Category archive

General - page 75

Roberto Filpo: “la línea de USEI no cambia”

¡Nuestra línea no cambia! Nosotros somos USEI, un partido político que nació en los orígenes de nuestras comunidades italianas, marcado por la seriedad y el trabajo de nuestros connacionales y por nuestro representante en el Parlamento Renata Bueno que además es Presidente de la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores. Sabemos que el margen de toma de decisiones en el ámbito de la Cámara de cada parlamentario de las jurisdicciones exteriores es escaso, pero también sabemos que el trabajo se realiza en Roma, buscando acuerdos, llevando diseños de ley, interpenlando a los ministros.

El volumen de trabajo en el Parlamento italiano es enorme, caracterizado pos la burocracia y el estancamiento, pero nos parece absurdo llevar adelante un discurso en contra de un sólo partido. Nosotros somos independientes y auténticos y sólo votamos lo que nos sugiere la conciencia. Nuestra experiencia nos enseñó que declararse en contra o a favor de un partido no lleva a nada positivo. Nosotros somos un movimiento auténtico que busca defender la emigración, que no necesita de pirotecnia para obtener votos.

Somos un Partido de ideas y de trabajo, de iniciativas y de resultados. No por nada nuestro líder construyó su carrera empezando de cero, trabajando siempre 12 horas por día, construyendo un grupo de trabajo consolidado que se ocupa de miles de personas. Eugenio Sangregorio es un empresario édil que construyó edificios, calles, casas, barrios y hasta un cementerio como “Los Cipreses” que obtuvo premios a nuvel mundial con una capilla construída nada menos que por Carlos Páez Vilaró.

Además de las innumerables obras edilicias Sangregorio contribuyó desde hace décadas a construir la identidad italiana. Tuvo grandes iniciativas editoriales, creó asociaciones, movimientos y su altruismo lo llevó a beneficiar como USEI a 150 connacionales para que, en una de las crisis más grandes de Argentina, puedan cobrar sus jubilaciones en euros. En la ocasión del desastre de Amatrice, Sangregorio recogió más de 20 mil dólares para las víctimas del terremoto, mientras que el Consulado General juntó menos de la mitad.

Hechos y no palabras que contribuyeron fuertemente a la identidad italiana, en el sentido de pertenencia, al orgullo. Esto es USEI, orgullo de ser italianos, de saber pertenecer a los orígenes de Dante, de Michelangelo, de Leonardo o Raffaello, pero también de la Ferrari, de Valentino Rossi o de la Selección Campeona del Mundo. Sin hacer pirotecnia afín a sí misma o a la simple contienda electoral. U… sei italiano? Allora vieni da noi, ti faremo sentire un’italiano vero.

Roberto Filpo, Segretario del Partito USEI – America Meridionale

Proyecto la escuela adopta un monumento

En el ámbito de la intensa actividad de cooperación cultural entre Italia y Argentina, el Consulado General de Italia en Buenos Aires emprendió una negociación con la Comisión Nacional para los Monumentos, Lugares y Bienes Históricos de la Presidencia de la Nación.

El objetivo principal del memorandum es el de favorecer la difusión en Argentina del know how del sistema escolar italiano en lo que concierne a actividades extracurriculares y de aprendizaje informal materializado en el proyecto “La Escuela Adopta un Monumento” que está destinado a fortalecer el desarrollo de una conciencia cívica entre los más jóvenes hacia el conocimiento, la preservación y la tutela del patrimonio artístico. En este contexto la escuela es considerada como una caja de resonancia necesaria para que emerjan entre los estudiantes actitudes de índole sociales para el respeto de los bienes artísticos y culturales considerados patrimonio común.

En Argentina el proyecto toma una doble relavancia dado que apuntará a la preservación de los bienes artísticos y culturales argentinos que tengan una matriz exquisitamente italiana. Esto apunta a favorecer el conocimiento, incluso entre los más jóvenes, del intenso patrimonio artístico italiano presente en este país, incluídas sus sólidas raíces culturales y sociales de origen italiana (más información en la edición en idioma italiano).

