argentina: el Gobierno evalúa regular el ingreso de extranjeros en las fronteras terrestres

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, adelantó que en las próximas horas se emitirá una resolución para restringir el ingreso de extranjeros por fronteras terrestres, en el marco de las medidas para combatir el coronavirus en el país.

“Lo que vamos a anunciar hoy tiene que ver con mayores controles en el ingreso de extranjeros en puntos como Mendoza o la ciudad misionera de Iguazú, donde hay alta circulación de turistas provenientes de zonas con circulación de Covid-19. Es una medida fuerte e importantísima para bloquear todas las posibilidades de circulación del virus”, expresó el funcionario en diálogo con la prensa.

Según indicó La Nación a partir de fuentes cercanas al Ministerio de Interior, se está terminando de redactar es el instructivo o reglamentación de cómo se aplicarán los controles en los pasos fronterizos terrestres.

“Primero se organizó lo del aeropuerto de Ezeiza, que era el principal lugar de ingreso directo de las zonas de riesgo. Ahora estamos sumando esto a las fronteras terrestres de países limítrofes a donde pueden haber llegado extranjeros de las zonas de riesgo”, explicaron desde el Gobierno.

Asimismo, reiteraron que “aún se está en fase de contención”. González García también remarcó que “esto no quiere decir que el virus esté contenido, sino que hasta ahora solo enfrentamos casos que vinieron de otros países o que tuvieron contactos estrechos con estos”.

“Todas las medidas tienen que ser graduales y acordes a la realidad de cada territorio; tenemos que actuar a la velocidad a la que avanza el virus y por eso establecimos que si una escuela tiene un caso sospechoso debe cerrar el aula, y si tiene un caso confirmado debe cerrar la escuela. Además, cada jurisdicción puede disponer las medidas que considere oportunas”, enfatizó.

En ese sentido, el ministro de Salud afirmó: “Este tema es la máxima prioridad del Gobierno, se han asignado recursos y estamos trabajando en conjunto con todas las provincias, no solo en esta fase de contención, sino ya trabajando en la próxima que esperamos que no llegue pero para la que ya estamos preparando todo lo necesario”.

publicado por El Destape el 14/03/2020

rastreable de https://www.eldestapeweb.com/nota/coronavirus-en-la-argentina-el-gobierno-evalua-regular-el-ingreso-de-extranjeros-en-las-fronteras-terrestres-202031416340?fbclid=IwAR0aIEAv1k1bIJuDwtPNxigtzzBfW3L7XR9E4gEjCyGKfDuWuluCsL4TOA0

Antes del coronavirus: cuáles fueron las epidemias más letales de la historia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al nuevo coronavirus como una pandemia, tras los miles de casos de contagio detectados a nivel mundial.

A lo largo de la historia, se han presentado otras pandemias y epidemias letales que han acabado con muchas vidas humanas. Hay que aclarar que pandemia hace referencia a la propagación mundial de una enfermedad, mientras que epidemia es el aumento de casos de una enfermedad en una región o territorio determinado.

Gripe española

La gripe española , una enfermedad producida por el virus de la influenza A subtipo H1N1, azotó varios lugares del mundo entre 1918 y 1919 . Aunque se habla mucho de su lugar de origen, diversas investigaciones aseguran que fue en Estados Unidos y que se propagó por el mundo, sobre todo a Europa, cuando tropas de ese país viajaron para combatir en la Primera Guerra Mundial.

Según la Institución Smithsonian, citado por la cadena BBC, a esta pandemia se le conoció como Gripe Española por la atención mediática que recibió en España, donde hasta el rey de la época enfermó.
Dejó un saldo aproximado de 50 millones de muertes y las víctimas principales eran “personas saludables y jóvenes, de entre 20 y 40 años” , aseguró el medio británico.

Gripe asiática

La gripe asiática , enfermedad producida por el virus de la influenza A subtipo H2N2 , surgió en 1957 en China, desde donde se expandió hacia Singapur, Hong Kong, Estados Unidos y otros países.

Según datos que se manejan, esta pandemia dejó alrededor de 2 millones de personas fallecidas , sobre todo asiáticas, y su rápida detección ayudó a que no fuera más mortífera: en 1958 se pudo controlar gracias a una vacuna.

Gripe de Hong Kong

La gripe de Hong Kong , del virus de la influenza A subtipo H3N2 se originó, en ese territorio asiático, en 1968. Se expandió rápidamente a otros países, pero en 1969 fue controlada con una vacuna.

Dejó un saldo de un millón de muertos y el control tan ágil que tuvo se debió a que su cepa era parecida a la Gripe Asiática y a que la medicina ya había avanzando mucho.

