El Papa Francisco se hizo presente en el II Encuentro Nacional de la Juventud de Rosario

Del 25 al 27 de mayo se desarrollò en Rosario el II Encuentro Nacional de Jóvenes.

El Santo Padre envió un videomensaje a los encuentristas en la segunda jornada del Encuentro. En el mismo aseguró que cada joven puede renovar la historia: “¡La renovó una chica de 16 años que en Nazaret dijo SI! ¡Podés renovar la historia!”.

Los jóvenes que participan del II Encuentro Nacional de Juventud se llenaron de alegría y emoción cuando al finalizar la Adoración Eucarística en el Hipódromo, se compartió un videomensaje del Papa Francisco para ellos. “Donde hay jóvenes hay lio, por el amor hacia Cristo y los hermanos que en estos días seguramente va a ir en aumento, pero que no sea espuma, que no sea sólo espuma, que sea jabón que hace espuma, pero que sea jabón”.

En su mensaje el Papa se guío utilizando tres palabras: presencia, comunión y misión. Presencia porque “Jesús está con nosotros, está presente en nuestra historia, si no nos convencemos de esto no somos cristianos, camina con nosotros, aunque no lo conozcamos, pensemos en los discípulos de Emaús”.

“No tenemos derecho de mirar a nadie desde arriba, nada con la naricita así (para arriba); si yo miro desde arriba es para agachar y ayudar a levantar. Pero para recorrer este camino de ayudar a levantar a otros, no lo olvidemos, necesitamos de los encuentros personales con Jesús, momentos de oración, de Adoración y sobre todo de escuchar la Palabra de Dios”, aseguró.

“Te pregunto nomás, ¿cuántos de ustedes leen dos minutos el Evangelio en el día? Dos minutos, eh. Tenés un evangelio chiquito, lo llevás en el bolsillo, en la cartera, mientras vas en el bus, mientras vas en el subte, en el tren, o te parás y te sentás en tu casa, lo abrís y leés dos minutos, ¡probá! Y vas a ver cómo te cambia la vida, ¿por qué?, ¡porque te encontrás con Jesús! ¡Te encontrás con la Palabra!”, sentenció.

Comunión porque “no vamos solos escribiendo la historia, algunos se la creyeron, piensan que solos o con sus planes van a construir la historia; ¡Somos un pueblo! Y la historia la construyen los pueblos, ¡no los ideólogos!”

A su vez dijo a los jóvenes que “Jesús cuenta con vos, y también cuenta con él, con ella, con todos nosotros, con cada uno.  Los invito a ser partícipes, protagonistas desde el corazón, de este acontecimiento especial, tan importante, no se queden al margen, comprométanse, digan lo que piensan, no sean exquisitos, `que me miró, que me tocó, que, si la piensa distinto, que no estoy de acuerdo con el mensaje´, vos, ¿cómo vivís?, ¡compartí lo que vivís!”.

“Ustedes saben mejor que yo que las computadoras, los celulares, necesitan actualizaciones para funcionar mejor, también nuestra pastoral necesita actualizarse, renovarse, revisar la conexión con Cristo, a la luz del Evangelio; ese que desde ahora vas a llevar en el bolsillo y vas a leer dos minutos por día”. 

Misión porque se nos llama a ser “Iglesia en salida, en misión. Una Iglesia misionera, no encerrada en nuestra comodidades y esquemas, sino que salga al encuentro del otro”.

“Muchas veces han oído decir que ustedes son el futuro, en este caso el futuro de la Patria, el futuro está en las manos de ustedes, es verdad, porque nosotros nos quedamos, y ustedes siguen; pero cuidado, un futuro sólido, un futuro fecundo, un futuro que tenga raíces”.

Cerró su mensaje invitando a los jóvenes a mirar a María, “la Virgen del Rosario, que supo estar cerca de su Hijo, acompañándolo en sus misterios de gozo y de dolor, de luz y de Gloria”, y recordándoles que recen por él: “por favor, no se olviden de rezar por mí, para que sepa transmitir las raíces a las nuevas generaciones, que las hagan florecer en el futuro, y ¡eso son ustedes! ¡Gracias!”