250.000 italianos emigran cada año

Después de los intensos movimientos de los años ’50 y ’60 la migración de los italianos hacia el exterior bajó en los años ’70 y se redujo notablemente en las tres décadas sucesivas hasta llegar por de bajo de las 40 mil unidades anuales. En cambio a partir de la crisis del 2008 y especialmente en los últimos 3 años las partidas tomaron vigor hasta llegar a niveles post bélicos, cuando al menos 300.000 italianos al año partían de Italia.

Aún bajo el impacto de la última crisis económica que el país no logra superar, los translados al exterior llegaron a las 102 mil unidades en 2015 y 114.000 en 2016, mientras que los retornos cuentan unos 30.000 casos al año.

Los que emigran son personas cada vez más jóvenes con un nivel de instrucción superior. Entre los italianos con más de 25 años, de que dejaron el país en 2002 el 51% tenía escolaridad primaria, el 37% secundaria y el 11,9% universitaria, pero ya en 2013 el 34,6% contaba con escolaridad primaria, el 34,8% secundaria y el 30,0% universitaria. Según estimaciones se llega a que de los 114.000 italianos emigrados en 2016, hubo 39.000 con istrucción secundaria y 34.000 con título universitario. Las tres cuaartas partes de las partidas se dirigen a países europeos encabezados por Alemania y Gran Bretaña, seguidos por Austria, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Países Bajos y Suiza, mientras que ultraocéano se orientan a Argentina, Brasil, Canadá, Estados Unidos y Venezuela (más información en la edición en idioma italiano).

Dos de cada tres jubilados quieren ir al exterior

El Osservatorio di Reale Mutua revela un dato bastante curioso, un gran número de italianos tiene la intención de residir en el exterior después de jubilarse. Según este sondeo, el 64% de los italianos se prepara a cruzar la frontera después de lograr su jubilación. Las rentas sono cada vez más bajas y se buscan lugares donde estar tranquilos manteniendo la misma calidad de vida italiana.

Más de la mitad de los italianos están preocupados sobre el futuro que les espera: temen que su jubilación no les alcance para vivir dignamente.

Casi un tercio de los italianos ve al futuro con incertidumbre, ven con incertidumbre el futuro de sus hijos y nietos en base a las dificultades de su presente. Tenem liquidar sus ahorros (45%) o no lograr juntar ahorros para su vejez (41%). También les preocupa la inestabilidad laboral (38%) y la inestabilidad económica (44%) y jurídica (36%) del momento.

 

Frente a esta situación el 55% de los italianos considera la posibilidad de una jubilación complementaria, de estos el 52% con un fondo de pensiones. Lo que importa según los italianos es pensarlo con tiempo, desde jóvenes (33%) o desde que se inician en la vida laboral (38%).

Sólo un italiano de cada tres (34%) invertiría sus ahorros en propiedades. Es un dato anormal para un país como Italia donde la casa siempre fue considerada como un bien de refugio en tiempos difíciles. Para el 25% la solución es conservar sus ahorros en un banco, mientras que para un porcentaje similar la solución está en invertir sus ahorros en el mercado financiero.

Italia Chiama Italia

Inmigración: un drama que no es sólo nuestro

Hablar hoy de inmigración es hablar de un drama casi bíblico para todo todo el mundo. Aunque el fenómeno de los refugiados, del asilo político, de los grandes desplazamientos la humanidad, Europa hoy es el blanco de una catástrofe que está directamente afectando las raíces democráticas de nuestro país. Italia deberá solicitar ayuda para contener esta dramática invasión, lejos de pensar en actuar como Donald Trump con México construyendo un muro a lo largo de la frontera para evitar la inmigración clandestina.

