Elecciones Comites 2021: entrevista a Paola Calcerano, integrante de la lista Italia Viva

Licenciada en psicología, residió en Milán lo cual enriqueció y fortaleció su vínculo con Italia. Allí desarrolló un gran interés por las artes visuales, realizó curadurías y trabajó en galerías de arte. Actualmente, además de su profesión como psicoanalista, escrcibe en revistas especializadas y trabaja con artistas argentinos e internacionales.

¿Cuál es su origen? ¿Hace mucho tiempo que participa de la vida de la colectividad italiana? 

Mis orígenes son Sicilianos, tanto por vía materna como paterna, casualmente mi familia se dedica a la producción y comercialización del limón tan presente en el sur de Italia. Decidí vincularme a la comunidad italiana de Buenos Aires, hace ocho años a mi regreso de residir en Milán. Siempre me interesó conservar vivo el contacto con la cultura y la lengua italiana y fue así como empecé a circular por diferentes instituciones locales legitimadas. Por hacer mención a una, formé parte del Think Tank LIA (Laboratorio di Idee Italia-Argentina) con el que realizábamos actividades sociales, culturales, de networking e investigación con el apoyo de la Embajada de Italia.

¿Por qué decidió postularse en estas elecciones para el Comites? 

Decidí participar en estas elecciones Comites, visto que Italia pone a nuestra disposición múltiples instituciones para participar. “Mettersi in gioco“, es el mejor modo de dar la propia contribución de ideas a fin de fomentar la participación y mejorar dichas instituciones, asimismo generar nuevos espacios de diálogo. En suma, hacer de los Comites instituciones abiertas y no herméticas o desconocidas. ¿Por qué eligió la lista ITALIA VIVA?

Elegí Italia Viva porque propone a Italia desde una perspectiva de futuro. Esto significa, que es válido tener claro nuestras raíces, nuestros antepasados y de dónde venimos porque es un argumento que reguarda a nuestra identidad. Ahora bien, yo viví en Italia y observé que hay innumerables posibilidades, especialmente para los jóvenes (aunque las hay para ciudadanos de todas las edades). Me interesa hablar de oportunidades, quiero hablar de estudios, quiero hablar de prácticas, y no solo en Italia: ser ciudadanos italianos es ser ciudadanos europeos. Italia es parte de algo más grande, de Europa, que a su vez nos da muchísimas oportunidades y posibilidades de construir un proyecto de vida digno y viable. En esta línea, resulta empobrecedor adoptar una postura reduccionista y pensar que adquirir un pasaporte o un turno en el Consulado para tal fin sea nuestro punto de llegada. Al contrario, tener un pasaporte italiano es nuestro punto de partida.

¿Cuál es el motivo por el que se presentan tantas listas y candidatos en estas elecciones? 

En relación a las diversas opciones de listas y candidatos, sucede que hasta hace pocos meses existían diversos requisitos difíciles de cumplir para poder presentarse con una lista; por dar un ejemplo se exigían 200 firmas certificadas. Gracias a una senadora italiana, Laura Garavini (de Italia Viva) ahora es más simple participar de los Comites. Garavini consiguió que el gobierno italiano aceptara abrir la participación para las elecciones de los Comites. Desde luego, esto quizás los otros partidos no lo mencionan. Pero también, es por esta razón que participo en Italia Viva.

Tuve el honor de conocer a la senadora Garavini, a través de videoconferencias, y que me propusiera en el pico de la pandemia por Covid-19, asistir psicológicamente Ad Honorem a pacientes a través de la plataforma online DaVinci Salute en el marco de su proyecto “Vicini Vinciamo” que llevó a cabo.¿Cuáles son los problemas más evidentes del funcionamiento del Comites? 

Considero que el principal problema del mal funcionamiento de los Comites, es el desconocimiento. Es inconcebible que en las elecciones pasadas haya votado solo el 3% de los “aventi diritto”. Subrayo, que este no es un problema de los italianos residentes en Argentina sino en varias partes del mundo. Por tanto, necesitamos hacer de los Comites instituciones vivas, puntos de referencia, espacios de encuentro que propongan iniciativas interesantes, diferentes, que llamen a un público diverso. Queremos Comites conocidos, útiles. Y luego, la calidad de las iniciativas.

¿Cómo piensa resolverlos? 

Pienso que un Comites conocido es un Comites que propone encuentros, debates, clases abiertas e inclusive momentos de esparcimiento para compartir un spritz en un contexto de networking. Nuestras propuestas incluyen identificar soluciones concretas para las dificultades consulares, pero a la vez promover iniciativas en el campo de la educación, convocando estudiantes italianos y no italianos para difundir oportunidades de estudios como las becas Erasmus y Erasmus+.

Por otra parte, la cultura es parte del ADN italiano. En este sentido, proponemos ciclos de cine italiano, clubs de lectura de autores italianos, clases y debates sobre diferentes momentos de la riquísima historia italiana. E inclusive el comercio: ¿sabés cuántas empresas italianas hay en Argentina?, muchísimas. Queremos escuchar a sus dirigentes, saber cuáles son sus desafíos, y queremos también escuchar a los empresarios que exportan a Italia. Esas son algunas de las maneras con las que nos proponemos tener un Comites diverso, abierto, en donde el diálogo sea posible, con eventos que convoquen a personas de áreas diferentes. En una palabra, un Comites vivo.

Una última idea que me gustaría expresar; yo diría que Italia Viva es un partido que cree en la igualdad de género, que de tres lugares en el ejecutivo dos son mujeres, incluyendo a la Ministra Elena Bonetti, que llevó adelante el Family Act, primera medida integral de apoyo a las familias. Una medida concreta para darle libertad a las mujeres, que no deben elegir entre ser madres o ser trabajadoras, y para combatir la baja demográfica en un país que envejece.

Edda Cinarelli