Día de los Enamorados: ¿Por qué se festeja San Valentín y cuáles son sus curiosidades?

El 14 de febrero es la conmemoración más esperada por las parejas, que celebran juntos este Día de los Enamorados. Lejos de tratarse de una fecha azarosa, esta tradición del cristianismo data de 494 D.C., cuando la Iglesia oficializó el día para recordar a quien dio su vida en post de su convicción, un sacerdote cristiano, de nombre Valentín, solía celebrar casamientos prohibidos por el Imperio Romano.

Todo comenzó en 270 D.C, cuando el emperador de ese entonces, Claudio III, justificaba sus derrotas en que los soldados casados rendían menos que los solteros por estar ligados emocionalmente a sus familia y decidió prohibir el matrimonio. El sacerdote Valentín se opuso, ya que estaba convencido en la unión de las parejas y continuó con las misa en secreto en las bodegas de las cárceles del Imperio.

Pero Claudio III se enteró, mandó capturarlo y lo mandó a ejecutar. Valentín fue encarcelado, y según cuentan algunas versiones, el oficial encargado de apresarlo se burló de él y en su intento por ridiculizarlo lo puso a prueba. Le pidió que le curara la ceguera a su pequeña hija, llamada Julia. El cura aceptó y a los pocos días la niña recuperó la vista. El guardia, atónito, le agradeció y desde ese momento se convirtió en un devoto del cristianismo.

Ese milagro no fue suficiente para hacer cambiar de opinión al emperador y el 14 de febrero de ese mismo año, Valentín fue decapitado cerca de una puerta que más tarde fue nombrada “Puerta de Valentín” para honrar su memoria.

Tras su muerte, Julia, agradecida por haberle devuelto la capacidad de ver, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderas.

Sin embargo, el Día de los Enamorados comenzó a celebrarse un poco más de 200 años después del asesinato del cura, cuando la Iglesia oficializó esa fecha en 494 D.C. Pero el papa Pablo IV dejó de celebrarlo tiempo más tarde y durante el Concilio Vaticano II, en 1969, la eliminaron del calendario litúrgico.

Mitos y verdades del Día de los Enamorados

  • No hay un solo Valentín. Algunos libros remiten a otros mártires bajo ese nombre: un obispo famoso por sus milagros y curaciones, que también fue decapitado pero en tiempos del emperador romano Marco Aurelio y otro hombre que fue martirizado en África.
  • La del cura Valentín y Claudio III no es la única historia que subyace de esa fecha. También está la versión de la antigua Grecia, en donde realizaban adoraciones al dios del amor, Eros, cuyo nombre en romano era Cupido. Durante este día, los hombres rezaban a esta deidad para que los ayude a encontrar a la pareja ideal. También le dejaban regalos como flores y dulces.
  • Roma también tenía otra costumbre relacionada aunque mucho más brutal y cruenta. Se trataba de la fiesta Lupercalia, una práctica salvaje en la que las mujeres eran golpeadas con látigos de piel de cabra o de perros, ya que se creía que de esta manera iban a ser más fértiles. Siglos más tarde, en el 496, el papa Gelasius I prohibió esta ceremonia y en su lugar instauró la fiesta de San Valentín.
  • l primer texto del que se hace mención de la fecha como “Día de los Enamorados” fue escrito en 1382 por el inglés Greoffrey Chaucer. El poema, titulado “El parlamento de las aves” habla de cómo el 14 de febrero los pájaros se unen para encontrar una pareja.

Fuente: Día de los Enamorados: ¿Por qué se festeja San Valentín y cuáles son sus curiosidades? | Crónica | Firme junto al pueblo (cronica.com.ar)