Si pensamos que sólo en los último 30 años el viejo continente recibió decenas de millones de extarcomunitarios con índices de nacimiento muy superiores a los de los 30 países de la UE, podemos constatar que hablamo de un nuevo orden mundial en el cual la inmigración ocupa un papel preponderante y muy preocupante. Hoy en Francia hay más mesquitas que iglesias: en ciudades cómo París o Lyon, casi la mitad de los ciudadanos de 0 a 20 años son musulmanes. El intendent de Londres se llama Sadik Aman Khad y en Gran Bretaña pasamos de los 82.000 musulmanes de 1977 a los 3,5 millones de hoy. El índice de natalidad promedio de la UE es de 1,38 hijos por pareja, cuando el mínimo para la perpetuación es de 2.2. El índice de natalidad de los musulmanes es de 8,1 hijos por pareja y este es uno de los motivos por los cuales en Europa no hay una disminución del índice de natalidad. Por su posición geográfica Italia es el puente natural de acceso desde Africo e el Medio Oriente y de todos los países de la ex Yugoslavia. este fenómeno que para 2039 podría transformar a Francia en una república islámica, no es sólo italiano y no debe serlo. Desde tiempos bíblicos los italianos son curiosos descubridores de territorios: Marco Polo nació en Venecia en 1254 y Cristóbal Colón nacio en Génova hacia 1440. Pero con la excepción de mil años antes, cuando los romanos conquistaban y fundaban la civilización occidental, el término “colonizar” venía de nuestro Colón que no quería apropiarse de nada, sino descubrir otras culturas.

La situación actual que ve a Italia como el recipiente natural del flujo migratorio más grande la historia de la humanidad, no debe ser sostenida sólo por nosotros. Somos un pueblo acogedor por antonomasia, también porque siempre fuimos acogidos en todo el mundo. Pero no podemos confundir la solidaridad con la trajedia. Mientas Austria translada sus tanques a la frontera para no permitir la entrada de extraconitarios, Italia sigue recibiendo a miles de personas en centros de refugiados que mantienen los contribuyentes italianos. La ayuda de la UE no está especificada y nada contempla lo que está desestabilizando a nuestro país. Estos niños, mujeres y hombres que escapan de las situciones dramáticas de sus países de origen, merecen toda nuestra atención y solidaridad, pero no podemos permitir que este fenómeno sea una catástrofe para nuestra economía, nuestra política y nuestra cultura. También podríamos aumentar los centros de refugiados, pero no podemos hacerlo solos. Europa debe ayudarnos rápido, de lo contrario la consecuencias serán pesadas para nosotros y para todo el continente.

Eugenio Sangregorio

Quinta edición del festival “Verano Italiano” en Buenos Aires

Con la conclusión de la quinta temporada del festival “Verano Italiano”, se confirma el gran éxito de una iniciativa que ya forma parte de los principales eventos de la agenda cultural de Buenos Aires. Cine, música, arte, teatro, nuevas generaciones y gastronomía fueron los sectores en los que se manifestó la rica oferta de eventos durante el mes de junio en la capital argentina. El “Verano Italiano”, surgió con el fin de acercar idelamente el calor, la alegría y los colores del verano de nuestro país a través de la exhibición de sus excelencias culturales, y también este año contó con una notable participación del público. Esta iniciativa ya se puede considerar como un momento clave para la exposición pública de todos los actores del Sistema Italia (Embajada, Consulado General, Istituto Italiano di Cultura, Agencia ICE y ENIT), además de proponer una notable ocasión de colaboración con las instituciones locales , particularmente con el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Esta vez también se le dedicó un espacio especial al cine. Del 3 al 8 de junio se celebró la cuarta edición de la Semana del Cine Italiano, organizada en colaboración entre el Istituto Luce-Cinecittà, la Agenzia ICE y el Istituto Italiano di Cultura, con la presentación de 13 películas de producción reciente, seleccionadas y premiadas en los principales festivales internacionales.

También la música tuvo un lugar de provilegio. Además del concierto de Iva Zanicchi en ocasión de la fiesta de la Repubblica, el 6 de junio se exhibió en el Teatro Coliseo, en el ámbito del ciclo de músuca clásica “Nueva Harmonía”, la célebre Orchestra del Teatro Regio de Torino, que ejecutó bajo la dirección de Sergey Galaktionov, obras de Antonio Vivildi y Piotr Ilich Chaikovski. El 9 de junio fue el turno del célebre cantante pop Maxi Trusso que interpretó sus éxitos más recientes. En la sede de la Usina del ARte de Buenos Aires el 26 de junio hubo un concierto de la mezzosoprano italiana Mattea Musso, que ofreció al público un programa de música barroca y renacentista.