Sida

La pandemia del sida , última etapa del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) , se anunció en los años 80. Desde ese momento hasta finales del 2018, según datos de la ONU, 32 millones de personas fallecieron por enfermedades asociadas al sida .

Ha sido enorme el esfuerzo de la humanidad por erradicar este padecimiento, por lo cual cada 1 de diciembre desde 2011, y a petición de la ONU, se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Esto se ha simbolizado con un lazo rojo que en ocasiones deriva a otros tonos escarlatas. La terapia antirretrovírica permite a quienes tienen el VIH seguir una vida normal y les evita llegar a la etapa del sida.

Viruela

La OMS declaró en 1980 que la viruela , enfermedad causada por el virus de la variola, había sido erradicada del mundo .

Esta pandemia fue constante a lo largo de la historia y si bien tiene similitudes con lo que conocemos como varicela, la viruela tuvo un nivel alto de letalidad. No hay un número exacto de muertes, sin embargo, muchos medios y portales especializados aseguran que se trataron de millones de vidas fulminadas.

Cólera

Los serotipos O1 y O139, de la bacteria vibrio cholerae, son agentes causantes de la enfermedad del cólera .
Según la OMS, ha habido varias pandemias de cólera y, actualmente, se está en la séptima : comenzó en el sur de Asia en 1961, llegó a África en 1971 y a América en 1991.

Por esta enfermedad, cada año, “hay en el mundo entre 1,3 y 4 millones de casos de cólera, y entre 21.000 y 143.000 fallecimientos” , informó la OMS, que aclaró que el cólera “es una enfermedad muy virulenta que puede causar una grave diarrea acuosa aguda”.

Ébola

La epidemia del ébola, causada por el ebolavirus, se registró en África entre 2014-2016. El virus como tal fue descubierto en 1976.

Aunque se han encontrado cinco especies distintas del ebolavirus, la epidemia más reciente fue causada por la especie Zaire (Ebov), convirtiéndola en la más extensa y letal.

Durante esos años, se registraron más de 28.000 contagios y 11.000 muertes, sobre todo en países africanos, aunque la enfermedad llegó a otros continentes. Las autoridades mantienen vigilancia en varios países de África.

Gripe porcina

La pandemia de la gripe porcina, ocasionada por el virus de la influenza A subtipo H1N1, afectó al mundo entero entre 2009 y 2010, y, según datos de la OMS, 18.500 personas murieron por la enfermedad.

Publicado por La Nación el 12/03/2020

Recuperable de https://www.lanacion.com.ar/sociedad/antes-del-coronavirus-cuales-fueron-epidemias-mas-nid2342700

Coronavirus: qué penas prevé la ley para quienes violen la cuarentena

Tras el anuncio de Alberto Fernández en el que adelantó que enviará un decreto de necesidad y urgencia para imponer la cuarentena a aquellas personas que ingresen al país provenientes de regiones donde circula el coronavirus, la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, dio distintas precisiones sobre las sanciones que el Código Penal establece para quienes promuevan la expansión de una enfermedad o desobedezcan las órdenes y disposiciones de las autoridades.

“Se trata de un DNU donde se regulan medidas para evitar, mitigar por lo menos, el efecto de contagio y lo que que sea necesario para controlar la pandemia”, expresó Ibarra en declaraciones a C5N.

La medida principal es “la disposición de aislamiento obligatorio para personas que ingresan” al país, catalogados como “casos sospechosos”, y de la “gente que cuenta con síntomas específicos de coronavirus, las que tienen algún vínculo directo con las zonas más afectadas o con gente que ha tenido la afección, casos confirmados y contactos estrechos”, completó la funcionaria.

A estos grupos, aseveró, “los alcanza este aislamiento obligatorio”, que en principio será de 14 días. No obstante, aclaró que “de acuerdo a la dinámica de la pandemia se puede modificar” la cantidad de días de cuarentena. Acerca de las sanciones para quienes incumplan las medidas, Ibarra reiteró que “nuestro Código Penal tiene distintas disposiciones” para castigar a los infractores.

La funcionaria hizo mención, por ejemplo, al artículo 205 del Código Penal que indica que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

En tanto, el 203 hace referencia a multas de entre 5 mil a 100 mil pesos para los casos en los que la propagación fuera cometida “por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los deberes a su cargo”. Y el artículo 202 dispone entre tres y 15 años de cárcel para las personas que propaguen “una enfermedad peligrosa y contagiosa”.

Publicado por Crónica el 12/03/2020

rastreable desde https://www.cronica.com.ar/info-general/Coronavirus-que-penas-preve-la-ley-para-quienes-violen-la-cuarentena-20200312-0027.html

¿Como se explica que Italia sea el país más contaminado por el coronavirus en Europa?