En lo que concierne al arte, del 9 al 14 de junio en el Teatro Coliseo hubo una exposición fotográfica de Mattia Zoppellaro dedicada a los retratos de los personajes más famosos del mundo de la música, del deporte y del arte de los últimos años. El 24 y 25 de junio se exhibió en la Sala Roma del Istituto Italiano di Cultura la muestra-concurso de modelismo “Arte&Scala” con una sección especial de modelos italianos, que atrajo particularmente la atención del gran número de visitantes.

En lo que concierne al sector teatral, el 14 de junio se realizó en el Istituto Italiano di Cultura un evento en homenaje a la cantante lírica Amelita Galli-Curci, en coincidencia del centenario del cuarteto del Rigoletto “Bella figlia dell’amore”, interpretado por ella junto a Enrico Caruso, Flora Perini y Giueppe De Luca. En esa ocasión, además de una conferencia sobre la vida de la célebre soprano italiana, también se expusieron fotos y objetos que le pertenecieron. El Teatro Coliseo fue el lugar del ya tradicional “Veranito” destinato al público infantil, que tuvo lugar entre el 10 y 17 de junio.

También este año merece una notable mención el acercamiento de nuestra colectividad y en particular las generaciones más jóvenes de ítaloargentinos. En ese sentido el evento central fue la renovada participación a la manifestación “Buenos Aires celebra Italia”, que la ciudad de Buenos Aires organiza cada año para promover la comunidad italiana en sus múltiples expresiones culturales. La edición de este año tuvo lugar el 11 de junio en el espacio Dorrego, donde estuvieron presentes a lo largo de la jornada más de 50 asociaciones italianas con puestos turísticos y gastronómicos, visitados por miles de personas. Sucesivamente el 16 de junio en el Istituto Italiano di Cultura hubo un encuentro con la conductora de la RAI Francesca Alderisi. El 24 de junio en el centro deportivo Colegiales hubo un torneo de fútbol entre equipos de la colectividad italiana con una notable participación de jóvenes.

En el sector de la gastronomía se realizó en su quinto año consecutivo la tradicional Semana de la Cocina Italiana de Buenos Aires bajo la guía del célebre crítico gastronómico Pietro Sorba y en colaboración con 80 restaurantes, pizzerías y heladerías de Buenos Aires que entre el 19 y 25 de junio ofrecieron promociones de menúes de cocina italiana. La gran final de la Semana de la Cocina Italiana fue en la Usina del Arte, que representó el cierre en grande de la conclusión de la edición de este año del Verano Italiano.

Torneo italiano de fútbol

La primera edición del “Torneo di Calcio Italiano” que se disputó el sábado 24 de junio en el Polideportivo Colegiales, fue un gran éxito y un ejemplo como nuevo tipo de manifestación, pensado sepcificatamente para involucrar los jóvenes migrantes italianos y los descendientes de tercera generación.

Al torneo, único evento deportivo dentro del programa “Verano Italiano” 2017, participaron 86 jugadores y 12 equipos: nueve por la categoría mayores y tres por la categoría menores (doce – quince años) por un total de 16 partidos jugados simultáneamente en 3 canchas, desde las 14 hasta las 19 horas. En total fueron más de 100 personas involucradas con entrenadores, familiares, acompañantes y amigos.

La participación al torneo de fútbol 5 Vs 5, totalmente gratuita, estaba abierta a todo público, sea individualmente o como equipos ya formados, sin diferencias por nacionalidad o procedencia, pero fue promovida principalmente dentro de la colectividad italiana entre los recién llegados y descendientes de la vieja migración del siglo pasado

La organización del “Torneo di Calcio Italiano” auspiciado por el Consulado General de Italia en Buenos Aires, fue a cargo de la Accademia Sportiva Italiana (A.S.I.) y de la ONG La Victoria. La primera tiene como fin facilitar el encuentro y la amistad entre los jóvenes inmigrantes italianos y sus coetáneos italo-argentinos, a través de la participación en actividades deportivas y la pasión por el deporte, la segunda es una Asociación Civil sin fines de lucro compuesta por profesionales de diversas áreas: educación, salud, arte, deporte y con docentes comprometidos con la problemática social.

El “Torneo di Calcio Italiano” tenía los mismos valores y las finalidades por los cuales nació la Accademia Sportiva Italiana: utilizar el deporte para favorecer la integración social de los nuevos migrantes italianos recién llegados y ampliar su red social.

En la fiesta final del torneo, a premiar los participantes con medallas para todos y entregar los 10 trofeos, fueron el Vice Cónsul de Italia Gianluca Guerriero (que también participó con un equipo en representación del Consulado y de la Embajada de Italia), el Subsecretario de Deporte de la Defensoria del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo Achile y el Sr. Jorge Bertoni del C.O.N.I. (Comité Olimpico Nacional Italiano) de Argentina.

Quienes colaboraron con el evento fueron: ProRun, Alimentos El Heraldo, Ike Milano, Defensoria del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Patronato INCA–CGIL, L’Italiano, Aperitano, proyecto BienvenITA (www.bienvenita.org), L.I.A. – Laboratorio di Idee Italia e Argentina.

La idea de los organizadores es de realizar a la brevedad otros eventos deportivos para los jóvenes italianos, convencidos que manifestaciones de este tipo puedan ser la mejor manera para involucrarlos y ayudarlos en la difícil integración en el nuevo país de residencia. Además de esto, todos los meses, ya están activos los cursos de la Accademia Sportiva Italiana donde los chicos pueden participar en distintas actividades deportivas empezando por el equipo de fútbol que entrena todas las semanas.

Andrea Pedemonte

Referente Accademia Sportiva Italiana

Settimana ligure en Buenos Aires

Entre el 1 y 9 de julio 2017 se desarrolló una serie de actividades destinadas a difundir la cultura ligur en Argentina. Conferencias, muestras, cine, espectáculos musicales, platos típicos, en distintos puntos de la ciudad.

En el curso de la semana, las actividades se desarrollaron en la Asociación Dante Alighieri de Buenos Aires, Tucumán 1646, CABA, Sede Central.

La “Settimana Ligure”  es una iniciativa de la periodista cultural Silvia Alizeri. Participan asociaciones ligures de la ciudad, Porta-Cristos de Argentina.

La primera edición 2015, fue declarada de interés cultural por la Legislatura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

www.dante.edu.ar

Bienvenidos con un fuerte abrazo

Luego de comunicarles mi alegría  y aquella de toda la equipe de Italiani a buenos aires para este nueva página, paso a explicarles las razones que nos empujaron a empezar. Italiani in buenos aires desea ser un soporte más, porque hay ya muchos y todos muy buenos, para los nuevos inmigrantes italianos en Buenos Aires, para los ítalo-argentinos y para todas las personas que se interesan de cultura italiana.

Los invito idealmente a abrir una botella de champaña y brindar por nuestro éxito  compartido

Edda Cinarelli

Cómo es la nueva inmigración italiana en Argentina

Una encuesta realizada por un think tank ítalo-argentino apoyado por la Embajada de Italia muestra quiénes son y qué hacen los italianos llegados al país en los últimos años

Un siglo después de las últimas grandes olas migratorias, hay una nueva inmigración italiana en Argentina. Aunque no podría estar más lejos de los transatlánticos y las humildes valijas de cartón: los inmigrantes italianos 2.0 son jóvenes profesionales y cosmopolitas acostumbrados a viajar y vivir en otros países. Dejan Italia casi siempre por decisión propia y no por necesidad y eligen a Argentina para trabajar, estudiar o, sencillamente, hacer una experiencia de vida.

Una investigación recién publicada busca describir las características de este fenómeno. Se llama Encuesta de Presencia Italiana Contemporánea en Argentina (EPICA) y es uno uno de los proyectos del Laboratorio di Idee Italia Argentina (L.I.A), un think tank apoyado por la Embajada de Italia en Argentina, formado por jóvenes profesionales italoargentinos.

En la encuesta, cerca de 200 italianos recientemente llegados a Argentina respondieron de forma anónima a varias preguntas sobre su situación familiar y laboral, su educación, la experiencia de vivir en Argentina y sus expectativas e inquietudes sobre el país.