¿Como se explica que Italia sea el país más contaminado por el coronavirus en Europa? La respuesta es muy difícil porque no hay ningún dato característico que justifique este primado, pese a que los científicos han elaborado planos y curvas de todo tipo para trazar la evolución de la peste que viene de China.

La primera incógnita es el escenario del brote. Italia tiene un norte próspero con un nivel de vida que se compara con Alemania. Y un sur con todos los males del subdesarrollo. Sin embargo repentinamente la epidemia estalló en el corazón productivo italiano, donde se encuentra la gran metrópoli que muchos consideran la capital moral del país: Milán, capital de Lombardía, la región más grande y rica de la itálica península, con los más altos niveles culturales y económicos, el mejor sistema sanitario.

Hipótesis

Son las hipótesis contingentes las que brindan explicaciones de lo que está ocurriendo. La primera es que el coronavirus había llegado en enero, no se sabe cómo al sur de Lombardía, en la provincia de Lodi y nadie lo detectó. No se conoce hasta hoy el llamado Paciente Cero que los estudiosos consideran esencial para seguir el origen y desarrollo de una epidemia.

Se conoce, eso sí, al Paciente Uno, conocido solo por su nombre: Matti. Es un manager de la compañía Unilever, de 38 años, deportista, casado con una joven que está por tener su primer hijo y que también ha sido contagiada.

Matti es hoy una buena noticia porque tras estar al borde de la muerte desde comienzos de febrero, este fin de semana comenzó a respirar autónomamente y salió del sector de cuidados intensivos.

Matti se sintió enfermo y fue al hospital de Codogno, que visitó dos días contagiando a todos los que visitaban el sector de Primeros Auxilios, hasta que le decretaron una pulmonía. Después sospecharon algo más y descubrieron que era portador del coronavirus. Pero era tarde: el hospital de Codogno, provincia de Lodi, sur de Lombardía, se había convertido en una bomba.

Desde allí partió la contaminación a la carrera. El 21 de febrero se registraron tres casos. A partir de entonces la epidemia se desparramó por la región, pero también alcanzó la frontera sur con la Emilia Romana y al Este la región del Véneto. Ambas se convirtieron en los focos secundarios de la emisión del contagio hasta hoy.

Un sistema muy bueno de hospitales sustenta el Sistema Sanitario Nacional, que en las regiones del norte alcanza buenos niveles de eficacia. Pero la embestida de la epidemia ha hecho trastabillar la sanidad pública italiana y obligado a la sanidad privada a ofrecer su colaboración.

El secreto es que en los últimos diez años el castigo sufrido por el Sistema Sanitario Nacional, supera los 37 mil millones de euros, sustraídos por reiterados anuncios de ahorros de los gobiernos que se sucedieron. En el mismo lapso se han perdido 42.800 operadores de todos los niveles y el nivel de camas ha bajado de 3,9 al 3,2, contra una media europea que bajó en la misma década de 5,7 a 5.

La pestilencia encontró en parte cancha libre en esta pérdida de recursos del Sistema Sanitario, que en los últimos días comienza a colapsar ante el aumento vertiginoso de los enfermos hospitalizados y la escasez de camas en el crítico sector de cuidados intensivos.

El ¿porqué? a nivel nacional se re-propone para preguntarse que pasará ahora, cuando el gobierno ha debido este fin de semana declarar a Italia un único espacio que contiene 60 millones de habitantes en cuarentena.

Una de las hipótesis que analizaron la rápida expansión de la epidemia en la Lombardía y el norte italiano, sostiene que la clave de la lucha contra el coronavirus, el aislamiento social para lograr contener el contagio de un virus que no se puede curar, no ha funcionado bien porque hay mucho movimiento de gente. El norte productivo y rico es movedizo y sirve de caldo de cultivo al contagio.

Detener a los italianos es el único remedio que el gobierno del premier Giusseppe Conte encuentra frente al peligro de nuevos brotes desastrosos de la epidemia. “Yo me quedo en casa” es el lema de la cuarentena nacional. De Milán, el miedo mayor viaja ahora a Roma. La legendaria capital del Imperio Romano tiene también un movimiento humano impresionante, agrandado por la presencia del Vaticano, al que acuden millones de peregrinos y turistas.

Pero el desarrollo de la contaminación puede facilitar focos infecciosos en otras zonas italianas del sur muy pobladas, como las que tienen como centro a Nápoles o a Palermo, la capital de Sicilia.

Julio Algarañaz (publicado por Clarín el 10/03/2020)

Recuperable de https://www.clarin.com/mundo/coronavirus-italia-pais-contaminado-europa-_0_qD9i5gKL.html

Ir Arriba