Maria Inés Tarelli, una de las coordinadoras del grupo, contó a Infobae cómo surgió el proyecto. “Nos dimos cuenta que estábamos frente a un fenómeno que quisimos medir”, explica. “Medir no desde un punto de vista numérico, sino socio-demográfico, es decir cómo es esta nueva ola migratoria, esta movilidad que viene de Italia y qué características tiene. Porque nosotros tenemos toda la información sobre las grandes migraciones de masas, que son las que marcaron la sociedad argentina y que le dejaron una huella y dejaron una fisionomía cultural, pero no sobre ésta. Esto fue lo que nos movió a empezar este estudio demográfico”, afirma.

Pero entonces, según los resultados de la encuesta, ¿quiénes son estos nuevos italianos en Argentina?

“Son en mayoría jóvenes, universitarios, muy formados, con estudios de postgrados en Italia o incluso en Argentina”, explica Ariel Lucarini, el sociólogo, especializado en temas de inmigración italiana, que coordinó el trabajo.

En efecto, los datos de la investigación muestran que los profesionales millennials son la mayoría: el 53% de los entrevistados tiene entre 25 y 39 años. El 70,1 por ciento tiene un título universitario y más del 20 por ciento (21,9) posee una maestría o un doctorado. 

Lucarini destaca además otro dato: los nuevos inmigrantes italianos tienen una gran proyección migratoria, ya que en el 66 por ciento de los casos vivieron y trabajaron en otros países, tanto europeos como de otros continentes, antes de mudarse a Argentina.

Al igual de lo ocurrido con los italianos de hace un siglo, el país parece haberlos acogidos y permitido desarrollarse profesionalmente. Tres de cada cuatro (el 76 por ciento) realiza una actividad en el país: de estos, un número importante -el 74 por ciento- considera que el trabajo que realiza es acorde a las propias calificaciones profesionales.

Aunque, por otro lado, no todo son rosas. Los datos muestran también que muchos de ellos enfrentan las dificultades típicas para las personas que comienzan de cero una nueva vida en otro país: un tercio tiene más de un trabajo y el 33 por ciento no posee aportes provisionales, mientras un porcentaje relevante –el 21 por ciento- declara no tener ningún tipo de seguro médico u obra social.

Mucho más difícil -inclusive para las propias autoridades italianas- es tener datos precisos sobre la real dimensión de los nuevos flujos migratorios de Italia hacia el país.

Según las autoridades de la Dirección Nacional de Migraciones, en los últimos ocho años un promedio de mil italianos se radicaron en Argentina cada año. Aunque los expertos aseguran que la cantidad real es mucho mayor, ya que un varios casos los nuevos llegados no se inscriben en el AIRE -la oficina de registro de los italianos expatriados- ni informan a los Consulados sobre su presencia en el país.

Pero a pesar de la falta de datos oficiales, varios relevamientos independientes describieron el general aumento de la emigración italiana tras la crisis económica de 2008, una tendencia que -en lo que involucra a Argentina- se ve reflejada en la encuesta EPICA.

“Sin bien no son números comparables a las últimas inmigraciones masivas, el dato es significativo porque está por arriba de varios otros países europeos y fronterizos con Italia, como por ejemplo Austria“, dice Lucarini.

Con un llamativo dato ulterior: hasta 2014, entre los países no limítrofes Italia era, después de China, el segundo país por número de radicaciones en Argentina.

La nueva inmigración italiana se diferencia de la antigua también respecto a las expectativas sobre la permanencia en el país. De hecho, sociólogos y demógrafos prefieren hablar de “movilidad” y no de inmigración, dada la naturaleza “liquida” de los nuevos fenómenos migratorios.

La encuesta EPICA lo confirma: sólo un un tercio de los entrevistados considera que su residencia en Argentina es “definitiva” o “bastante definitiva”. Otro tercio, en cambio, estima que es “por un tiempo prolongado”, mientras el 20 % dice que se encuentra en el país por un tiempo limitado.

Pero entre tantas diferencias, la investigación muestra un rasgo común entre la inmigración italiana de ayer y la de hoy: muchos de los nuevos llegados -el 88%- tienen un cónyuge o parejas argentinas. Y, entre los que tienen hijos, en el 70 por ciento de los casos son chicos nacidos en Argentina. Un dato que, exactamente como en la experiencia de la última migración italiana de la posguerra, es el principal indicador de un probable afincamiento definitivo.

Ir Arriba